Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 05 julio |
San Antonio María Zaccaria
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La respuesta a todas tus preguntas

Cristo Protetor de Encantado

Konce Agência - Gustavo Ghisleni

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/05/22

Jesús es sencillamente el camino que tengo que seguir para ser feliz

Jesús se define muchas veces en el Evangelio. Dice «yo soy» para que entienda quién es y lo que desea que yo sea.

Él es la luz, la puerta, la vid, es la verdad, la vida, el camino. Se define desde lo que es, desde su ser y desde su misión.

Es luz para mí que vivo en la oscuridad. Puerta por la que llego a la vida verdadera dejando de lado otras puertas posibles.

Es el pastor que guía mis pasos y sale a buscarme cuando me pierdo. La verdad que hace que no sean importantes las demás cosas.

Es la vida en abundancia cuando me siento muerto o derrotado y me falta la vida. Y es el camino.

Sí, Jesús es la respuesta a todas mis preguntas y dudas. Es la paz que calma mis miedos. Es el camino que tengo que seguir para ser feliz.

Seguir a Jesús tal y como soy

Jesús me invita a vivir según su imagen y yo deseo vivir a su modo. Quiero amar a su manera.

Y aun así Dios no quiere moldes, no quiere que pierda mi personalidad. No sueña con un ejército de clones, todos iguales, caminando a su encuentro sin personalidad propia.

No me pide una obediencia ciega. Sólo me pide que lo mire a los ojos y siga sus pasos. Su camino es mi camino.

Quiero hacerlo a su manera pero a mi modo, con mi acento, con mi originalidad. Tengo claro que seguir sus pasos no significa renunciar a lo que hay en mí, a lo más mío.

Jesús me ha hecho de una manera muy concreta y me ama como soy. Ha puesto en mi corazón ciertos talentos y pasiones, también algunas debilidades y carencias.

Ha despertado una vida original que brota de mi corazón herido.

¿Sé quién soy?

Sé que conocer mi camino no es tan sencillo. La búsqueda por saber cuál es el sentido de mi vida me acompañará toda la vida.

Pero para eso necesito hacer silencio y buscar en mi corazón la verdad oculta. Hacer esa introspección que tan complicado me parece.

Veo que hay tanta gente perdida que no sabe lo que quiere de su vida y no tiene claro hacia dónde va. ¿Lo tengo claro?

Miro en mi corazón esos anhelos que Dios un día sembró para recordarme que soy su propiedad, su hijo amado.

Estoy hecho a su medida y aun así tengo una forma original de amar, de darme, de vivir.

El Camino

Tengo claro que no podré hacerlo todo igual que Él. Soy torpe, fallo, me confundo. ¿Cuál es el sentido de mi vida? ¿Para qué vivo, para qué he nacido?

No es tan sencillo descubrirlo. La vida me va llevando por lugares por los que no quise ir. O tomé decisiones que pensé correctas y resultaron equivocadas.

Creo que tengo ciertas fortalezas y talentos. Pero veo defectos y carencias que me limitan.

Sé que tengo una fuerza interior que me guía por los caminos. Pero no sé bien cómo definirme. ¿Quién soy yo?

little-girl-sleeping.jpg
Te puede interesar:¿Sabes quién eres?

Quiero tener claro cuál es mi camino. Pero no quiero imponer a otros las mismas decisiones que yo he tomado. No juzgo sus caminos y tampoco condeno sus decisiones.

Quiero ser libre para caminar según el modo de Jesús pero a mi manera. No soy yo el camino. Cristo sí lo es.

Yo sólo sigo su camino, torpemente, confundiéndome a veces y regresando en otros momentos a la senda en la que Él me sostiene.

No soy sólo señalizador del camino para otros, como decía el padre José Kentenich:

«¡Cuán errado sería ser sólo señalizador en el camino!».

La misión de acompañar

WALK; TOGETHER; BEACH

Mi camino, el sentido de mi vida, es acompañar a otros en su propio camino, sostenerlos en sus decisiones, ayudarlos a elegir lo que les hace bien, lo que los construye por dentro.

Quiero levantar la mirada al cielo y confiar. En ocasiones la bruma del momento, la oscuridad, la tormenta pueden hacerme dudar.

Nunca va a ser todo pleno en el camino. Justo se trata de eso, de ir paso a paso, día a día, sin querer estar ya al final de este.

Y saber que de mi actitud depende todo lo que voy recorriendo. La actitud positiva, centrada en Jesús que le da sentido a todo lo que vivo.

Él sabe mejor que yo lo que me conviene. Sabe quién soy y hacia dónde han de ir mis pasos para que sea feliz.

Y cuando me confundo vuelve a buscarme para volver a reconducir mis pasos. No me quedo solo cuando me alejo.

Él me persigue porque quiere que sea fiel a lo que hay en mi interior. Mi vocación, mi ideal personal, esa impronta que ha dejado en mi alma. Su huella más profunda.

No sé lo que les conviene a otros. Sólo puedo aconsejar, mostrar la luz que es Jesús, indicar lo que yo creo que puede ser una respuesta.

Solo Jesús es la respuesta a todo

Jezus wyciąga rękę
Cristo está vivo y te tiende la mano

Pero no siempre sabré si todo va bien. No tendré las respuestas exactas. Ni podré aconsejar a todos lo mejor.

No sé si están equivocados, eso sólo lo sabe cada uno dentro de su alma. Yo no lo sé. No tengo nada más que intuiciones.

Quiero contar que Jesús es el camino. Que Él es la respuesta para los que están perdidos y sin ánimo.

Pero no puedo forzar a nadie a que siga sus pasos. No puedo hacer que hagan lo que yo hago.

No puedo abusar del poder que me regalan para hacerles un bien aunque ellos no me lo pidan.

Respeto con paz sus decisiones. Permanezco cerca, como Jesús al ver alejarse al que se pierde.

Sin exigir, sin condenar, sin juzgar. Sólo esperando con paz a que vuelva y recupere la paz perdida.

Tags:
identidadjesucristomisionpreguntasrespuestas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.