Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 05 julio |
San Antonio María Zaccaria
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Ellos murieron por la Eucaristía, ¿lo harías tú?

Tom Hoopes - publicado el 16/06/22

Impresionante la fe y la valentía de estos mártires de la Eucaristía que dieron sus vidas por Cristo en distintos países del mundo

Una encuesta reciente sugiere que muy pocos católicos creen en la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía.

Pero hay algunos cristianos que sabían con tanta certeza que Jesucristo está verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento que se enfrentaron al peligro de estar con él. Y hay quienes murieron antes de dejar que el Santísimo Sacramento cayera en manos equivocadas. Estas son algunas de sus inspiradoras historias e imágenes:

Sharon Stephen y Sarah Epzhibah Santhakumar

En gran parte del mundo, ir a misa nunca se da por hecho. Sharon Stephen Santhakumar y Sarah Epzhibah Santhakumar fueron solo dos víctimas de los atentados con bombas de Pascua en las comunidades cristianas de Sri Lanka el 29 de abril.

Los terroristas islamistas han atacado a los cristianos creyentes en la Eucaristía (católicos, caldeos, coptos y ortodoxos) durante años, como Ragheed Ganni.

Padre Jacques Hamel

¿Eres más feliz en Misa? El padre Hamel lo era. Y ahí es donde murió. El 26 de julio de 2018, dos hombres armados con cuchillos irrumpieron en la parroquia de Saint-Étienne-du-Rouvray en Rouen, Francia.

Allí, el padre Jacques Hamel, de 86 años, quien había sido sacerdote durante 58 años, celebraba la Misa, que llamaba “el elemento esencial” de su día a día.

Su hermana dijo que su hermano “se transformaba en el momento de la consagración… cuanto más envejecía, más vivía la pasión de Cristo”.

Los terroristas irrumpieron en misa un jueves por la mañana con la promesa de “eliminar” a todos los cristianos.

Pusieron al anciano sacerdote de rodillas y le cortaron la garganta en el altar, gritando «¡Allahu Akbar!».

Paul Comtois

¿Es tu fe en la Eucaristía lo suficientemente fuerte como para correr a una habitación en llamas para salvarla?

Paul Comtois fue vicegobernador de Quebec. Católico devoto, rezaba el Rosario a diario con su esposa y sus cinco hijos.

Vivían en una residencia oficial, donde obtuvieron el rarísimo permiso para tener el Santísimo Sacramento reservado en un tabernáculo para el culto privado de la familia. Dijo su hija:

“Cuando finalmente se le dio este permiso, fue con la condición de que él fuera personalmente responsable de su seguridad y mantenimiento. Y mi padre era un hombre que cumplía con sus obligaciones a toda costa”.

La medianoche del 21 de febrero de 1966, un incendio arrasó su casa. El padre sacó a su familia a salvo, luego volvió a entrar por el Santísimo Sacramento.

Su cuerpo fue encontrado gravemente quemado, pero aún protegía de forma segura la píxide que contenía las hostias.

Padre János Brenner

El Padre János Brenner salvó la Eucaristía siendo apuñalado decenas de veces. El 14 de diciembre de 1957, este sacerdote cisterciense húngaro fue llamado para dar la extrema unción y la última Eucaristía a un moribundo.

La llamada era una mentira. El sacerdote estaba siendo engañado por los comunistas. Los revolucionarios en Hungría habían estado reprimiendo a los católicos durante años. El Padre Brenner fue ordenado durante la peor de las persecuciones.

Ese día, mientras salía con la falsa llamada de enfermo, llevaba los aceites de la unción y el Santísimo Sacramento en una píxide. Los atacantes saltaron de los árboles y lo apuñalaron 32 veces.

Su cuerpo fue encontrado al día siguiente, todavía con la Eucaristía en sus manos, negándose a entregarla.

La emboscada fracasó: el sacerdote es venerado como un mártir y se construyó una capilla en el lugar donde murió. Su sobrepelliz ensangrentada cuelga dentro como una reliquia.

San Pedro de Jesús Maldonado

Sé agradecido por el privilegio de recibir la comunión. San Pedro de Jesús Maldonado fue sacerdote durante el gobierno anticatólico del presidente mexicano Plutarco Calles.

El padre Pedro Maldonado fue un gran sacerdote en Chihuahua durante la persecución anticatólica, ayudando a preparar a los niños para la Primera Comunión y sirviendo a los pobres.

El 10 de febrero de 1937, Miércoles de Ceniza, unos hombres borrachos y armados entraron en su iglesia y amenazaron con arrestarlo.

El sacerdote rápidamente agarró el copón de las hostias consagradas de la iglesia antes de que los matones lo empujaran a la calle.

Lo arrastraron por los cabellos hasta el líder político de la región, Andrés Rivera, quien golpeó al sacerdote con su pistola en la cabeza con tanta fuerza que le dañó el cráneo y el ojo.

La pandilla comenzó a golpear al padre Pedro, pero el sacerdote sostuvo su píxide con fuerza, hasta que un golpe directo hizo que lo soltara.

Las hostias se derramaron por el suelo, y uno de los matones las metió en la boca del sacerdote, burlándose: “¡Cómete esto! Tu última Comunión».

El sacerdote hizo precisamente eso; y se mantuvo con vida hasta el día siguiente, cuando murió en un hospital.

Niña china que inspiró al mundo

Muchos de nosotros en Estados Unidos hacemos Horas Santas por una niña china anónima.

La Rebelión de los Bóxers en China buscó expulsar del país toda influencia occidental, incluido el catolicismo.

Un párroco contó la historia de lo que sucedió cuando su iglesia fue atacada. Una niña se escondió en la parte de atrás cuando lo arrestaron y vio a los soldados sacar el tabernáculo de la iglesia y arrojar 32 hostias consagradas al suelo.

Esa noche, volvió a entrar a escondidas en la iglesia, pasó un tiempo en adoración silenciosa y luego se inclinó hasta el suelo y tomó una de las hostias en su lengua.

Hizo lo mismo 32 noches seguidas, hasta que se consumieron todas las hostias. Después de recibir la última, un soldado la atrapó y la golpeó hasta matarla.

El arzobispo Fulton Sheen dijo que escuchar la historia lo convenció de hacer una Hora Santa diaria.

Muchas personas se inspiraron en la charla de Fulton Sheen para hacer lo mismo, incluido el obispo James Conley en Lincoln, Nebraska.

San Nicolás Pick, predicador eucarístico

¿Defenderías la doctrina de la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía si al hacerlo te mataran?

En 1572, mientras crecía el protestantismo calvinista en su Holanda natal, el sacerdote franciscano Nicholas Pick predicó contra el rechazo protestante de importantes doctrinas cristianas antiguas.

En particular, defendió la Presencia Real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento, al que llamó una extensión de la Encarnación en el tiempo.

Cuando los calvinistas tomaron su casa religiosa, los atacantes agredieron al padre Nicolás. Lo colgaron con la cuerda de su hábito.

Cuando se rompió el cordón, le pusieron una antorcha encendida en la cabeza y la boca hasta que murió.

San Hermenegildo se negó a adorar el pan

Los católicos sólo reconocen las Hostias debidamente consagradas como el cuerpo y la sangre de Cristo. Esto significa no recibir la comunión en una iglesia no católica. Y para un santo, eso significaba la muerte.

El rey visigodo Leovigildo tuvo dos hijos, Hermengildo y Recaredo. Todos eran arrianos, que no creían en la divinidad de Jesucristo.

Hermenegildo se casó con una católica, la hija del rey Sigeberto de Francia, y su fe lo convirtió.

El padre del príncipe estaba tan furioso que encarceló a su hijo para tratar de forzar su conversión.

Envió a un obispo arriano para administrar la comunión al príncipe, pero el príncipe rechazó lo que san Gregorio llamó más tarde “la comunión de una consagración sacrílega”.

Si bien cualquier sacerdote, incluso un sacerdote que está en estado de pecado, puede consagrar la Eucaristía, solo tiene éxito si tiene la intención de hacer lo que hace la Iglesia. Su padre hizo matar a su hijo en su celda como castigo. Era el año 585.

San Tarsicio, monaguillo valiente

Por último viene el patrón de los monaguillos que defendió la hostia con su vida. El papa Benedicto XVI contó su historia en el Vaticano.

Bajo las persecuciones del emperador Valeriano, los cristianos debían reunirse en secreto para celebrar la Misa.

Y se volvió peligroso llevar la Comunión a los presos cristianos, que abundaban.

Un día, el niño Tarsicio, monaguillo, se puso de pie y dijo: “¡Envíame! Mi juventud será el mejor escudo para la Eucaristía”. El sacerdote lo permitió, diciendo:

“Tarsicio, recuerda que un tesoro celestial ha sido confiado a tus débiles manos. Evita las calles llenas de gente y no olvides que las cosas santas nunca deben arrojarse a los perros”.

“Preferiría morir antes que soltarlos”, dijo Tarcisio.

En su camino, los niños paganos de su barrio lo vieron y lo invitaron a jugar. Cuando se negó, comenzaron a sospechar.

Cuando se dieron cuenta de que estaba tratando de ocultarles algo, intentaron quitárselo. La fiereza con que guardaba la Eucaristía los enfurecía.

Comenzaron a patearlo y golpearlo con piedras, pero no se rindió. Murió aún apretando el sacramento contra su pecho.

Tags:
eucaristiamartiresmuertevalentía
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.