Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 26 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Las palabras de Santa Teresa sobre la pasión de Cristo

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
SAINT TERESA OF AVILA

Public domain

Sandra Ferrer - publicado el 14/04/22

Rescatamos los pensamientos más hermosos de la Santa de Ávila sobre la Semana Santa

Santa Teresa de Jesús nos ha dejado una extensa obra mística que la ha convertido en una de las autoras más prolíficas del Siglo de Oro. Su piedad, su fe, su profundo amor a Dios lo transmitió a través de una pluma excepcional.

A través de sus hermosas palabras, la Doctora de la Iglesia nos habla de muchos aspectos de la vida religiosa. La Semana Santa, la Pasión de Cristo, uno de los momentos clave para todos los cristianos, fue para Santa Teresa objeto de inspiración de alguno de sus más hermosos textos. A través de ellos nos invita a la reflexión sobre la muerte de Jesús y el profundo significado de la Semana Santa. 

En el Libro de la Vida nos habla de su conexión con el Cristo Crucificado: 

“Acaecióme que, entrando un día en el oratorio, vi una imagen que habían traído allá a guardar, que se había buscado para cierta fiesta que se hacía en casa. Era de Cristo muy llagado y tan devota que, en mirándola, toda me turbó de verle tal, porque representaba bien lo que pasó por nosotros. Fue tanto lo que sentí de lo mal que había agradecido aquellas llagas, que el corazón me parece se me partía, y arrojéme hacia Él con grandísimo derramamiento de lágrimas, suplicándole me fortaleciese ya de una vez para no ofenderle”.

Santa Teresa sintió en su corazón todos y cada uno de los momentos de duro tránsito de Jesús, empezando por los angustiosos instantes en el Huerto de los Olivos. 

“En especial me hallaba muy bien en la oración del Huerto. Allí era mi acompañarle. Pensaba en aquel sudor y aflicción que allí había tenido, si podía. Deseaba limpiarle aquel tan penoso sudor. Mas acuérdome que jamás osaba determinarme a hacerlo, como se me representaban mis pecados tan graves. Estábame allí lo más que me dejaban mis pensamientos con Él, porque eran muchos los que me atormentaban. Muchos años, las más noches antes que me durmiese, cuando para dormir me encomendaba a Dios, siempre pensaba un poco en este paso de la oración del Huerto, aun desde que no era monja, porque me dijeron se ganaban muchos perdones. Y tengo para mí que por aquí ganó muy mucho mi alma, porque comencé a tener oración sin saber qué era, y ya la costumbre tan ordinaria me hacía no dejar esto, como el no dejar de santiguarme para dormir.”

La Pasión de Cristo debe ser para los cristianos ejemplo de sufrimiento, de resignación. Así nos lo explica en Camino de Perfección

“Si estáis con trabajos o triste, miradle camino del huerto: ¡qué aflicción tan grande llevaba en su alma, pues con ser el mismo sufrimiento la dice y se queja de ella! O miradle atado a la columna, lleno de dolores, todas sus carnes hechas pedazos por lo mucho que os ama; tanto padecer, perseguido de unos, escupido de otros, negado de sus amigos, desamparado de ellos, sin nadie que vuelva por Él, helado de frío, puesto en tanta soledad, que el uno con el otro os podéis consolar. O miradle cargado con la cruz, que aun no le dejaban hartar de huelgo. Miraros ha Él con unos ojos tan hermosos y piadosos, llenos de lágrimas, y olvidará sus dolores por consolar los vuestros, solo porque os vayáis vos con Él a consolar y volváis la cabeza a mirarle.”

Tras la crucifixión, la Resurrección es el momento más sublime de la Semana Santa, el momento de la esperanza para toda la humanidad: 

“Si estáis alegre, miradle resucitado; que solo imaginar cómo salió del sepulcro os alegrará. Mas ¡con qué claridad y con qué hermosura! ¡Con qué majestad, qué victorioso, qué alegre! Como quien tan bien salió de la batalla adonde ha ganado un tan gran reino, que todo le quiere para vos, y a sí con él. Pues ¿es mucho que a quien tanto os da volváis una vez los ojos a mirarle?”

La Cruz fue para Santa Teresa lugar de libertad, de vida, de amor. E inspiración para algunos de los versos más conmovedores que escribió a lo largo de su existencia. 

En la cruz está la vida
y el consuelo,
y ella sola es el camino
para el cielo.

En la cruz está «el Señor
de cielo y tierra»,
y el gozar de mucha paz,
aunque haya guerra.

Todos los males destierra
en este suelo,
y ella sola es el camino
para el cielo.

De la cruz dice la Esposa
a su Querido
que es una «palma preciosa»
donde ha subido,

y su fruto le ha sabido
a Dios del cielo,
y ella sola es el camino
para el cielo.

Es una «oliva preciosa»
la santa cruz
que con su aceite nos unta
y nos da luz.

Alma mía, toma la cruz
con gran consuelo,
que ella sola es el camino
para el cielo.

Es la cruz el «árbol verde
y deseado»
de la Esposa, que a su sombra
se ha sentado

para gozar de su Amado,
el Rey del cielo,
y ella sola es el camino
para el cielo.

El alma que a Dios está
toda rendida,
y muy de veras del mundo
desasida,

la cruz le es «árbol de vida»
y de consuelo,
y un camino deleitoso
para el cielo.

Después que se puso en cruz
el Salvador,
en la cruz está «la gloria
y el honor»,

y en el padecer dolor
vida y consuelo,
y el camino más seguro
para el cielo.

Todas estas palabras inspiraron la piedad de muchas personas a lo largo y ancho del planeta. Y fueron el punto de partida para la creación de algunas de las obras de arte más sublimes de la historia. 

Alonso Cano realizó en 1629 un lienzo titulado Aparición de Cristo crucificado a santa Teresa de Jesús. En la obra custodiada por el Museo del Prado, Cano honró la memoria de la santa como escritora y como mujer de profunda fe, pues aparece escribiendo mientras experimenta una visión de Jesús.

El mismo año realizó otra obra pareja con la anterior, Aparición de Cristo Salvador a santa Teresa de Jesús, en el que Santa Teresa alza los brazos a Jesús resucitado. 

Santa Teresa de Jesús nos inspira para sumergirnos en los momentos más trascendentales de la vida de Jesús y de la piedad cristiana. Nos enseña a acompañarlo en la cruz, en el dolor y en la redención. 

“Mirad lo que le costó a nuestro Esposo el amor que nos tuvo que, por librarnos de la muerte, la murió tan penosa como muerte de cruz”

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
españaliteraturapasión de CristoTeresa de Ávila
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.