Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 02 diciembre |
San Carlos de Foucauld
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Ángela Grassi: Poesía, fe y pedagogía

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
ANGELA GRASSI

Public domain

Sandra Ferrer - publicado el 07/05/22

El talento de Grassi traspasó fronteras y transmitió su mensaje de amor, defensa de las mujeres y fe a través de sus obras

El siglo XIX fue una época prolija en producción literaria femenina en España. A pesar de las dificultades, de vivir en una sociedad que relegaba a las mujeres al ámbito doméstico aceptando pocos roles en la vida pública, fueron muchas las que tomaron la pluma y desarrollaron su talento literario.

Muchas de ellas formaron parte del grupo de escritoras llamadas románticas. A través de las revistas literarias que se publicaron en la época, mostraron su genio con la pluma. En la belleza de sus versos, de sus narraciones o ensayos transmitieron sus sueños y su propia visión del mundo. Muchas de ellas, como Ángela Grassi, defendieron los valores tradicionales de la familia, a la vez que reivindicaban más libertad para las mujeres.

La historia de Ángela Grassi es la historia de un compromiso vital con la literatura. A través de las palabras reivindicó su fe, sus ideales, sus anhelos, y dejó hermosos textos para los amantes de la poesía y la narrativa.

El corazón de Ángela estuvo siempre dividido entre el amor a su patria natal, Italia, y el cariño incondicional a su patria de adopción, España. El 2 de agosto de 1823 nacía en la localidad italiana de Cremá, donde su madre, Lucía Techi, profundamente religiosa, estuvo a punto de hacerse monja.

Tras dejar el noviciado, se casó con un músico llamado Juan Grassi. Ángela era una niña de siete años cuando se trasladó con sus padres y su hermano a vivir a Barcelona donde su padre había sido contratado para tocar en el teatro de Santa Cruz.

Sus padres quisieron que Ángela recibiera una educación completa, algo muy poco habitual en el siglo que le tocó vivir. Además de los conocimientos musicales que recibió personalmente de su padre, quien le enseñó a tocar instrumentos como el arpa o el piano, Ángela aprendió varios idiomas como el francés y perfeccionó el italiano, su lengua natal, recibió lecciones de geografía, literatura, arte o retórica.

Consiguió también el título de maestra. Pero el destino le tenía deparada una carrera literaria exitosa que empezó con el estreno en el teatro de Santa Cruz de su obra dramática, Lealtad a un juramento, en 1842.

En 1857, tras la muerte de Lucía Techi, Ángela se trasladó a vivir a Madrid junto a su padre. Tal fue el impacto que produjo la muerte de su madre, que le dedicó estas hermosas palabras:

“Madre mía: Cualquiera que sea el talento del poeta, las páginas de sus poesías son siempre páginas arrancadas a la historia de su vida. En ellas están consignadas todas las palpitaciones de mi corazón, todos los sueños de mi mente. Tú has formado mi mente y mi corazón, y a ti te las consagro. He procurado no apartarme ni un solo día de las santas veredas que tu recorriste; he procurado no echar en olvido ninguno de tus dulces preceptos; preceptos encerrados en uno solo: amar y perdonar. […] Dios en infinitamente bueno y misericordioso y ¡alcanzan tanto los ruegos de una madre!”.

En Madrid conoció al periodista Vicente Cuenca, con quien se casaría en 1879. Un matrimonio que sería efímero por la prematura muerte de él en 1881, después de una larga etapa de lucha contra una frágil salud. A su lado estuvo siempre Ángela.

A mediados del siglo, ya formaba parte del grupo de escritoras que tenían presencia habitual en revistas y periódicos y se identificaban como románticas. Mujeres como Carolina Coronado, Robustiana Armiño o Josefa Massanés. Sus obras tuvieron siempre un objetivo, transmitir un mensaje, como La gota de agua o el Surtidor de perlas en las que destacaba la importancia de mantener férreos lazos familiares.

Muchas de sus poesías tenían temática religiosa, Confianza en Dios, A Jesús crucificado, La caridad y la fe, El triunfo de la Cruz…

A Dios

Dicen que es el amor grano de arena,
Que al leve soplo de la brisa gira,
Ola que al inundar la playa amena,
Sin dejar ni una huella se retira.

Juguete de cristal entre las manos
De niño por jugar siempre afanoso,
Y fuego fatuo de fulgores vanos
Que ilumina un osario tenebroso.

Esto dicen, mi Dios, mas no lo creo:
Oigo en el corazón voz melodiosa,
Que responde a esa voz del mundo ateo,
Y es tu eterna palabra misteriosa.

Es tu revelación… Tú que eres fuente
De amor inmenso, de sin par ternura,
Tú que abrasado por un fuego ardiente
El cáliz apuraste de amargura:

Tú, Dios de eterno amor, ¿pudiste acaso
Con el ser que es tu imagen en la tierra,
Ser de tu esencia celestial escalo
Su el cáliz leve de una flor lo encierra?

La Fe

Corriendo en alas de los raudos vientos
De región en región, de mundo en mundo,
Y arrastrando tras sí los elementos
Cual esclavos, la Industria peregrina
Va extendiendo su imperio, y tremebundo
El Orbe entero a su poder se inclina.
Humo es su incienso que a la luz da enojos.
Ronco mugir de máquinas gigantes
Sus vítores de gloria; sus despojos,
El espíritu humano,
Cual Sísifo enclavado a dura roca
Y avanza, avanza, prepotente y loca
Y en su delirio insano
Trueca en inmundo barro cuanto toca.
[…]
¡Oh; sacrosanta Fe!… ¡Legado hermoso
De un Dios que es todo amor!… ¡Áncora bella
De nuestra salvación!… Tú das reposo
Al que aquí espinas con su planta huella:
Tú al genio prepotente
Amparas con tu manto;
Por ti embriagados de entusiasmo santo…

Ángela utilizó su talento para defender la religión y las tradiciones, sin renunciar a reclamar derechos para las mujeres. En 1866 recibió un accésit de la Real Academia Española por Las riquezas del alma y en 1873 fue galardonada con el Premio Rodríguez Cao, por La gota de agua. Palmas y Laureles, escrito en 1876 se convirtió en manual de estudio obligatorio en las escuelas de la República de Venezuela.

Los personajes femeninos de las obras de Ángela Grassi defendían las estructuras tradicionales de la familia a la vez que reclamaba que terminaran las injusticias de la sociedad vertidas sobre ellas.

Ángela defendió la posibilidad de dedicarse a la vida profesional con su propio ejemplo. Además de escribir en distintas revistas como El Pensamiento o La Ilustración Católica, llegó a dirigir El correo de la Moda, publicación adquirida por su hermano Carlos en 1867. Este cargo lo mantendría hasta su muerte, acaecida en Madrid el 17 de septiembre de 1883.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.