Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Oraciones de la infancia que te devuelven a Dios

YOUNG GIRL,PRAYING,CHURCH PEW

Anna Nahabed | Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 24/04/22

En misa recordé mi Primera Comunión y recé: “Mil y mil veces bienvenido mi querido Jesús. Tú ahora estás en mi pobre corazón. Lo has llenado de alegrías, y soy muy feliz".

Hoy desde que desperté me he reencontrado con el pequeño Claudio, el niño que una vez fui, cuando el mundo era un lugar puro y simple, cuando lo que más anhelaba era estar con Jesús. Cuando estudiaba con las monjas franciscanas en el colegio Paulino de San José.

Por algún motivo el buen Dios me ha concedido esta gracia. Verme niño, inocente, confiando plenamente en su amor de Padre.

Sabía que algo especial me esperaba en el viejo librero y allí me fui a buscar quién sabe qué. No demoré en hallar un libro pequeño, algo gastado titulado: Mi pequeño corazón reza.

Fue publicado en 1953 y desde que me lo obsequió la hermana Ávila, nunca me he separado de él.

Le conté a mi esposa: “Mira lo que hallé, el librito de mi primera comunión”. Lo abrí para encontrar los recuerdos.

Recuerdos luminosos de la Primera Comunión

El pequeño Claudio, saliendo de la capilla, pantalones cortos y una gran emoción en el corazón y el alma. Llevaba por primera vez a mi Señor, como un Sagrario vivo.

Aquella mañana soleada recibí mi primera comunión. Iba feliz, con mi librito en la mano. El mundo y el cielo me pertenecían. No necesitaba más.

Deseaba que esta sensación, el amor que me inundaba el alma de niño, fuese eterna.

En la página 31 hay una postal hermosa de un cuarto infantil. Una cama pequeña, bien aseada, una cruz en la pared, un cuadro del Sagrado Corazón de Jesús. Y el texto dice:

“El Cuarto de un niño católico. ¿Tu cuarto se parece al cuarto de un niño católico? ¿Tu cuarto tiene un crucifijo en la pared? ¿Tienes agua bendita en tu cuarto? ¿Tienes alguna santa imagen en la pared? ¿Tienes un pequeño altar para rezar? ¿Mantienes tu cuarto ordenado y limpio?”.

Oraciones sencillas

Llevé mi libro como aquel primer día a Misa y en el camino recé:

“Buen san José…

Enséñame a no tener miedo del trabajo.
Enséñame a ser honesto.
Enséñame a ser amable con el pobre.
Enséñame a amar a Jesús y a María.
Buen san José, bendice mi hogar”.

La Misa fue particularmente hermosa. Antes de la comunión busqué mi librito y recé con esta plegaria:

“Justo ahora, en el altar
el pan y el vino fueron cambiados
en el cuerpo y la sangre de Cristo.
Mi Jesús, yo creo esto con todo mi corazón.
Creo en Dios, el Padre Todopoderoso;
yo creo que tú eres el hijo de Dios.
Creo en el Espíritu Santo.

Creo en estas verdades porque Tú nos las dijiste.

Y tus palabras son verdad”.

Catholic priest giving a little boy a Holy Communion

Luego de una comunión tan esperada y deseada, me arrodillé para adorarlo y decirle que lo amaba.

“Mil y mil veces bienvenido
mi querido Jesús.
Tú ahora estás en mi pobre corazón.
Lo has llenado de alegrías,
y soy muy feliz.
Quédate en mi corazón.
Haz mi corazón tuyo
por siempre y para siempre”.

Jesús y yo juntos de nuevo

“Ya lo noté”, me dijo mi esposa cuando salimos de Misa. “Algo especial ha ocurrido hoy”.
“Sí”, le respondí ilusionado.

Éramos de nuevo, Jesús y yo, los grandes amigos, los amigos de la infancia, dispuestos a ir por el mundo llevando su Amor.

Vayamos juntos amable lector, a ver a Jesús en el Sagrario, con el corazón de un niño, para acompañarlo y decirle que le amamos.

Fragmento del Devocionario Eucarísticode Claudio de Castro con una reflexión relacionada con la Eucaristía para cada día del año, que se lanza hoy Domingo de la Divina Misericordia.

Tags:
comuniondiosinfanciamisaniñosoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.