Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 01 diciembre |
San Carlos de Foucauld
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Superar nuestro orgullo, un reto importante en la vida

WEB3-MAN-SELF-PROUD-shutterstock_450448375-Luis Molinero-AI

Shutterstock-Luis Molinero

El, orgulloso solo se presta atención a sí mismo.

Guillermo Dellamary - publicado el 12/04/22

Decía el santo Cura de Ars: "El orgulloso no rebaja a los demás sin elevarse a sí mismo". ¿Cómo remediar este defecto?

Decía en una de sus homilías el Santo Cura de Ars (Juan Maria Bautista Vianney,  1786-1859): “Una persona orgullosa corre a mendigar las alabanzas de los hombres;  ¡y veréis que apenas si es conocido en su parroquia!”.

Muchos padecemos de un ego inflado, lleno de sensaciones de vanidad, engreimiento y necesidad de llamar la atención.

View this post on Instagram

A post shared by Notre Arte | Art Community (@notre.arte)

Estamos atentos al reconocimiento social, al «qué dirán», a recoger alabanzas y admiración. Buscar los honores transitorios de las personas mortales que nos acompañan en este mundo, en vez de procurar la estima de Dios, es uno de los más grandes errores que cometemos.       

El Cura de Ars supo muy bien identificar esta afección mental, que nos aleja de la salud y del crecimiento espiritual. La descripción que hace es tan certera y actual, que vale la pena reflexionar sobre ella, también en estos tiempos. Nos damos cuenta así de la oportunidad de identificar qué tan orgullosos estamos siendo en nuestra vida diaria.

El orgullo nos conduce a estar en constante polémica con los demás, a incitar discusiones, controversias y acalorados debates.

El orgullo nos conduce a estar en constante polémica con los demás, a incitar discusiones, controversias y acalorados debates. Le gusta demostrar que es muy capaz e inteligente, a veces elevándose por encima de los demás y en otras siendo un igualado, con los que considera que están por arriba de él.

COUPLE
La persona orgullosa siempre está en conflicto.

Si eres propenso a estar buscando reconocimiento y aplausos, contando tus hazañas, logros y triunfos, con tal de arrancar la admiración, estás atrapado en esa sensación de orgullo inflamado.

¿Eres de los que relatan sus aventuras y las narran una y otra vez a los amigos y familiares? ¿A veces exageras y hasta mientes con fantasías sobre tus hazañas, sin darte cuenta de que cansas y hasta llegan a aburres con tus historias? De seguro también estás afectado por el orgullo.

El problema, como bien lo señala Vianney, es que «el orgulloso no rebaja a los demás sin elevarse a sí mismo». Hará énfasis en las obras que ha realizado y lo difícil que ha sido. Lo hará con tal de obtener el reconocimiento de que es una persona muy importante e inteligente por salir airoso de las complejas dificultades que ha enfrentado.

El asunto principal es que cree que sus logros son fruto de su talento y esfuerzo. Ya no deja espacio alguno para la presencia de la gracia y la Providencia divina.

«Quien se enorgullece de su hogar y de sus mascotas, de asistir a misa, de orar bien, de ser buena persona, de tener unos magníficos hijos, de ser un labrador con las mejores tierras cultivadas» y ya no es capaz de reconocer que son gracias a Dios, cae en una falta de humildad que finalmente es el mejor y más importante remedio para sanar el orgullo inflado.

Y el Cura de Ars agrega: «Nada más ridículo, nada más tonto que estar siempre dispuesto a hablar de lo que se ha hecho, de lo que se ha dicho… para que le oigan los demás y se enteren que tiene dinero, lujos, viajes, conocimientos y amistades importantes».

web-man-pride-proud-ego-shutterstock_242082148-pathdoc-ai.jpg
Como si fuera Napoléon. Ridículo, ¿verdad? Pues así es el orgulloso.

Son personas que disfrutan de que los demás se enteren de sus obras y buenas acciones. Simplemente no pueden dar sin que se entere la mano izquierda lo que han dado con la derecha.

El ser orgulloso no es una afección sólo de ricos, de famosos y gente encumbrada. Afecta por igual a los pobres. «Se desliza hasta entre los que ejercen las más bajas funciones», señala Vianney.

El santo llegó a entender tan bien este problema psicológico que vio muy claro que los deseos de más y mejores bienes están acompañados por la envidia. A tal punto que si alguien cercano alaba y reconoce a otros y no a él, es capaz de devaluar los triunfos ajenos y buscar dejar claro que él también los tiene por igual. Así, piensa recibir el ansiado reconocimiento que tanto busca.

Llegó al detalle de decir, en su homilía, que «el orgullo se mete hasta en nuestras buenas obras. Son muchos los que no darían limosna ni favorecerían al prójimo si no fuese porque, mediante ello, son tenidos por personas caritativas y de buenos sentimientos. Si ocurre tener que dar limosna delante de los demás, dan mayor cantidad que cuando están a solas. Si desean hacer público el bien que han practicado o los servicios que han prestado a los demás, comenzarán hablando de esta manera: <<Fulano es muy desgraciado, apenas puede vivir; tal día vino a manifestarme su miseria y le di tal cosa>>.”       

«El orgulloso nunca quiere ser reprendido, en todo lo asiste el derecho; todo cuanto dice está bien dicho; todo cuanto hace está bien hecho». Siente que está en lo correcto y posee mucho de la verdad.

Solo practicando la humildad y la sencillez nos libramos de tan perjudicial error que nos aleja tanto del bien y de Dios.

Tags:
carácterluchapsicologíapsicología positivasoberbiavanidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.