Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 05 julio |
San Antonio María Zaccaria
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

‘Top Gun: Maverick’: el hombre es superior a la máquina

MAVERICK

Paramount Pictures Studios

José Ángel Barrueco - publicado el 04/06/22

Tom Cruise, los ‘milagros’ de la aviación y el espectáculo del cine

Una fórmula que se repite en “Top Gun: Maverick”, la secuela y al mismo tiempo actualización de los códigos del “Top Gun” de Tony Scott, dice: “No es el avión, es el piloto”.

Los auténticos logros no los consigue la máquina, sino el hombre y su capacidad de reacción. El ser humano, vienen a decirnos, siempre será superior a la tecnología.

En el caso de Pete ‘Maverick’ Mitchell (Tom Cruise, solvente y carismático, como siempre) no sólo se trata de su habilidad en el vuelo, pues una y otra vez demuestra que es el mejor (con el permiso de Iceman): también es esa faceta de hombre testarudo, obstinado y perseverante que proviene del actor, empeñado siempre en rodar él mismo las secuencias más peligrosas y en estrenar en cines para no ser doblegado por las pandemias.

MAVERICK

Para esta continuación, Cruise ha contado con el director Joseph Kosinski, que le dirigió con magníficos resultados en “Oblivion”. Pete regresa como entrenador de unos jóvenes pilotos para embarcarlos en una misión casi suicida para destruir una planta de uranio. Aunque la Marina le detesta, él cuenta con el respaldo de su antiguo rival y después amigo: Iceman, quien se ha convertido en Almirante, pero ya no vuela ni ejerce porque un cáncer de garganta lo mantiene apartado (igual que Val Kilmer, quien lo interpreta).

Maverick suele ser partidario de lo práctico y de la experiencia por encima de manuales y teorías. Sabe que las agallas y los límites de un hombre no se despliegan en un despacho, sino en el aire, demostrando hasta dónde es capaz de llegar uno. Los límites se los pone uno mismo. Eso es lo que tratará de enseñarles a los muchachos, intentando que aprendan a trabajar en equipo.

La dimensión humana y las heridas del pasado

Aunque la mayoría de las críticas y reseñas que encontramos de “Top Gun: Maverick” se centren en las proezas aéreas, en la evolución de medios y en las espectaculares escenas rodadas de verdad en el aire y no en estudio, lo más interesante es la propuesta en torno a lo humano que hace Cruise en el filme.

MAVERICK

Se trata de un héroe “viejo” que está de regreso, pero no es un tipo cansado, y su tono crepuscular no es físico (como los héroes maduros y fatigados de otras películas), sino sentimental. Porque Mitchell tiene que cerrar varias heridas y solucionar sus problemas.

Aún siente culpa y nostalgia tras la muerte de su amigo Goose en “Top Gun”. El hijo de éste, Rooster (Miles Teller), también es piloto y uno de los jóvenes a los que adoctrina. Rooster detesta a Maverick por el fallecimiento de su padre y por otra razón que no desvelaremos aquí.

Maverick quiso ejercer de padre sustituto con él, pero las cosas se torcieron y no consiguió hacerlo mejor: otra roca que añadir a su corazón. Pete sabe que debe lograr que Rooster recupere el respeto y la confianza en él. Es hora de pasar página, curarse las heridas y enterrar el pasado.

MAVERICK

Pete también se siente mal por el estado de salud de Iceman, convertido en alguien que apenas habla. Y luego está Penny (Jennifer Connelly), un antiguo amor a quien él necesita recuperar. Maverick necesita demostrar que la edad no es un problema. Que su instinto y sus habilidades aún funcionan, igual que uno de los vetustos aviones de la película. La experiencia, al fin y al cabo, es un plus.

Culpa, perdón, aceptación, reconquista amorosa, afán de superación… son los subtextos que encontramos en un filme con cierto tono espiritual (“Háblame, Goose”, dice Pete cuando vuela. “Háblame, papá”, pide Rooster), en el que no faltan guiños a “Top Gun” y a “Star Wars”.

Son estos equilibrios dramáticos los que le confieren sustancia y entroncan con la realidad de sus actores: Cruise como alguien siempre al mando que nos enseña a todos que a sus 60 años (los cumplirá en julio) es capaz de cualquier osadía y proeza. Kilmer como alguien afectado por una enfermedad que casi se lo come.

MAVERICK

Con aciertos y errores, se trata del blockbuster ideal. Y su segunda mitad es fascinante: los preparativos del plan, los ejercicios previos a la misión suicida y la propia misión repleta de riesgos, de “milagros” que los pilotos necesitan para salir airosos, suben la adrenalina del espectador y le recuerdan aquello que decían en “Regreso al futuro”: “Si te lo propones, puedes conseguirlo todo”.

Tags:
cinepadres-hijosvalentíavalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.