Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 02 diciembre |
San Carlos de Foucauld
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

«Creían que les íbamos a quitar a la niña»: Carlota acoge a una familia ucraniana

REFUGEES

Cortesía

En la playa, escribieron "Ucraine" y un corazón en señlal de acogida.

Mar Dorrio - publicado el 17/04/22

Carlota Manrique se lio la manta a la cabeza y desde Santiago de Compostela fue a buscar a una familia de refugiados. Este es su testimonio conmovedor.

Cuando nos encontramos ante una gran tragedia, la conciencia nos despierta la necesidad de aportar algunos gramos de bondad, por muy insignificantes o inútiles que puedan parecer frente a la avalancha del drama.

En ocasiones, el aguijón de la conciencia no consigue infiltrar la poción de la acción, la decisión y la valentía más que unos minutos. Un sentimiento tan intenso como fugaz que, una vez superado, deja una resaca de tristeza sorda. Pero, cuando la poción de valentía y decisión arraiga en el alma de ciertas personas, nos encontramos con momentos épicos que llenan nuestra normalidad de historias extraordinarias. 

Los martes y jueves, a las 9 de la mañana, me da clase de Pilates una de esas almas: Carlota Manrique, una mujer imparable y comprometida. Ella, desde el minuto cero de la invasión de Ucrania, sabía que “no hacer nada” no era una opción. Podía esconderse detrás de lo mal que lo habían pasado los gimnasios durante la pandemia, podía pensar que prestar ayuda era desatender a su propia familia… Podía, pero no. Y aquí os hago spoiler: su hija no puede estar más feliz y orgullosa de la decisión de su madre.

Se puso en contacto con una asociación para ofrecerles un piso, su segunda residencia, situada en la costa gallega. Allí podía acoger a cuatro personas. La asociación le asignó a una de las familias que necesitaban ayuda: dos mujeres adultas y una niña pequeña. Pero le pidieron que fuera a recogerlas a Valencia, porque era la única familia que iba hacia el norte. Y, con la misma diligencia y ausencia de pereza que transmite haciendo sentadillas, se puso manos a la obra. ¿Hay que ir a Valencia? Pues se va: ¡chispum!

Esta expresión la puedes encontrar en las paredes de su gimnasio.El tema económico lo resolvieron entre varias amigas, alumnas, familiares de amigas, etc. El que más y el que menos colaboró para sufragar los gastos del viaje. Volaron Santiago-Valencia, y allí, en el propio aeropuerto, alquilaron una furgoneta de 7 plazas para volver. 

Los primeros momentos fueron muy duros, nos cuenta Carlota. «Venían de haber visto, vivido, situaciones atroces. Tenían miedo de que les quitasen a la niña. No querían irse con nosotras a Galicia. Les dio una crisis de ansiedad…».

«Con la ayuda del traductor de Google intentamos transmitirles la calma, la seguridad y la paz que el horror de la guerra les había quitado».

REFUGEES
Esto es lo que llevaban tras escapar de la guerra.

«Llevaban 60 horas de viaje: de un búnker a la frontera, de allí a España. Comiendo frugalmente, con mucho frío, sin ducharse y en malas condiciones. La niña se nos puso malita en el coche. Vomitaba y, lo que más me llamó la atención, es que se quedaba callada. Jamás protestaba: estaba como un robot, en estado de shock. Les propusimos parar y llevarla al médico, pero no querían parar. No estaban tranquilas y no se fiaban de nosotras: les habían dicho que España era un país con edificios muy altos, y transitar por las autopistas vacías de casas y sin apenas luces no les daba ninguna garantía de estar a salvo.»

«Llegamos al nuestro destino a las cuatro de la mañana y se relajaron un poco. Pero, al día siguiente, cuando por fin se creyeron que sólo queríamos ayudarles, les cambió la cara: supieron que iban a estar bien.»

La acogida de la gente del pueblo

«El recibimiento de la gente del pueblo fue y sigue siendo magnífico: un restaurante de la zona les da de comer hasta que se asienten, unas personas se ocupan de la compra, etc. Con un poquito de buena intención que ponga cada uno, movemos montañas.«

Así terminaba mi conversación con Carlota Manrique. Y yo te doy toda la razón, profe. Pero también te digo que, en la vida como en la clase de Pilates, necesitamos ver a alguien hacer el ejercicio para poder repetirlo. Sigue delante del espejo dándonos ejemplo.

¿Te marcas un Carlota Manrique? Why not?

Tags:
guerrasolidaridaducrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.