Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 07 julio |
San Fermín
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Qué enseña la Iglesia sobre la difamación?

UPSET

Elena Dijour | Shutterstock

Philip Kosloski - publicado el 25/05/22

Por qué no criticar a los demás (sobre todo en público): la verdadera razón

La Iglesia católica defiende las enseñanzas de Jesucristo cuando se trata de difamación, buscando resaltar la dignidad de cada persona humana.

El Catecismo de la Iglesia Católica clasifica la difamación en el octavo mandamiento.

Los discípulos de Cristo se han “revestido del hombre nuevo, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Ef 4, 24).

“Desechando la mentira” (Ef 4, 25), deben “rechazar toda malicia y todo engaño, hipocresías, envidias y toda clase de maledicencias” (1 P 2, 1).

Falso testimonio y perjurio. Una afirmación contraria a la verdad posee una gravedad particular cuando se hace públicamente.

Ante un tribunal viene a ser un falso testimonio (cf Pr 19, 9). Cuando es pronunciada bajo juramento se trata de perjurio.

Estas maneras de obrar contribuyen a condenar a un inocente, a disculpar a un culpable o a aumentar la sanción en que ha incurrido el acusado (cf Pr 18, 5); comprometen gravemente el ejercicio de la justicia y la equidad de la sentencia pronunciada por los jueces.

Catecismo 2475-2476

Respetar la reputación

Este mandamiento de Dios abarca una amplia variedad de ofensas contra la persona humana. Busca que siempre se respete su reputación.

El respeto de la reputación de las personas prohíbe toda actitud y toda palabra susceptibles de causarles un daño injusto (cf CIC can. 220). Se hace culpable:

— de juicio temerario el que, incluso tácitamente, admite como verdadero, sin tener para ello fundamento suficiente, un defecto moral en el prójimo;

— de maledicencia el que, sin razón objetivamente válida, manifiesta los defectos y las faltas de otros a personas que los ignoran (cf Si 21, 28);

— de calumnia el que, mediante palabras contrarias a la verdad, daña la reputación de otros y da ocasión a juicios falsos respecto a ellos.

Siempre mejor en privado

Al mismo tiempo, como señala el Catecismo, puede haber una “razón objetivamente válida” para revelar públicamente las faltas de una persona.

Esto no es fácil de descifrar y, en la mayoría de los casos, no debemos señalar las fallas de otra persona públicamente.

Incluso el mismo Jesús nos pidió que resolviéramos la disputa en privado, antes de ir a los tribunales.

«Si tu hermano llega a pecar, vete y repréndele, a solas tú con él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano. Si no te escucha, toma todavía contigo uno o dos, para que todo asunto quede zanjado por la palabra de dos o tres testigos. Si les desoye a ellos, díselo a la comunidad».

Mateo 18,15-17

Sin embargo, incluso en este caso, Jesús sugiere que “vayamos a la Iglesia” en busca de ayuda para resolver un problema, en lugar de tratar de resolver el problema públicamente.

La difamación es un pecado grave, que va en contra de los mandamientos de Dios, pero la mejor manera de resolver tal conflicto es siempre en privado, lejos del ojo público.

Tags:
criticasjuiciojusticiamentiramoral
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.