Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 26 enero |
Santos Timoteo y Tito
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Es posible sonreír siempre

Man calling

Roman Samborskyi / Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 13/06/22

Habita en mí la Trinidad y yo me vuelvo hijo de Dios, esposo de Cristo, templo del Espíritu y eso me hace plenamente feliz

Hoy miro al cielo. Dios Trino viene a hacer morada en mi alma. La huella del Espíritu, su fuego, su torrente de agua acaba con todos mis miedos. Me dice Jesús:

«Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir. Él me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que tomará de lo mío y os lo anunciará».

El Espíritu Santo me irá contando lo que no sé. Me irá revelando poco a poco lo que necesito saber para vivir. No es tan sencillo.

Yo en seguida creo saberlo todo y me equivoco. Y pretendo que Dios me lo revele todo. Me diga por dónde tengo que ir y las decisiones que debo tomar.

Quiero saberlo todo, incluso lo que no podría soportar. No puedo cargar con todo ahora, lo sé.

Es el Espíritu quien lo logra

El Espíritu se adapta a mi capacidad. Me da el fuego que necesito. En ocasiones he intentado llegar yo solo al cielo, construir los cimientos, levantar escaleras.

He querido alzarme por encima de los vientos. Y he pretendido llegar a lo alto del cielo. He esperado un premio por mi perseverancia, por mi lucha, por mi esfuerzo. El padre José Kentenich me recuerda:

«Cuando éramos jóvenes, ¡cuánto anhelo teníamos de cultivar un permanente diálogo de amor con Dios! ¡Y cuán grande el empeño ascético! Incluso nos enfermamos por los esfuerzos hechos.

Olvidamos que solo podemos prepararnos para ese continuo diálogo de amor con Dios cultivando una mesurada y activa vida con Dios. Lo demás nos lo dará Dios mediante los dones del Espíritu Santo».

Kentenich Reader Tomo 3: Seguir al profeta de Peter Locher, Jonathan Niehaus

Yo sólo puedo cultivar una oración humilde con Dios. Un diálogo silencioso y pausado. Sólo puedo callarme y dejar que su luz me ilumine y su amor me penetre.

Todo es don

El Espíritu me conduce. Me seduce. Me lleva donde al principio no quería ir. Pensaba que se trataba de mí, de mi fidelidad, de mi fuerza, de mi perfección, de mi pureza.

Con el tiempo he comprobado que todo es don, gracia, misterio, misericordia. Que no tengo que triunfar en todas las batallas y no necesito lograr éxito en todo lo que emprendo.

Que la vida puede fallar cuando menos lo espero. Y las derrotas pueden venir casi sin darme cuenta.

Quiero la vida que viene del Espíritu. Por eso me abro a la gracia. Espero una cuerda que me permita ascender a lo más alto. Un viento que acabe con todas mis resistencias.

Dejarme hacer es lo más difícil que he vivido. Pero eso es lo que hace Dios cuando me dice que viene a vivir dentro de mi alma.

Habita en mí la Trinidad y yo me vuelvo hijo de Dios, esposo de Cristo, templo del Espíritu. Y toco la gracia en ese caminar a su lado.

Vivir alegre

Quiero vivir así, confiado, libre, apaciguados los miedos. Me gustaría pedirle al Espíritu Santo la alegría.

Los apóstoles salieron del Cenáculo felices. Los miraban y pensaban que estaban borrachos. Eso siempre me conmueve. Transmitían su alegría con los ojos, con las palabras, con los gestos.

La Iglesia necesita rostros alegres que comuniquen esperanza. Una risa que incluya, que levante el ánimo. Una risa que llene de paz el alma y haga sonreír.

Necesito que el Espíritu Santo al habitar en mi interior me llene de una alegría honda y verdadera.

Vivo buscando sucedáneos de felicidad. Todos los éxitos en mi vida traen una alegría temporal. Sólo Dios se instala en el alma dándome una alegría duradera.

Nada ni nadie podrán quitarme la sonrisa. No habrá desgracia ni problema que me hagan dejar de sonreír.

Entender y sobre todo confiar

El Espíritu Santo me desvela el rostro de Dios. Me muestra su presencia a mi lado. No me dice todo lo que va a suceder en el futuro. Pero sí me inspira para saber por dónde caminar.

El Espíritu Santo me ayuda a entender cosas de mi pasado. No todas, es imposible, el pasado siempre pesa. Pero no puedo vivir atado por lo vivido.

Me levanto con la sonrisa de esos apóstoles enamorados. El Espíritu despierta en mí el deseo de amar más, de darme por entero. Me hace confiar en todo lo que viene por delante.

Me hace abandonarme en las manos de Dios como un niño que descansa tranquilo. Sin saberlo todo, sin tenerlo todo claro. 

Tags:
alegriaconfianzaespiritu santolibertadtrinidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.