Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 05 julio |
San Antonio María Zaccaria
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Dos hermanas separadas por la pobreza se reencuentran en plena guerra de Ucrania

ROMANIA-UKRAINE-RUSSIA-CONFLICT-REFUGEES-AFP-000_326H6WB

Photo by Armend NIMANI / AFP

Jóvenes llorando después de cruzar la frontera entre Ucrania y Rumania, en Siret.

Annalisa Teggi - publicado el 27/05/22

Ucrania: estuvieron separadas durante 20 años, una adoptada en España y la otra dejada en un orfanato. Paradójicamente, fue precisamente la impetuosidad de la guerra lo que les abrió la oportunidad de volver a abrazarse.

La paradoja de una guerra que une

Tatyana y Angelika son dos hermanas ucranianas que han estado separadas durante 20 años. Se han conocido recientemente en España gracias a la guerra en curso. Se escribiría así, si no fuera porque gracias y guerra no pueden coexistir en la misma frase. Y es que la historia humana es un escenario impactante que nos hace testigos de hechos respecto de los cuales es reduccionista caer en la dicotomía “buenos y malos”.

“Es un momento feliz y triste -dice Angelika Batiai, de 24 años-. Aquí estoy frente a mi hermana después de 20 años, pero dejo atrás a mi familia y amigos en un país en guerra.

de The Guardian

La pobreza de su familia de origen separó a estas dos hermanas cuando eran muy jóvenes, pero paradójicamente la impetuosidad de la guerra en curso ha precipitado los acontecimientos de tal manera que se han reencontrado.

Separadas

La historia de estas dos hermanas comienza hace poco más de veinte años en el pueblo de Nikolaev, al sur de Ucrania, en una familia pobre y una madre ausente. La separación aparece como una herida sin cicatrizar cuando los padres toman la decisión de encomendar a sus hijas a dos parientes distintos. Ya no había medios ni condiciones para mantenerlos.

Suplicaron que nos mantuvieran juntas, recuerda Tatyana Kluge García, de 25 años. “Pero económicamente era imposible, la tía que mantenía a Angelika no tenía recursos para mantenernos a los dos”.

Ibídem.
Kipling: sueño y realidad del reino

Tatyana luego se fue a vivir con una abuela, pero no la mantuvo por mucho tiempo. Terminó en un orfanato y, afortunadamente, a los 8 años fue adoptada por una familia española de Girona (España).

¿En qué se basa la supervivencia? Por supuesto, en el nivel básico se trata de necesidades esenciales. En el momento más crítico de su historia, Tatyana y Angelika necesitaban un techo sobre sus cabezas y alguien que las cuidara. Y esto fue en detrimento de su unión. Entendemos esto, pero también entendemos su súplica para estar unidos. Porque el vínculo no es solo una cuestión sentimental. Pienso en muchos gemelos prematuros que, siendo abrazados, superan las criticidades de un parto cuesta arriba.

Y de hecho esa necesidad de estar juntas ha seguido siendo la necesidad de estas dos chicas que, mientras tanto, han vivido vidas separadas y muy distantes. Crecieron en diferentes países, España y Ucrania. De una vida compartida en el día a día pasaron a hablar diferentes idiomas, un obstáculo casi insalvable para el encuentro. Casi.

Encuéntrala en Facebook

 “Siempre dije que iría a Ucrania a buscarla”, dijo Tatyana. Como una buena adolescente, buscó cualquier rastro de su hermana en las redes sociales, incluso usando la red social rusa VK.

A dos mil kilómetros de distancia, en Ucrania, Angelika hacía lo mismo. Hasta que en 2019 se topó con un perfil de Facebook que mostraba a una chica en España y de inmediato tuvo la certeza de que había encontrado a Tatyana. «Sabía que era mi hermana«.

Ibídem.

Esto es exactamente lo contrario del Metaverso. Lo social se convierte en una oportunidad de un gran paso para la humanidad en la realidad. 

Y cuando estalló la guerra, la tecnología volvió a ser el elemento clave para ayudar a Angelika a escapar de Ucrania y encontrar hospitalidad en España con Tatyana.

San Lucas, el médico autor del tercer evangelio
Refugiada ucraniana.

Distancias a recorrer

Las dos hermanas habían comenzado a conocerse virtualmente, pero cuando Ucrania fue invadida y la guerra derivó en bombardeos masivos, se concretó la idea de que Angelika huyera a España. El encuentro real fue como un parto precipitado inducido por un tremendo conflicto.

Desde su casa en Girona, Tatyana ha seguido cada paso de la fuga de Angelika. Ella le compró un boleto de avión desde Varsovia, luchando con la cobertura telefónica intermitente y las barreras del idioma, para asegurarse de que su hermana tomara el vuelo. «Me estaba volviendo loca», recuerda Tatyana. «Ella nunca había tomado un vuelo, no sabía dónde dejar el equipaje ni cómo hacer el check-in».

Ibídem.

Las dos hermanas viven juntas en Girona desde hace un mes, la distancia física se ha desvanecido. Son 20 años de distancia por reconstruir que se traducen también en una gran distancia aún presente, la lengua.

Desde que Angelika llegó a España hace un mes, las dos hermanas viven juntas en el apartamento de Tatyana, utilizando gestos, un puñado de palabras aprendidas en sus respectivos idiomas y mucho traductor de Google para poder comunicarse.

Ibídem.

Ahora están cerca de reconquistar ese extraño territorio, el lenguaje, que es una frontera existente a pesar de tener la misma sangre. No, ciertamente no podemos decir gracias a la guerra. Pero se puede reiterar que justo cuando todo cae en el miedo vertiginoso de perder y morir, entonces se aclara la vista y se aclara la conciencia sobre lo que hay que salvar, o tratar de conservar.

Tags:
guerrahermanospobrezaucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.