Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 07 julio |
San Fermín
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

¿La flor preferida de santa Teresita? No, no era la rosa

Lisieux

Corinne SIMON/CIRIC

La estatua en el jardín de Buissonnets. Evoca el día de Pentecostés de 1887 cuando Teresa le pidió permiso a su padre para entrar en el Carmelo

Mathilde De Robien - publicado el 29/05/22

El 9 de abril de 1888, Teresa entró en el Carmelo a la edad de 15 años. Un año antes, el 29 de mayo de 1887, obtuvo el consentimiento de su padre. Ese día, él le entregó una pequeña flor de saxifraga que ella atesoró toda su vida

«Recibí esta flor como una reliquia», escribe Teresa en sus memorias cuando evoca la flor de saxifraga que le ofreció su padre el día que recibió la bendición para entrar en el Carmelo. Una florecita blanca con la que se identifica totalmente: ella también es amada por Dios, y llamada a echar raíces en una tierra distinta al capullo familiar para dar fruto.

Por supuesto, las rosas están íntimamente ligadas a la espiritualidad y, por tanto, a la iconografía de Santa Teresa. Por lo general, se la representa sosteniendo un crucifijo contra su pecho en una mano, cubierto con un ramo de rosas que arranca con la otra mano.

Se trata de un dibujo realizado por Sor Geneviève en 1912 a petición del obispo de Teil, ampliamente difundido desde abril de 1923, fecha de la beatificación de Thérèse, en forma de imágenes y postales.

santa teresita y las rosas

De hecho, sus poemas, y, más explícitamente, sus manuscritos autobiográficos, exploran el simbolismo de la rosa sin hojas: «No tengo otra manera de demostrarte mi amor, que arrojarte flores, es decir, dejarte un sacrificio no pequeño». huida, sin mirada, sin palabra, para aprovechar todas las cosas más pequeñas y hacerlas por amor…” (Manuscrito B, septiembre de 1896).

O :

“Jesús, mi único Amor, al pie de tu Calvario
¡Cómo me gusta tirarte Flores todas las tardes!…
Despojando la rosa primaveral para ti”

(Arrojar flores, junio de 1896).

Para santa Teresita, la rosa sin hojas es el símbolo del alma que se sacrifica, que todo lo hace por amor, y que se consume de amor a Jesús. Quiere despojarse por completo de Cristo, es decir, ir hasta el final del don de sí, del sacrificio.

Son también las rosas las que la inspiran, pocos meses antes de su muerte: estas flores simbolizan todas las gracias que ella desea derramar sobre la tierra. Teresa planea «hacer caer una lluvia de rosas». Fórmula ya célebre, pronunciada el 9 de junio de 1897, tres meses antes de su muerte, en respuesta a Sor María del Sagrado Corazón que le decía: «Estaremos muy tristes cuando mueras».

«¡Vaya, no!», responde Teresita, «ya ​​verás, será como una lluvia de rosas». Una referencia a una Vida de San Luis de Gonzaga que se leía en el refectorio del Carmelo: hablaba de un paciente que vio caer una lluvia de rosas sobre su cama, símbolo de la gracia que se le iba a conceder.

La flor de saxifraga

Sin embargo, otra flor tiene toda la atención y el cariño de Teresa. El 29 de mayo de 1887, día de Pentecostés, Teresa, a sus 14 años, confió a su padre su deseo de entrar en el Carmelo. Su padre le habla entonces «como un santo», subraya Teresa, y le da su consentimiento.

Luego se acerca a una pared y arranca una pequeña flor blanca –una flor de saxifraga– con la que Teresa se identifica, una pequeña flor amada por Dios y llamada a florecer en una tierra distinta a la tierra familiar de sus primeros años:

«Acercándose a un murete, me mostró unas pequeñas flores blancas parecidas a lirios en miniatura y tomando una de estas flores, me la dio, explicándome con qué cuidado el Buen Dios la había hecho nacer y la había guardado hasta este día; al oírlo hablar, pensé que estaba escuchando mi historia, había tanta semejanza entre lo que Jesús había hecho por la florecita y la pequeña Teresita… Recibí esta flor como una reliquia y vi que cuando la quise recoger, papá había arrancado todas sus raíces sin romperlas: parecía destinada a vivir aún en otra tierra más fértil que el tierno musgo donde habían pasado sus primeras mañanas… Efectivamente era la misma acción que papá acababa de hacer por mí por unos momentos antes, permitiéndome subir a la montaña del Carmelo y salir del apacible valle que fue testigo de mis primeros pasos en la vida».

saxifraga

Esta flor tiene tanta importancia a los ojos de Teresa que la conserva en un ejemplar de la Imitación de Cristo, en el capítulo titulado «Que debemos amar a Jesús sobre todas las cosas», y la conservó allí durante muchos años.

En 1895 confiesa: «Ahí está ella todavía, sólo se le rompió el tallo muy cerca de la raíz y el Buen Dios parece decirme con esto que pronto romperá los lazos de su pequeña flor ¡y no dejará que se marchite en la tierra!».

virgen con saxifraga
Imagen de Nuestra Señora de las Victorias perteneciente a Santa Teresa, sobre la que pegó la flor de saxifraga que le había regalado su padre unos años antes.

Finalmente, Teresa pega su querida florecita blanca sobre una imagen de Nuestra Señora de las Victorias (visible en el centro). En el reverso de la imagen está escrito el último texto de puño y letra de Teresa, en la fiesta de la Natividad de la Virgen: «Oh María, si yo fuera la Reina del Cielo y tú fueras Teresa, ¡quisiera ser Teresa para que tú fueras la Reina del Cielo!…………..» (8 de septiembre de 1897). Teresa murió unas semanas después, el 30 de septiembre de 1897.

Tags:
santosTeresa de Lisieux
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.