Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Descubrí algo sorprendente durante la Misa, ¿te ha pasado?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
CHURCH

Rawpixel.com | Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 11/04/22

Hay que redescubrir la Misa, su valor, lo que ocurre ante nuestros ojos y no podemos ver...

«El hombre debería temblar, el mundo debería vibrar, el Cielo entero debería conmoverse profundamente cuando el Hijo de Dios aparece sobre el altar en las manos del sacerdote» (San Francisco de AsísI

Hay una parroquia cercana a mi casa a la que me gusta ir con Vida, mi esposa, a misa.

Suelo sentarme adelante, en las bancas laterales porque desde allí puedo ver el sagrario iluminado.

Me gusta experimentar la cercanía de Jesús, saberlo cerca, con la certeza absoluta que Él está allí, en ese Sagrario, como un prisionero de amor, esperando por nosotros.

Es el Hijo de Dios y se queda en el Sagrario, silencioso, humilde. Lo pueden llevar de un lado a otro y se deja.

Ocasionalmente realiza un milagro eucarístico para recordarnos este milagro de amor, que Él está en cada hostia consagrada por las manos de un sacerdote.

El Catecismo de la Iglesia Católica nos dice:

1333 En el corazón de la celebración de la Eucaristía se encuentran el pan y el vino que, por las palabras de Cristo y por la invocación del Espíritu Santo, se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Las Sagradas Escrituras nos relatan cómo era al principio, cuando los creyentes se reunían y los apóstoles realizaban prodigios.

Debió se impactante estar presente y ver estos acontecimientos. Algo que sorprende también es la hermandad que existía, todo lo ponían en común.

«Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones. El temor se apoderaba de todos, pues los apóstoles realizaban muchos prodigios y señales. Todos los creyentes vivían unidos y tenían todo en común; vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos, según la necesidad de cada uno. Acudían al Templo todos los días con perseverancia y con un mismo espíritu, partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón. Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo”

Hechos 2, 42-46

Para mí la Eucaristía contiene en sí el tesoro de traernos a Jesús todos los días. Algo que jamás podremos pagar.

Y como si  fuese poco la Iglesia tiene otros tesoros disponibles para nosotros, termina la misa y puedes confesarte, purificar tu alma y restaurar tu amistad con Dios.

Me encantan las homilías de los sacerdotes. Creo que alguna vez te lo he comentado. No tienes idea todo lo que aprendo y a menudo me ayudan para escribir estos artículos y compartirlos contigo. Suelo llevar una libreta para anotar cuando alguna palabra me impresiona.

Una vez el padre dijo esto: “El primer mandamiento empieza por Shemá, escucha. Y tiene su razón de ser. Dios nos dio dos orejas y una boca para que escuchemos más  hablemos menos. Debemos reflexionar antes de hablar, sr misericordiosos y no decir lo que puede lastimar a los demás.”

En otra ocasión un padre decía: “Muchos actúan en sus vidas por cumplimiento. Una palabra que parece decir “cumplo” y “miento”.

Hay tanto de especial en cada misa. También me gusta ir y rezar por ti, pedirle a Jesús: “Bendice a los que lean estas palabras, concédeles sus anhelos”. Él es muy bueno y seguro te concederá que tanto le pides.

Descubrí algo sorprendente en la Misa, “presencia y amor de Dios” más allá de lo imaginable

Ve a misa y haz esta prueba. Cierra un rato los ojos y escucha con atención. A mí me encanta hacerlo. No me distraigo y cada palabra permea mi alma y me llena de paz y admiración.

Hay que redescubrir la Misa, su valor, lo que ocurre ante nuestros ojos y no podemos ver.

Te comparto un magnífico artículo de Aleteia en él te enseñamos  las partes de la Misa y su sentido explicado sencillamente”.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
dummies liturgiaeucaristiamisa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.