Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 05 julio |
San Antonio María Zaccaria
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

Las Edades del Hombre reivindica la evangelización de América

PLASENCIA

@Fundacion.Las.Edades

Vidal Arranz - publicado el 16/05/22

La XXVI edición lleva por título ‘Transitus’, se celebra en Plasencia, y propone una nueva experiencia de evangelización a través del arte

Las Edades del Hombre, el gran proyecto de la Iglesia española para impulsar el diálogo entre cultura y fe, alcanza su edición XXVI con una exposición en Plasencia, Transitus; que, entre otros temas, evoca y celebra el proceso del descubrimiento y la evangelización de América.

La exposición, como todas las que le han precedido, se apoya en el patrimonio artístico de las diócesis de la Iglesia católica – en este caso, fundamentalmente las extremeñas –; para trazar un recorrido en el que se combinan lo histórico y lo religioso, la belleza y la fe, la cultura y la pregunta por el misterio.

«El eje de la exposición es un proyecto evangelizador», explica el comisario Antonio Luis Galán. «Las piezas no se eligen sólo por su riqueza cultural, sino porque ayudan a contar el relato».

JESUS SALVADOR
Jesús Salvador
Domenikos Theotokopoulos, El Greco

En total, 180 piezas que podrán verse en las dos catedrales de la localidad cacereña. Entre ellas destacan, por citar sólo algunos ejemplos, dos pinturas de El Greco (Jesús Salvador y La coronación de la Virgen); una Piedad de Gregorio Fernández; el cuadro de Zurbarán Las tentaciones de San Jerónimo; el retablo de La Higuera de Luis de Morales o la Virgen del Sagrario, una escultura de madera del siglo XIII que es objeto de una gran devoción en Plasencia, la ciudad que acoge esta edición. 

Piezas de arte que sirven a un relato que en esta ocasión gira en torno a las distintas dimensiones del ‘tránsito’, organizadas a lo largo de siete capítulos y un epílogo. Una idea, la del tránsito, que encuentra firme apoyo en la realidad histórica de Plasencia, que no sólo acoge la exposición sino que la protagoniza.

PIEDAD
Piedad
Gregorio Fernández
Hacia 1620
Madera policromada
Real Monasterio de Santa Clara. MM. Clarisas. Carrión de los Condes (Palencia)

Así, Transitus nos habla de Plasencia como tierra de paso – la trashumancia de los ganados convertía Extremadura en lugar de comunicación entre el norte y el sur del país –; pero también como un lugar destacado en el que se realizó el gran cambio de época del paso de la Edad Media al humanismo; gracias al impulso de los Reyes Católicos, el Cardenal Cisneros, Carlos V y Felipe II.

Un tercer capítulo se dedica a las figuras destacadas de la propia diócesis y una cuarto aborda el tema central de la exposición: la historia de la salvación, que desarrolla el sentido teológico de la palabra tránsito. 

«El Dios bíblico no se ha quedado encerrado en los cielos. Se ha revelado y comunicado a los hombres desde la creación; eligiendo un pueblo a quien ha acompañado, transitando con él a lo largo de la historia», explica la guía de la mano. Y la expresión máxima de ese movimiento divino es el envío del Hijo encarnado «el cual, a través de los misterios de su vida, de tránsito en tránsito, ha ido realizando la salvación humana».

RETABLO
Retablo para la capilla de Ginés Martínez
Luis de Morales
1565-1566
Óleo sobre tabla
Iglesia parroquial de Santa Catalina. Higuera la Real (Badajoz)

Otro de los capítulos de la exposición se dedica al Concilio de Trento (1545-1563), que es presentado no sólo como un gran momento de afirmación de la Iglesia católica frente al protestantismo, sino como impulsor de la renovación espiritual.

«Trento no trataba sólo de rebatir las tesis protestantes, sino de mejorar la formación de los sacerdotes, mediante la creación de seminarios», explica Antonio Luis Galán. La reforma de la Iglesia había sido abanderada por las propias órdenes religiosas y fue impulsada desde sus instituciones. «La Iglesia ha vivido del Concilio de Trento hasta el Concilio Vaticano I (1869) y nos dio santos como San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús o Ignacio de Loyola».

Con todo, lo más original de esta edición quizás sea el protagonismo que adquiere el proyecto evangelizador americano, presente en otras ediciones en mayor o menor medida, pero aquí por primera vez protagonista.

SAN JERONIMO

Los dos capítulos que se dedican a la epopeya americana están ilustrados, como todos los demás, por obras de arte y objetos históricos de gran valor. En estos apartados aparecerán, por ejemplo, un óleo sobre la fundación de Trujillo en Venezuela, o una urna eucarística de México, entre otros muchos. 

Pero también encontrará el visitante abundantes ejemplos de los catecismos y libros de oración que manejaban los misioneros; en muchos casos escritos en lenguas indígenas para acercar el mensaje de Cristo a la población americana.

En estos capítulos aparecen también figuras clave como las de Bartolomé de las Casas, gran defensor de los indios; y el filósofo Francisco de Vitoria, quien, desde la Escuela de Salamanca, creó el fundamento de los derechos humanos, tal y como hoy en día es reconocido en todo el mundo.

«Francisco de Vitoria explicaba que, desde el derecho natural, ni el mismísimo Papa puede obligar a la gente a cambiar de religión», recuerda el comisario de la edición. Por ello, la labor de los misioneros debía basarse en la convicción y la persuasión.

El contacto con el nuevo mundo fue de ida y vuelta y de hecho Transitus muestra también cómo algunas de las devociones americanas llegaron a España de la mano de españoles que regresaban a su país. Es el caso de la devoción a El Cristo de la Encina, en el valle del Limari, de Chile, que está muy extendida, todavía hoy, en Extremadura; una de las zonas de España que aportó más recursos humanos a la aventura americana.

Todas las obras de Transitus se despliegan a lo largo de las dos catedrales de Plasencia, que son muestra, en sí mismas, de otro de esos tránsitos culturales a los que se refiere la exposición.

Y es que la catedral original tardorrománica fue progresivamente sustituida por otra renacentista; una obra de renovación que no llegó a completarse del todo, de modo que hoy ambas conviven separadas por un muro que las diferencia y protege.

No es menos aventura el proyecto en sí mismo de Las Edades del Hombre. Todo comenzó en 1988, en Valladolid, como iniciativa del inquieto sacerdote José Velicia y el reputado escritor católico José Jiménez Lozano. Ambos concibieron la idea – pronto respaldada por las diócesis de Castilla y León y por la administración regional – de lanzar a la sociedad un proyecto cultural que tendiera puentes entre los mundos del arte y la fe.

La primera gran exposición se organizó entonces, en la catedral de Valladolid, bajo el título El arte en la Iglesia de Castilla y León; y desde el principio se concibió como un proyecto evangelizador que buscaba difundir y realzar el rico patrimonio artístico eclesiástico de las nueve diócesis de esta comunidad. 

El éxito fue inmenso desde el principio – medido en número de visitantes y capacidad de atracción turística – y apenas ha decaído; lo que ha convertido a Las Edades del Hombre en la principal iniciativa cultural de raíz religiosa de España, y en una de las más importantes de Europa. 

CUSTODIA
Custodia procesional de la Colegial Insigne
Taller madrileño; José de Portillo (templete)
1605 (ostensorio); 1683 (templete)
Plata sobredorada (ostensorio); plata en su color y dorada sobre alma de madera (templete)
Colegiata de Nuestra Señora de la Candelaria. Zafra (Badajoz)

La edición de este año en Plasencia, la XXVI, se celebra por primera vez fuera de las tierras de Castilla y León donde nació este proyecto cultural. Con la única excepción de dos ediciones especiales de carácter internacional organizadas en Amberes y Nueva York. Pero hay una explicación para esta singularidad.

«Treinta parroquias de la diócesis de Plasencia pertenecen a Salamanca», explica el comisario de Transitus. Y es que los mapas territoriales de la administración política y la religiosa no siempre coinciden, lo que permite este tipo de interconexiones.

La exposición ha sido recibida en Extremadura como un gran acontecimiento, del que se espera que aporte miles de visitantes a su territorio; que no está precisamente escaso de alicientes culturales. Esa dimensión económica del fenómeno sin duda ha sido, y es, clave para que el proyecto pueda mantenerse. 

Pero en el corazón de todo anida otro propósito, que no es otro que acercar la Iglesia y su mensaje de salvación al mundo; y hacerlo, además, a través de su inmenso patrimonio artístico. Un patrimonio habitualmente desperdigado a través de diócesis, órdenes religiosas, templos y particulares; que, merced a estas grandes exposiciones, puede darse a conocer y lucir en su esplendor. 

Tags:
conquista de américaespañaturismo culturalturismo religioso
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.