Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 07 julio |
San Fermín
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Pruebas en el embarazo: ¿son imprescindibles?

mujer embarazada

© Blue Planet Studio - shutterstock

Mar Dorrio - publicado el 12/06/22

Si no estás obsesionada por tener el hijo perfecto... podrías plantearte que no son necesarias, especialmente una que podría poner en riesgo la vida de tu bebé

Alguna vez me contaron el chiste que dice que una mujer nunca es suficientemente rica, ni suficientemente delgada, ni está lo suficientemente cerca del borde de la camilla. La que haya ido alguna vez al ginecólogo, sabe a lo que me refiero.

Hoy quiero hablar de las citas ginecológicas durante el embarazo. No soy ninguna profesional de la materia, pero tengo una experiencia dilatada con mis 17 embarazos. Cinco de ellos no llegaron a meta, o, mejor dicho, llegaron a la meta (al Cielo) cogiendo un atajo.

Estas experiencias en los mejores y peores escenarios, me han animado a hablar de las pruebas que se pueden y se suelen plantear hacer en el embarazo: el triple screening y la amniocentesis.

En primer lugar, quiero dejar claro que, si tu intención es la de tener a tu pequeño venga como venga, sin necesidad de que pertenezca a esa nueva raza aria de niños perfectos que no tienen riesgo alguno de ser diferentes, ninguna de estas pruebas son para ti. Que ninguna bata blanca te intimide: ¡disfruta de tu embarazo! Lo mejor que le puedes dar a tu bebé durante el tiempo que lo llevas dentro, es ser una madre feliz que le transmita paz en vez de angustias innecesarias.

En la semana 12 de embarazo, el médico te prescribirá un análisis de sangre. Dependiendo del profesional que te atienda, te informará o no de que, además de los valores habituales requeridos en las analíticas, te pedirá los valores que se obtienen con el triple screening.

El triple screening no es una prueba diagnóstica. No te proporciona un diagnóstico de tu bebé, sino la probabilidad estadística de padecer: la trisomía 21, conocida como síndrome de Down; la trisomía 18, o síndrome de Edwards; o la trisomía 13, asociada al síndrome de Patau. Es decir, tu bebé tendrá mayor riesgo de presentar alguna de estas características si el valor correspondiente del triple screening es alto.

Cuando esto ocurre, en los servicios de salud suelen recomendar realizar otra prueba, llamada amniocentesis, de la que hablaré después. Pero conviene insistir en que unos valores bajos en el triple screening no descartan por completo la presencia de las alteraciones cromosómicas mencionadas, y también en que un 5%, es decir, 5 de cada 100 mujeres, obtendrán falsos positivos: los valores en esa prueba saldrán altos a pesar de que sus bebés no sufran ninguna alteración.

Si la nueva raza aria de bebés no es vuestro objetivo, tienes que estar muy atenta durante la semana 12 de embarazo. Si no te han informado de que te van a pedir el triple screening en la analítica (algunos facultativos lo hacen de forma sistemática al finalizar el primer trimestre), serás tú la que tengas que preguntar y manifestar que no estás interesada en esa prueba y sus resultados.

En alguna ocasión, el ginecólogo me hizo firmar un consentimiento informado de que yo decidía voluntariamente renunciar a la prueba. Yo jamás me la hice. Siempre la hemos rechazado, porque esta vida ya nos asegura suficientes emociones como para buscar angustias que puedan resultar injustificadas.

De la segunda prueba, la amniocentesis, los médicos suelen informar siempre con más profundidad, ya que con ella nos alejamos de las pruebas llamadas “no invasivas”. La amniocentesis consiste en pinchar en el abdomen de la madre para sacar una muestra de líquido amniótico. Esta prueba tiene un 1% de riesgo de aborto por posibles infecciones, o porque se produzca alguna lesión en el saco amniótico al atravesar el útero con la aguja.

He perdido cinco bebés de forma natural, impredecible e inolvidable… Momentos que me hacen dar la espalda a esta prueba, y que me llevan a creer firmemente que una certeza no merece la pena de poner en peligro una vida.

Después de leer este artículo, seguirás siendo igual de rica, igual de delgada, y te seguirán diciendo que te pongas más cerca del borde de la camilla, pero, por lo menos, estarás un poco más informada. Sé todo lo feliz que puedas en el embarazo. Why not?

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.