Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 07 julio |
San Fermín
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

En los momentos más oscuros confía

Mężczyzna modli się na łonie przyrody

JUTARAT BUADOK | Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 07/06/22

No desesperes

«Tú que habitas al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Omnipotente, dile al Señor: «Mi amparo, mi refugio, mi Dios, en quien yo pongo mi confianza»

Salmo 91

Recuerdo cuando todo inició en mi país. Era la noche de un viernes. Había salido con mi hija para hacer el mercado de la semana. En el supermercado podías escuchar música de una emisora de Radio. Todo parecía normal.

De pronto empezó la hora de las noticias y hablaron de los primeros casos del virus que detectaron en Panamá.

En cuestión de minutos el supermercado se llenó de personas desesperadas que se llevaban todo el alcohol que podían junto a geles alcoholados, paños de limpieza y desinfección, líquidos desinfectantes, papel higiénico,…

Nunca imaginé lo que estábamos por vivir. ¿Quién podría imaginarlo?

Recuerdo haber visto en esos días la entrevista de una enfermera que venía de un país de Europa en que las condiciones eran críticas por el virus. Le preguntaron su opinión y respondió: “Vengo del futuro. Muy pronto nos alcanzará y es de espanto”.

Era el momento de confiar

Después de sembrar en nosotros el miedo que paraliza, nos encerraron a todos en una prolongada cuarentena.

Cerraron muchos comercios, cines, restaurantes y pronto cerrarían también las iglesias, algo que nunca antes había pasado ni creí posible. Y me daba mucho dolor.

A menudo reflexionaba: “Dejaron los supermercados abiertos para que podamos comprar comida. Pero, ¿y el alimento del alma? ¿Por qué no dejan abiertas las iglesias para que podamos fortalecernos con los sacramentos y la presencia de Dios?”.

Recuerdo las veces que envié a mi Ángel de la Guarda a visitar a Jesús y hacerle compañía en esos sagrarios solitarios, abandonados por la pandemia en diferentes iglesias.

Teníamos mucho tiempo libre en la casa. Me gustaba sentarme en una banca de madera que tengo afuera para pensar, reflexionar y orar.  

Tenía frente a mí dos caminos claros: el primero era una actitud positiva, vivir confiando en Dios, el segundo camino era de oscuridad y pesimismo.

Decidí confiar en Dios pasara lo que fuera. Siempre confiaría y le pedí en mi debilidad esa gracia particular: “la confianza”.

Dios es amor

Sentía la presencia cotidiana de Dios que todo lo abarca, amándome, velando por nosotros, pidiéndonos pureza de alma y corazón.

Meditaba sobre el estado de mi alma y cómo la vería Dios. Sobre la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica y si sabía valorarla, amarla, cuidarla. Y sobre el poder de la oración.  

Me abandoné en sus manos amorosas y decidí escribir y compartir mis experiencias con Dios.

Verdaderamente fuimos afectados, física y espiritualmente.

Quise aprovechar los días del encierro y retomé la lectura de la Santa Biblia para descubrir las promesas que Dios tenía para nosotros. El Santo Rosario se hizo cotidiano.

Descubrí que podía confiar en Dios a pesar de todo. Por cientos de motivos muy sencillos. Aquí hay unos pocos:

  1. Dios es nuestro Padre y Creador.
  2. Es Misericordioso.
  3. Es Amor. Y el amor solo puede amar.
  4. Es un Padre lleno de ternura hacia nosotros.
  5. Todo lo permite para nuestro bien.

«También sabemos que Dios dispone todas las cosas para bien
de los que lo aman, a quienes él ha escogido y llamado»

Romanos 8, 28

Leer la Biblia me abrió el entendimiento a muchas verdades que no comprendía y para las que siempre busqué respuestas.

Por eso te recomiendo si pasas un mal momento o buscas respuestas a las inquietudes de tu vida, confía en Dios, reza sin desanimarte y lee la Biblia.

¡Dios te bendiga!

Tags:
bibliaconfianzamiedopandemia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.