Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 02 febrero |
Virgen de la Candelaria
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La ayuda del Espíritu Santo en las crisis de angustia

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
Joven con angustia

fizkes I Shutterstock

Hay un momento en que las víctimas deciden hablar de lo sucedido.

Aleteia Italiano - publicado el 31/05/22

Jesús también experimentó "agitación", tristeza y angustia internas, ahora permanece con nosotros y nos envía el Espíritu Santo para guiarnos y defendernos

Jesús conocía la angustia y el miedo. El Evangelio de san Marcos lo describe en Getsemaní:

Después llevó con él a Pedro, Santiago y Juan, y comenzó a sentir temor y a angustiarse.

Mc 14,33

El miedo y la tristeza son dos sentimientos distintos que se pueden mezclar, pero que es importante identificar y distinguir para responder adecuadamente.

Jesús ha conocido la angustia y sabe de lo que habla cuando dice a sus discípulos, como acabamos de escuchar: ¡No se inquieten ni teman! (Jn 14,27).

De hecho, lo repite porque ya había dicho: “No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí”  (Jn 14,1).

Este primer «no se inquieten» no decía mucho sobre el tipo de emoción, ni su coloración.

Pero Jesús proponía la fe, la confianza en Dios para superar este estado emocional. Y dice cuál es el poder que da la fe: el Espíritu Santo.

Tres «inquietudes» de Jesús

El Evangelio según Juan contiene tres secuencias sucesivas, una especie de tríptico cuya parte central se encuentra en el capítulo 12. Jesús anuncia:

“Ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser glorificado. Les aseguro que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que tiene apego a su vida la perderá; y el que no está apegado a su vida en este mundo, la conservará para la Vida eterna. El que quiera servirme que me siga, y donde yo esté, estará también mi servidor. El que quiera servirme, será honrado por mi Padre. Mi alma ahora está turbada, ¿Y qué diré: «Padre, líbrame de esta hora? …”

Jn 12,23-27

Esta secuencia es precedida por una primera inquietud, en el marco de la muerte de Lázaro, cuando Jesús vio a María, la hermana de Lázaro, llorando:

Jesús, al verla llorar a ella, y también a los judíos que la acompañaban, conmovido y turbado, preguntó: «¿Dónde lo pusieron?». Le respondieron: «Ven, Señor, y lo verás». Y Jesús lloró.

Jn 11,33-35

Qué triste. Y una tercera inquietud sigue, después del lavatorio de los pies, cuando Jesús anuncia la traición de Jesús:

Después de decir esto, Jesús se estremeció y manifestó claramente: Les aseguro que uno de ustedes me entregará…

Jn 13,21

He aquí este tríptico, que tiene en el centro la angustia de la confrontación con nuestra condición mortal.

A la izquierda, si se puede decir «en el primer panel», la tristeza por la muerte de un amigo, Lázaro. Y a la derecha, «en el tercer panel», la mezcla de tristeza y angustia ante la traición de un amigo, «el que comió mi pan» (Sal 40,10). Judas se pierde: traiciona y se condena a sí mismo.

Crisis de angustia

El reconocimiento correcto de nuestras emociones es la base del autoconocimiento, necesario para la conversión y el autocontrol.

Sin contar, donde sea necesario, con un tratamiento médico y/o psicológico adecuado, cuando nuestras emociones son demasiado pesadas para llevarlas.

Me cercaron los lazos del Abismo” dice un salmo (Sal 17,6). La expresión exacta indica una «angustia mortal» (como en Ester 4,17).

Es un aspecto de la crisis de angustia, la sensación de muerte inminente, que puede llegar hasta el pánico, sin que la razón pueda tomar el control de la situación.

Los pilotos y la tripulación de cabina en los aviones están acostumbrados a enfrentar crisis de pánico, similares a la sensación de claustrofobia, de encarcelamiento, que puede ocurrir «en tierra» en la vida normal de aquellos que se encuentran estrangulados por deudas, problemas financieros y que no ven cómo salir de ellos.

Recuerdo a uno de mis amigos, un director administrativo y financiero que era extremadamente brillante en el hablar.

No tenía esta facilidad para escribir, donde se sentía más cómodo entre las cifras y a veces me pedía que corrigiera sus textos, pero en lo oral tenía un talento impresionante.

Tenía mucha admiración por él. Padre de cinco hijos, un católico sólido, le había pedido a nuestro patrón que fuera el padrino del último nacido.

Lo encontré después de la primera Guerra del Golfo que se había vuelto loco: había perdido el pelo, pasaba las noches frente a la televisión.

Luego perdió su trabajo y no se atrevió a decírselo a su familia. Murió de un ataque al corazón, a la edad de cincuenta años, en una oficina vacía y desnuda. Qué triste.

«¿Quién vendrá en mi ayuda?»

Años más tarde, como sacerdote, descubrí en la historia de la Iglesia y conocí más de un caso de sacerdotes, religiosos, en las garras de tales ataques y abrumados por ellos, por poderosas crisis de angustia, como si la fe fuera impotente, superada.

¿De qué sirve tener fe, si es para tener tanto miedo? «Te enviaré un abogado», dice Jesús:

Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho.

Jn 14,26

¿Nos enseñará cómo resistir a la angustia y a estos ataques?

Cualquiera que tenga responsabilidad con una persona, un padre o una madre de familia, con hijos que alimentar, impuestos que pagar, empleados que liquidar… sabe cuál es la angustia material.

Y cuando llega una ruptura, una separación, un abandono, una traición, ¿cómo resistir el pánico? ¿Quién vendrá en mi ayuda?

Tenemos el entrenamiento diario de la oración, confiar en Dios que nunca nos abandonará.

“El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él.” .

Jn 14,23

Cada noche, con la humildad de la fragilidad y con la fuerza de la fidelidad, podemos reanudar la oración de la noche de Pascua.

“Quédate con nosotros, porque ya es tarde y el día se acaba». Él entró y se quedó con ellos.”

Lc 24,29
WOMAN ANXIETY
Te puede interesar:Por qué orar en la angustia

Oración

Quédate con nosotros, Señor Jesús: o mejor dicho, danos la fuerza para permanecer contigo, la fuerza de la fidelidad y la humildad de la fragilidad.

Somos seres frágiles. Sin ti, Señor, no podemos vivir, no podemos vivir verdaderamente, de acuerdo con nosotros mismos.

Te amo, Señor: No puedo y no quiero vivir sin ti. Que la Misa renueve nuestra fuerza y nuestra fe.

Por Christian Lancrey-Javal

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
crisisespiritu santomiedosentimientos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.