Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 07 julio |
San Fermín
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

5 citas bíblicas de Juan Pablo II para explicar la santidad de Padre Pío

JOHN PAUL II PADRE PIO

CPP I CIRIC

Canonisation de Padre Pio par Jean Paul II devant près de 300 000 fidèles massés sur la place Saint-Pierre, le 16 juin 2002.

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 16/06/22

El papa polaco cuenta que siendo joven tuvo el privilegio de confesarse con Padre Pío de Pietrelcina, ejemplo de alegría en las tribulaciones, oración asidua y amor por los pobres

Un día como hoy, 16 de junio, Juan Pablo II celebró la misa en el parvis de la Basílica Vaticana y proclamó al mundo la santidad del hasta entonces beato padre Pío de Pietrelcina. Y contó detalles íntimos de su relación con el santo, como que cuando era joven se confesó con él.

La canonización del fraile fue un momento histórico para millones de fieles. Porque el Padre Pío era amado por su misericordia, gestos místicos y cercanía a Jesús, hasta el punto de llevar los estigmas, escondidos bajos sus guantes, que misteriosamente, cubrían sus manos hasta en verano. 

El humilde fraile nace como Francesco Forgione en 1887 y fallece en 1968, sacerdote de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos.

Juan Pablo II llevó a los altares a san Pío recordando 5 citas de la Biblia: 

1. «Porque mi yugo es suave y mi carga liviana» (Mt 11,30).

El Evangelio de Mateo explica “una magnífica síntesis de toda la existencia del Padre Pío”. 

“La imagen evangélica del «yugo» evoca las numerosas pruebas que tuvo que afrontar el humilde capuchino de San Giovanni Rotondo”. 

El «yugo» de Cristo -dijo el Papa- es “suave”, y “cuán ligera su carga cuando se lleva con amor fiel…”. 

“La vida y la misión del Padre Pío dan testimonio de que las dificultades y las penas, si se aceptan por amor, se transforman en un camino privilegiado de santidad, que se abre hacia perspectivas de un bien mayor, conocido sólo por el Señor”.

2. «Yo sólo me gloriaré en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo está crucificado para mí, como yo lo estoy para el mundo” (Gal 6,14).

“¡Qué oportuna es la espiritualidad de la Cruz vivida por el humilde capuchino de Pietrelcina! Nuestro tiempo necesita redescubrir su valor para abrir el corazón a la esperanza.”

El Papa decía que “sin esta referencia constante a la Cruz, no se puede entender” la santidad de Padre Pío. 

“En el plan de Dios, la Cruz constituye el verdadero instrumento de salvación para toda la humanidad” 

Mc 16,24

El santo fraile que tanto amaba a la Virgen María, escribió: «Para llegar a nuestro fin último, debemos seguir el liderazgo divino«, que conduce el alma “por el de la abnegación y la Cruz” (Epistolario II, p. 155 – fiesta de la Asunción de 1914).

3. «Yo soy el Señor que actúa con misericordia» (Jer 9,23)

“El Padre Pío fue un generoso dispensador de la misericordia divina, poniéndose a disposición de todos a través de la hospitalidad, la dirección espiritual y, sobre todo, la administración del sacramento de la penitencia”. 

Juan Pablo II mismo admite que durante sus años de juventud se confesó con Padre Pío: 

«Yo también tuve el privilegio, durante mis años de juventud, de beneficiarme de su disponibilidad para los penitentes.

El ministerio del confesionario, que fue una de las señas de identidad de su apostolado, atrajo a innumerables multitudes de fieles al convento de San Giovanni Rotondo”.

Karol Wojtyła recuerda:

“Aquel singular confesor trataba a los peregrinos con aparente dureza; estos, tras darse cuenta de la gravedad de su pecado y arrepentirse sinceramente, casi siempre volvían para recibir el abrazopacificador del perdónsacramental.”

Así ha invitado a los sacerdotes “a cumplir con alegría y asiduidad este ministerio, tan importante también hoy”.

4. «Tú eres el Señor, mi único bien»

Juan Pablo II indica que Padre Pío con su ejemplo de santidad “nos invita a poner a Dios por encima de todo, a considerarlo como nuestro único y supremo bien”.

Y rememoró que al santo le gustaba repetir: «Soy un pobre fraile que reza«, convencido de que «la oración es la mejor arma que tenemos, una llave que abre el Corazón de Dios».

Por otro lado, “a la oración el Padre Pío unió también una intensa actividad caritativa, de la que la «Casa Sollievo della Sofferenza» es una extraordinaria expresión. 

“Oración y caridad: esta es una síntesis muy concreta de la enseñanza del Padre Pío, que se propone a todos hoy”.

5. “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños” (Mt 11, 25).  

“Qué apropiadas parecen estas palabras de Jesús, cuando uno piensa que se refieren a ti, humilde y querido Padre Pío”. 

Juan Pablo II pidió al fraile italiano “humildad de corazón, para que seamos contados entre los pequeños del Evangelio”. 

“Ayúdanos a rezar sin cansarnos nunca, seguros de que Dios sabe lo que necesitamos, incluso antes de que lo pidamos”. 

Juan Pablo II elevó una mirada al cielo para pedir que el santo ayudara a la Iglesia a “reconocer fácilmente en el pobre y en el que sufre el rostro mismo de Jesús”.

Tags:
amorcanonizacionJuan Pablo IIPadre Píosantosvirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.