Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 08 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Santos que eran «desertores»

SAINTS

Shutterstock

Meg Hunter-Kilmer - publicado el 21/04/22

En momentos de nuestras vidas en que nos hemos decepcionado a nosotros mismos y a aquellos que esperaban vernos triunfar, estos santos pueden recordarnos nuestra verdadera meta

En la vida, vemos triunfo tras triunfo y también amargas derrotas, una tras otra. Hay caídas catastróficas y pérdidas impactantes.

Mientras oramos por las personas decepcionadas y reflexionamos sobre los momentos de nuestras vidas en los que nosotros también nos hemos decepcionado a nosotros mismos y a aquellos que esperaban vernos triunfar, miremos a los santos que renunciaron, que dejaron atrás metas de fama, fortuna o éxito (ya sea de buena gana o de mala gana) y encontraron la gloria en Jesús en su lugar.

Beato Takayama Ukon (1552-1615)

Renunció para proteger a su pueblo. Nacido en una familia de samuráis cristianos en Japón, Ukon era el señor feudal de un gran grupo de siervos, muchos miles de los cuales se convirtieron al cristianismo.

Cuando el cristianismo se declaró ilegal en Japón, Ukon podría haber elegido liderar a sus miles de guerreros contra el shogun.

En cambio, renunció a su posición como señor samurái y eligió guiar a su pueblo a través de la persecución.

Se convirtió en poeta y maestro de la ceremonia del té en lugar de guerrero, a pesar de la reputación de cobarde que se ganó.

Finalmente, llevó a su pueblo al exilio en Filipinas, pero contrajo una enfermedad en el viaje que lo mató seis semanas después de su llegada. No había salvado ni su vida ni su reputación, pero aseguró su alma.

San Bernardo de Corleone (1603-1667)

WEB-SAINT-JAN 12-BERNARD OF CORLEONE Public Domain

Renunció no porque perdió sino porque ganó. Bernardo, hijo de un zapatero siciliano, era generalmente un buen cristiano, excepto cuando su temperamento se encendía.

El joven conocido como el mayor espada de Sicilia era propenso a los excesos.

En uno de esos momentos, estaba en un duelo e hirió a un oponente tan gravemente que el hombre luego perdió el brazo.

Bernardo quedó devastado y comenzó a reformarse, convirtiéndose eventualmente en un fraile capuchino.

El gallardo duelista dejó atrás la capa y la espada y se convirtió en un hombre sencillo y humilde que obedientemente pasaba sus días como cocinero y enfermero.

San Alfonso María de Ligorio (1696-1787)

San Alfonso María de Ligorio

Renunció después de que una derrota le mostró que su naturaleza competitiva era un peligro para su alma.

El padre de Alfonso, Giuseppe, estaba disgustado con su hijo pequeño, débil y asmático, y lo ridiculizó durante toda su vida.

Giuseppe preparó a su hijo para que fuera abogado, una vocación en la que Alfonso tuvo un gran éxito y no perdió un solo caso en sus primeros ocho años.

Cuando cometió un error crítico y perdió un caso, Alfonso se estremeció y de repente se dio cuenta del peligro en el que estaba su alma, hinchada como estaba de orgullo.

Para disgusto de su padre, Alfonso decidió dejar atrás el ejercicio de la abogacía para dedicarse al sacerdocio. ¿La respuesta de Alfonso? “No tengo más padre que Dios”.

Giuseppe luego trató de administrar la carrera eclesiástica de Alfonso y continuó frustrado por el deseo de su hijo de ser manso y pobre, pero Alfonso buscó la santidad y la encontró, a pesar de la resistencia de su padre.

San Gyavira (1869-1886)

Dejó de seguir el sueño de su padre para seguir a Jesús. Gyavira era un niño ugandés criado por su padre, el jefe, para ser sacerdote del dios leopardo Mayanja.

Pero Gyavira fue llamado a la corte de la kabaka. Allí los otros pajes mantuvieron su distancia, temerosos de su asociación con el santuario de Mayanja.

San Carlos Lwanga no tenía miedo. Él y los pajes católicos se hicieron amigos del joven solitario, y a través de su amistad lo llamaron a la santidad.

Cuando Lwanga comenzó a contarle a Gyavira acerca de Jesús, él escuchó debido a su amistad.

Pero Lwanga también había planeado servir a otro dios y había dejado atrás sus planes para seguir al Dios verdadero.

Entendió el costo del discipulado para Gyavira, quien había sido criado para esperar mujeres y riquezas debido a su papel como sacerdote pagano.

Gradualmente, Gyavira llegó a abrazar la fe, a pesar de la ira de su padre.

Aunque lo convirtió en un paria de su clan, Gyavira quemó todos los instrumentos de brujería que poseía y comenzó a prepararse para el bautismo.

Finalmente, fue bautizado en prisión justo antes de ser martirizado junto a Lwanga.

Santa Teresa de Calcuta (1910-1997)

MATKA TERESA Z KALKUTY

Renunció a su orden religiosa (después de los votos perpetuos) para seguir un llamado de Dios.

Nacida en una familia albanesa en Macedonia del Norte, Teresa ingresó en una orden irlandesa y fue enviada a la India para servir.

Sirvió con las Hermanas de Loreto durante casi dos décadas antes de sentir un llamado de Dios para servir a los más pobres de los pobres en una nueva orden religiosa.

A pesar del estigma en contra de dejar una orden religiosa después de hacer los votos perpetuos, la Madre Teresa siguió.

Tuvo que presionar su orden durante un año y medio para obtener el permiso de salida. Finalmente pudo (con la aprobación de la Iglesia), aunque probablemente con la desaprobación de muchas personas) dejar a las Hermanas de Loreto y fundar las Misioneras de la Caridad.

Su orden tenía más de 4000 Hermanas en el momento de la muerte de la Madre Teresa. Aquí algunas de sus frases, que expresan su sabiduría, que ha inspirado a millones.

Tags:
cambiofracasosantosteresa de calcuta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.