Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Ambrosio
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Cansada de las emociones difíciles de tu hijo? 5 estrategias para padres

Zmęczona matka

Africa Studio | Shutterstock

Małgorzata Chrapkiewicz - publicado el 10/04/22

Lo que necesitamos para ayudar a un niño ya está en nosotros: amor, empatía, disposición para comprender y aliviar el sufrimiento. Pero, ¿por qué es tan difícil a veces?

Cuando mi hijo de seis años explota por cualquier motivo durante el día, sé que está cerca y que estoy a punto de explotar. Gritos y llantos difíciles de calmar, arrojar objetos ha sido un hecho frecuente últimamente. Las situaciones que generan ira son diferentes: un cambio repentino de planes, un edificio de Lego roto, la apariencia de la comida, el hecho de que tengas que dejar de jugar e irte a dormir, etc. Cuando un niño se encuentra en un período emocionalmente difícil, no es fácil para los padres. Estamos agotados por la frecuencia e intensidad de las emociones infantiles y a veces nos cuesta mantener la calma.

Creo que la gran mayoría de los padres notan períodos de aumento de las rabietas y labilidad emocional en sus hijos. Lo reconfortante es que la mayoría de las veces estas son etapas naturales de desarrollo que terminan. A veces, la razón son situaciones externas que son difíciles para el niño, como un nuevo jardín de infancia, escuela, el nacimiento de un hermano o una mudanza.

¿O es difícil para ti, querido padre? Echa un vistazo a la lista de cosas que pueden ayudarte:

1. Llena la copa

Cuida de ti, de tus emociones y de la fortaleza mental para enfrentar las emociones de tu hijo. Esto está bien representado por la metáfora de la copa. Cuando estás al final de tus fuerzas y reaccionas con nerviosismo a cada llanto, grito o gemido, tu copa está vacía, se ha acabado. Debes llenarlo con atención para para que puedas atender a tu hijo. 

¿Cómo? Busca oportunidades para llenar la copa. Dile a tu cónyuge lo que necesita. Una tarde para ti, leyendo un libro interesante, caminando, nadando, relajándote, reuniéndote con amigas e incluso un viaje corto sin un niño. Las situaciones de los padres son diferentes y no siempre tenemos a alguien a quien confiar el cuidado de nuestros hijos. Pero si no nos cuidamos, nadie nos cuidará como es debido, porque no adivinarán lo que necesitamos. Y necesitamos una copa llena para brindarles a nuestros hijos atención, empatía y amor.

2. Recuerda: pasará

Repítete a ti mismo que este período difícil es temporal y terminará en un tiempo. Trata de reconocer lo que está causando la ira de tu hijo esta vez. Puede haber varios factores superpuestos. Habla con alguien en quien confíe y que se preocupe por usted y su bebé.

3. Descubre cómo funciona el cerebro y las emociones de los niños

Lee sobre el desarrollo del cerebro de un niño y verás el comportamiento de un niño desde un ángulo diferente. El cerebro se desarrolla hasta los 23 años. Los centros relacionados con la regulación de las emociones se desarrollan más tarde que los relacionados con la sensación y expresión de las emociones. Por esta razón, el niño no puede adaptarse completamente por sí mismo y necesita nuestro apoyo. Podemos enseñarles algunas cosas lentamente (nombrar emociones, formas seguras de liberar la ira…), pero es difícil esperar que puedan aplicarlas de inmediato.

4. Piénsalo

Intenta descomponer la situación en factores primos. Lo que ves y lo que te irrita es el comportamiento del niño. El comportamiento se basa en las emociones: ira, tristeza, desilusión, frustración, a menudo todo a la vez. Detrás de las emociones están las necesidades, por ejemplo: descansar, jugar, estar bien descansado, bien dormido, pasar tiempo con los padres, ejercicio, autodeterminación, autosuficiencia, desarrollo, logros, etc. Las necesidades ya no irritan. 

5. Respira

Cuando el comportamiento de tu hijo te haga enojar, piensa primero en tus emociones: obsérvalas, nómbralas, intenta comprender lo que está sucediendo dentro de ti. Piensa que tu hijo se está comportando así porque no puede expresar sus emociones de otra manera, pero quiere transmitirte algo. Haz algunas respiraciones profundas conscientes y acércate al pequeño con más calma (a menos que se esté lastimando a sí mismo o a otra persona, entonces reacciona de inmediato). 

A veces sucede que empezamos a dudar de si somos «aptos» porque reaccionamos diferente de lo que nos gustaría, le gritamos al niño cuando manifestaba emociones difíciles. Yo lo veo así, y otras madres que conozco también: nos asignamos la culpa. No siempre somos capaces de reaccionar a la perfección, porque somos seres emocionales con nuestras propias necesidades.

Un momento de detención me ayuda mucho. Cuando escucho un estallido de ira y siento una oleada de irritación dentro de mí, no reacciono de inmediato, miro mis pensamientos automáticos y lo que siento. Un minuto después estoy más tranquila y lista para apoyar a mi bebé.

Lo que necesitamos para ayudar a un niño ya está en nosotros: amor, empatía, disposición para comprender y aliviar el sufrimiento. Un momento de detenerse en sus propios sentimientos ayuda a recuperar el acceso a estos recursos.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.