Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 05 julio |
San Antonio María Zaccaria
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

El Moisés de Mariupol: quién es y cómo sacó a 117 personas de la ciudad

Oleksiy Symonov

texty.org.ua-(CC BY 4.0)

Symonov con su hija Ladoslava después de salir de Mariupol.

Dolors Massot - publicado el 30/05/22

Oleksiy Symonov decidió que el refugio donde se encontraba con su familia no era un lugar seguro y se convirtió en líder de la expedición

Entre las muchas historias de heroísmo que surgen del relato de la guerra de Ucrania (y las que no conoceremos), está la de Oleksiy Symonov. Es el hombre que guió a pie a 117 personas para salir con vida de Mariupol en pleno asedio y bombardeo. Las lideró durante 12 horas y las llevó a un lugar más seguro. Por este motivo han comenzado a llamarlo «el Moisés de Mariupol». Del desierto de Egipto la realidad nos traslada a las carreteras de Ucrania.

Mariupol ahora está ocupada por los rusos. Quién sabe qué habría sido de todas estas personas si se hubieran quedado en la ciudad. Ya nada les daba seguridad, ni siquiera los refugios. y no había alimentos.

Symonov ha relatado extensamente este periplo a la periodista Mónica G. Prieto de ABC.

Antes de apodarle «Sympoisés», Symonov tenía como profesión habitual la de organizador de actos y eventos deportivos. Tiene 44 años. Al comenzar la guerra, fue a un refugio de su barrio con su esposa y sus tres hijos, de entre 7 y 14 años. Era un subterráneo grande y allí se encontraban una media de 280 personas que iban y venían, con unos 50 niños, otros tantos ancianos y personas con discapacidad.

Hacía frío, tenían que recoger agua de la lluvia para poder beber y hacer sopas o infusiones de té. Hacían fuego con troncos que iban a buscar los hombres: primero los cortaban ellos con una sierra que compraron, pero después aprovechaban los troncos de árboles destrozados por las bombas.

Era frecuente que en el exterior sonaran los bombardeos con artillería, aviación y morteros. Hubo -según ha relatado a la periodista- cuatro bombardeos contra el refugio.

El momento de escapar

El bombardeo al Teatro de Mariupol, que ocurrió el 16 de marzo, hizo que Symonov decidiera salir de aquel infierno… llevándose consigo a todos los que pudiera.

El día 22, sin medios de transporte ni provisiones, salieron de Mariupol. Había que aprovechar que los rusos estaban atacando en otros barrios. Eso era cuanto podían ver de positivo y había que aprovechar la ocasión porque nada hacía pensar en que si esperaban podría haber una oportunidad mejor.

Eran 80 personas cargadas con hatillos hechos con las bolsas de lo que tenían en el refugio. Se les unieron otras 37 y así se formó una columna humana. El más pequeño tenía 5 años y el más anciano 70. Un pueblo.

Symonov lo explicó así a la periodista:

«Éramos tantos que resultábamos muy visibles, pero en aquel momento los soldados rusos pretendían estar liberándonos y nadie nos disparó. Comenzamos a caminar sin pausa, sin mirar atrás. No llevábamos banderas blancas, ni estábamos identificados porque creíamos que eso podía ser interpretado como una provocación por cualquiera de los bandos. Nos pusimos chalecos naranjas, de salvamento, para que supieran que no éramos militares».

ABC

Ahora este líder valora cómo fue la huida y qué iban percibiendo por el camino.

«Fue muy arriesgado porque había bombardeos, pero no lo suficiente cerca como para sentirnos en riesgo inminente». ABC

«Las calles habían sido aplastadas por la artillería, los ataques aéreos y los morteros. Vimos a los soldados solo cuando salíamos de la ciudad. Nuestro distrito simplemente fue arrasado, destruido por la artillería». ABC

El grupo que lideraba Symonov tuvo que superar 17 puestos de control de los rusos. Dice que ·»eran muy profesionales y les trataron aparentemente bien». Pero los invitaban a unirse a un transporte que los llevaría a Rusia. Ellos no querían. Aunque Symonov no juzga a las personas que lo hayan hecho, porque comprende que en esa situación, lo que todos quieren es huir del peligro tan grande.

Las doce horas de huida fueron momentos en que todos dieron lo mejor de sí mismos:

«Nadie ralentizaba la marcha, ni siquiera los niños. Nadie se quejaba por el cansancio. A veces les decía que podíamos caminar más despacio porque las explosiones se escuchaban lejanas, pero se negaban a hacerlo, tales eran las ganas de alejarnos de allí y ponernos a salvo. Nadie tenía miedo a la huída, tenían miedo a quedarse bajo las bombas».

ABC

Después de 12 horas, casi exhaustos y en condiciones muy precarias, el grupo de escapada llegó a Komyshuvate. Y fue entonces cuando se produjo una ola de solidaridad: los vecinos acudieron en su ayuda del mejor modo que pudieron. Les dieron un asiento, comida, cobijo… Seguían en su país en guerra pero algo más seguros.

Symonov dice que se había entrenado para situaciones de crisis que pueden darse en su trabajo. También le sirvieron algunos ejemplos de películas apocalípticas. Pero el motor, sin duda, ha sido su deseo de ayudar a todas estas personas y poner a salvo a su familia.

Tags:
ayudaguerrasolidaridaducraniavalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.