Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

¿Cuáles son las razones por las que Rusia invadió a Ucrania?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
shutterstock_2149427793-1.jpg

Shutterstock

Stop War

Salvador Aragonés - publicado el 26/04/22

El Vaticano cancela un segundo encuentro entre el papa Francisco y el patriarca Kirill de Rusia 

De la guerra se ha hablado mucho, pero también se han dicho muchas mentiras, fake news, que han invadido y contaminado casi toda la información. Sin embargo, pienso que ha faltado una visión de conjunto. ¿Por qué Rusia invadió a Ucrania? 

Ucrania ha sufrido mucho a causa de los rusos, siempre superiores y con una superioridad histórica, especialmente desde Iván IV el Terrible, Zar de Rusia. Sufrió bajo el totalitarismo de Stalin cuando murieron unos 8.000 ucranianos de hambre por querer este colectivizar las tierras, y vender el grano que producía en grandes cantidades al extranjero para conseguir divisas (Rusia negó siempre la hambruna llamada Holodomor).

Sin embargo, muerto Stalin, Kruschev “regaló” Crimea a Ucrania, el año 1954, para conmemorar el 300 aniversario de la adhesión de Ucrania a Rusia. Kruschev no podía sospechar que Ucrania podía separarse de Rusia.

Ucrania ha sido un país con fronteras inestables, y fundador de la Unión Soviética. Es más, el antiguo territorio de Rus de Kíev (conocido ya el año 862, se considera el núcleo fundador de Rusia). Pero no pocos historiadores creen que el Rus tenía su origen en un pueblo escandinavo. 

Al pasar los siglos, grupos de ucranianos no estaban a gusto ni con Rusia ni con la Unión Soviética. Los gobiernos de Ucrania, disuelta la URSS, empezaron a enfrentarse a Rusia cansados de la opresión a la que se sentían sometidos por Rusia y por los presidentes prorrusos, como Viktor Yanukovich (ruso-hablante), exiliado hoy en Rusia y echado por el pueblo en las revueltas de la plaza de Madian contra su gobierno.  

La presencia de rusos en el este de Ucrania (Donbass) era importante, y la lengua rusa se iba imponiendo frente al idioma ucraniano, que son semejantes. Cuando llegaron los nacionalistas ucranianos al poder, después de derribar a Yanukovich, impusieron como lengua única el ucraniano en todo el país, quedando así relegado el ruso. Esto provocó las protestas de los rusos del Donbass, e inquietó a Moscú. El Batallón de Azov, formado por nazis, muchos de ellos mercenarios, acabó con la paciencia de Putin.

Sin embargo, el problema central que ha hecho que Rusia invadiera Ucrania ha sido la decisión de los gobiernos de Ucrania de integrarse en la Unión Europea y en la OTAN.

Rusia quería un cojín entre los países de la OTAN y su territorio, al estilo de Bielorrusia, Kazajistán, Osetia, Armenia, etc. Ucrania estaba excluida de la OTAN, hasta que su gobierno pidió entrar en ella. 

Rusia, a pesar de su inmenso territorio, tiene pocas aperturas al mar y océanos. Sus únicas salidas son: el Mar Negro, el Báltico –a través del enclave de Kaliningrado–, el Océano Ártico –gran parte del año helado—y el Océano Pacifico por Vladivostok, que queda lejísimos de Moscú. 

Rusia nunca se ha fiado de los europeos, y viceversa. Ni Europa ni Rusia han querido o sabido establecer lazos amistosos y duraderos a lo largo de la historia. Cuando se descompuso la Unión Soviética hubo conversaciones entre Washington y Moscú, con Gorbachov al frente del Kremlin y con Clinton y Bush en la Casa Blanca. En las conversaciones –que no acabaron en ningún acuerdo escrito—se recogen algunos apuntes en los que se señala que la OTAN no se ampliaría hacia el Este.

A pesar de esto, han entrado en la Alianza Atlántica países ex comunistas como: Polonia, Hungría, Chequia, Eslovaquia, Letonia, Estonia, Lituania, Bulgaria y Rumanía, además de la Alemania del Este (RDA). Todos presionaron para ingresar en la OTAN e independizarse de Rusia. La extensión de la OTAN ha ido hasta las fronteras rusas. Rusia teme por su seguridad. El caso es que son estos países los que presionaron fuertemente para entrar en la OTAN y deshacerse así del control de Rusia, tras pasar más de 40 años bajo los soviets. Aquí no hemos contado a los países comunistas de la antigua Yugoslavia, como Croacia, Eslovenia y Macedonia. 

A pesar y por encima de todo está el derecho internacional que impide que un país invada a otro, provoque decenas de miles de muertos y destruya las principales ciudades del país invadido.

El nacionalismo y la aversión a Rusia se fue desarrollando también en las respectivas iglesias ortodoxas nacionales, antes dominadas por la Rusia Soviética (URSS): el Kremlin y los gobiernos comunistas nombraban y deponían a patriarcas, obispos y sacerdotes, si no estaban en su línea. Así se llegó, hace dos años, a la ruptura entre los patriarcados de Moscú y de Constantinopla: fue un auténtico cisma dentro de la Ortodoxia, y en Ucrania la iglesia ortodoxa se dividió en dos, a favor del Patriarcado de Moscú y a favor del de Constantinopla. Fue lo que abrió el camino hacia una mayor independencia nacional sin el tutelaje del Patriarcado de Moscú.

¿Podrán un día Rusia y Europa entenderse y vivir en paz? Hoy este tema parece una utopía.

El papa Francisco no quiere romper sus relaciones con el pueblo ruso ni con el Patriarcado de Rusia. Hablaron durante la guerra por videoconferencia, y después, con motivo de la Pascua Ortodoxa envió un saludo al patriarca Kirill, en el que decía, entre otras cosas: “»¡Querido hermano! Que el Espíritu Santo transforme nuestros corazones y nos convierta en verdaderos artífices de la paz, especialmente para la Ucrania desgarrada por la guerra, para que el gran paso pascual de la muerte a la nueva vida en Cristo sea una realidad para el pueblo ucraniano, que anhela un nuevo amanecer que ponga fin a la oscuridad de la guerra”. 

Pues una cosa es el ecumenismo entre los cristianos, todos hermanos en Jesucristo, y otra las decisiones de los gobiernos en la guerra y en la paz. Este saludo también fue enviado a los otros patriarcas y fue publicada en la web oficial del Patriarcado de Rusia: Patriarchia.ru

Por otro lado, lamenta el papa Francisco “haber tenido que cancelar” el segundo encuentro con el Patriarca Kirill, previsto para el mes de junio próximo en Jerusalén. El primero se celberó en Cuba en 2016. Según declaró el Papa al diario argentino La Nación: “Lamento que el Vaticano haya tenido que cancelar un segundo encuentro con el Patriarca Kirill, que teníamos previsto para junio en Jerusalén. Pero nuestra diplomacia consideró que un encuentro entre nosotros en este momento podría traer mucha confusión”.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
guerrarusiaucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.