Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 07 julio |
San Fermín
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

El reto de aceptar a nuestros familiares como son

pelea familiar

fizkes - Shutterstock

Guillermo Dellamary - publicado el 13/06/22

¿Aún estás esperando a que un familiar tuyo cambie? Y peor aún ¿tu afecto está condicionado a que cambie, y si no lo hace, de plano ya no lo quieres?

Eso de querer cambiar a los demás, o estar a la espera de que algún día van a cambiar, es algo que estresa mucho y suele causar constantes  frustraciones.

¿Aún estás esperando a que un familiar tuyo cambie? Y peor aún ¿tu afecto está condicionado a que cambie, y si no lo hace, de plano ya no lo quieres? 

El valor tan grande que tiene el principio de aceptación, es uno de los más significativos avances en el crecimiento y la madurez.

Aceptar a las personas como son, es un acto de caridad, es practicar el amor incondicional. Te quiero tal y como eres; desde luego que habrá algo que no me agrade de ti pero lo puedo pasar por alto, porque mi amor a ti es mayor que mi intolerancia.

Aceptar, es no querer corregir o buscar los defectos y las fallas de alguien, y reconocer que así como están, son aceptables.

Uno de los principales dramas de las relaciones intra familiares, es el hecho de estar supervisando y vigilando el comportamiento de los seres queridos, para corregirlos y señalarles los errores que están cometiendo.  Es una manera inadecuada de mostrar aceptación al otro, porque más bien se está haciendo evidente que los estamos observando con una mirada llena de críticas y juicios, sobre lo que son o están haciendo. 

Se agrava el asunto, cuando además de vigilar, nos molestamos y nos altera, hasta el punto del enojo o la desesperación, por lo que nuestro ser querido está haciendo que no nos parece. Y además, nos damos el permiso de regañar, querer dar lecciones y sermones. Lo que conlleva a que las relaciones se deterioren y compliquen aún más. 

Amar es aceptar

En cambio, cuando llegas a a la feliz conclusión de aceptar, con cariño y determinación, que lo quieres a pesar de sus defectos. Entonces si estás recibiendo los beneficios directos de amar incondicionalmente y aceptar que las cosas están bien, como son, aunque a ti no te parezcan. 

Finalmente, los desplantes de reclamo y regaño constante a tu pareja o hijos, acaban por ser un ejemplo, muy claro, de que no los aceptas. De que te molesta su manera de ser y de que quisieras que modificarán las cosas que a ti te incomodan. 

Estás pensando en ti, en vez de en el otro. quieres que te den gusto a lo que tu esperas, y no toleras que no cumplan tus expectativas. Y, una actitud así, tiene tintes de egoísmo y de la necesidad de controlar a los demás y al  no respetar su modo de ser. Lo que implica, que no los estás aceptando tal y como son. 

Aceptar, es fluir con los demás, es que cada quien sea de la manera que quiere ser. Sin que se respire un aroma de intolerancia y supervisión. 

Dice un sabio dicho popular, que el verdadero amor, es aceptar, plenamente la voluntad de Dios, que se haga la suya y no la nuestra. Pues pase lo que pase, los planes de Él son mucho mejores que los nuestros.  Si  realmente queremos estar en sus manos, pues lo que suceda, es su voluntad. Y aceptarlo, de un buen modo, es reconocer que su misericordia y gracia, son infinitamente superiores a cualquier cosas que a nosotros se nos pueda ocurrir. 

Solo puedo cambiarme a mi mismo

Si acepto mi realidad y a mi persona, también he de hacerlo con la vida de los demás, y en eso consiste el sentido del respeto.  Así también, de paso, cumplimos con la regla de oro al «hacer al otro, lo que nos gustaría que los demás nos hicieran».  Si quiero que me quieran y acepten como soy, sin que me estén corrigiendo, pues tendré que hacer lo mismo con los otros. 

El camino de la aceptación nos acerca más a la armonía con la vida, a vivir con mayor equilibrio y a descubrir la realidad, de que en vez de querer cambiar a los demás, sólo tengo el poder de cambiarme a mí mismo y tratar de ser mejor persona. Desde luego, aceptando tus errores y defectos y proponiéndote superarlos de una manera firme y decidida. 

De ésta manera no caemos en la tentación de ser conformistas y de dejar de esmerarnos por mejorar. Lo que implica que, aceptar es también reconocer que nos equivocamos y que podemos corregirlo, pero en nosotros mismos y no en la vida de los demás. Que allí es donde empieza el conflicto en la relaciones humanas. Pues en «vez de querer ver la paja en el ojo ajeno, no miramos la viga que tenemos en nuestros propios ojos». 

Así que hagamos un especial esfuerzo por aceptar a tus seres más cercanos, tal y como son, resulta un muy buen inicio para practicar, más conscientemente nuestra caridad.

Tags:
aceptaramorfamilia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.