Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Dar la bienvenida a un invitado: pequeños detalles que lo cambian todo

shutterstock_1197492814-1.jpg

goodluz | Shutterstock

Recibir a otros en casa es una oportunidad para vivir la acogida.

Mathilde De Robien - publicado el 26/04/22

No hay una única forma de recibir, así que ¡sé como eres! Sin embargo, hay una multitud de pequeños detalles que mostrarán a tu invitado que es valioso para ti

La recepción de un invitado es distinta según las personalidades y la historia de cada uno. Algunos planifican y congelan sus platos con anticipación para estar 100% disponibles para su invitado cuando otros prefieren involucrar a su anfitrión en la preparación de la comida para que sea un momento de complicidad. Unos esperan, impacientes, en el umbral de la puerta, mientras otros, en los últimos preparativos, lanzan un generoso «Pasa, pasa» teniendo cuidado de dejar la puerta abierta de par en par. En definitiva, “no hay una única manera de abrirle la puerta a tu familia o a tu amigo”, resume Olivia de Fournas en su bonito libro Donner une âme a sa maison (Dar alma a su casa) publicado recientemente por Mame.

“En el Evangelio, Marta sale al encuentro de Jesús, mientras su hermana se prepara, sentada en silencio en la casa. Ambas lo esperan con todo su ser, pero de manera diferente. La hospitalidad sigue siendo un equilibrio entre el hacer (Marta) y el ser (María)”. Si este equilibrio es único para todos, Olivia de Fournas ofrece, sin embargo, algunas ideas que son a la vez prácticas y espirituales para insuflar un alma en su casa y sublimar su sentido de la hospitalidad. Aquí tienes algunos de ellos, extraídos de su preciada obra, que te convertirán en el más atento de los amos de la casa.

Antes de la llegada del invitado

Cuanto más personalizada sea la bienvenida, más se conmoverá a su invitado. Trate de recordar cuáles son sus gustos. ¿Cómo le gusta que le hagan la cama, apretada o no? ¿Cuál es su plato favorito? ¿Su estilo de música? Olivia de Fournas recuerda a su abuela, reina de la hospitalidad, que la recibió con su postre favorito: “Pensó en mí, recordó lo que me gustaba y se tomó su tiempo para hacerlo. Ya no era un niño entre muchos otros: una persona adulta me individualizó”.

Piensa cómo le gusta que esté la cama, la mesilla de noche, la persiana, la luz…

Intenta adivinar sus deseos, sus necesidades: ¿qué querrá? ¿Naturaleza, cultura o descanso? ¿En qué estado de ánimo viene? ¿Trabajar, reír o consolarse?

No olvides enviarle indicaciones precisas de cómo llegar a tu domicilio. Siempre es mejor tener la dirección correcta, el código correcto, en lugar de explicaciones vagas como: “¡Es la casa blanca a la vuelta de la esquina!”. (Siempre hay muchas esquinas y muchas casas blancas).

Y si tu invitado se queda a dormir, es buena idea preparar su habitación. Es una forma de demostrarle que lo estabas esperando. ¿Por qué no poner allí un ramo de flores, una hoja de papel con el código wifi o una Biblia?

En el momento de su llegada

Cuando tu invitado esté a punto de llegar, ¡atento! El sonido del timbre, tu celular. Tocar el timbre varias veces o perderse en el barrio no es la mejor forma de empezar.

¿Por qué, como la mezuzá judía, no colocas inmediatamente a tu visitante bajo la protección de Dios tan pronto como llega? Con un icono, una cruz, una corona de Adviento o un árbol de Pascua según el calendario, colocado en la puerta o en la entrada.

Si es posible, ¡prepárate! Una mesa puesta, la comida preparada, la cama hecha son todas formas de demostrar que está cuidando a su invitado. Y cuando llegue, se sentirá más bienvenido si estás en la puerta o si la puerta está abierta. Detalles sencillos, pero que demuestren tu cariño o tu amistad. Ten en cuenta las representaciones de la Visitación: la acogida dada a María por su prima Isabel, aureolada de dulzura, ternura y alegría, es un modelo en este sentido.

«La Visitación» pintada por Rafael

Más prosaicamente, también implica tomarle el abrigo y mostrarle un lugar para poner sus pertenencias. “Cada atención, por pequeña que sea, demuestra al huésped cuánto significa para la persona que lo invita”, subraya Olivia de Fournas. Finalmente, no hay “pequeña” atención. Si hace frío, deslizar una bolsa de agua caliente en la cama es la atención más delicada.

En el momento de su partida

En algunos países es costumbre dar la bendición a quien se marcha.

Hubo un tiempo en que era costumbre bendecir a un visitante cuando se iba. ¿Por qué no adoptar esta antigua tradición diciendo “Dios te bendiga” al despedirte? Otro detalle agradable es ofrecerle un pequeño obsequio cuando se vaya: flores o verduras de la huerta, un dibujo infantil, una chuchería más personalizada… Por último, ¿no es el mejor regalo rezar por él durante los días siguientes a su partida ? ¿Y poner en las manos del Señor los proyectos, las penas o los deseos que tu huésped te hubiera confiado?

Tags:
acogidaamabilidaddecoraciónfamiliahogar
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.