Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Es el momento de agradecer y amar más

MOTHER

Shutterstock | Martin Novak

Agradecer es una forma muy completa de amar.

Orfa Astorga - publicado el 06/04/22

En el consultorio tratamos una cuestión importante: ser agradecidos. Es algo que se nos olvida con facilidad. Este testimonio lleva una gran lección de vida

—Niños, es el momento de amar más y ser más agradecidos.

Era una frase que, como consejo contundente nos daba nuestra madre cuando nos quejábamos de lo que considerábamos injusticias, incomprensiones y los defectos de los demás. Consejos que extendió a toda nuestra vida. Sospechábamos que lo hacía, sobre todo, en referencia a nuestra relación con nuestro cónyuge e hijos, cuando formamos nuestras familias.

Era tal su fortaleza y bondad, que siempre fue nuestro amor refugio, sobre todo cuando ella misma vivía “esos momentos”, hasta que partió al cielo.

Así crecimos con su callado testimonio, que formó en nosotros un buen corazón, por el que nos conducíamos generosa, noble y amorosamente… aunque no siempre.

Era así porque no entendíamos aun en qué consistía el poner la otra mejilla en el amor.

Para nuestra fortuna, mi madre siempre iba por delante en el amar y agradecer, aun cuando de ordinario, por su naturalidad y sencillez, pasaba desapercibido. Con todo hablaba con las “plumas del gallo en la mano”, según un dicho de su terruño, al que solía apelar.

Sobre el momento de amar más

Concediendo sin ceder, nuestra madre nos repetía el consejo oportunamente, hasta que fuimos aprendiendo a descubrir que el amar está más en la voluntad que en los solos sentimientos.

WEB-HELPING-SENIOR-CITIZEN-WHEELCHAIR-Robert-Kneschke-Shutterstock_65429479
Amamos cuando servimos a los que no pueden valerse ya por sí mismos.

Aquí unos de sus ejemplos:

  • No tener miedo a corregir, haciéndolo con delicadeza y respeto.
  • Amar a los demás, no soportando o sobrellevando sus defectos, sino a través de ellos, para llevar una relación que permita ayudarles a superarlos, aun cuando nosotros mismos tengamos una pena en el alma, o nuestro estado emocional no sea el mejor.
  • Ayudar a los demás en su tarea, sin que quien recibe la ayuda, lo note.
  • Superar el cansancio, para hacer algo por los demás, aun cuando solo sea el poner buena cara.
  • No admitir resentimientos.
  • Perdonar pronto.
  • Como las humillaciones solo existen para el que las siente, no aceptar esos sentimientos.
  • Controlar los impulsos del propio temperamento.

Entre otros.

Del corazón a la cabeza

También nos decía, que podíamos descubrir nuevos “momentos de amar más”, escuchando las inspiraciones del corazón, que en suave murmullo nos dirían cosas como: “Hace mucho que no visitas a tu tío, que está enfermo”, “participa más en la familia”, “saluda más amablemente al vecino”, “trata de ser comprensivo con tal persona”, “escucha más atentamente a a tu amigo”…

Para mi madre era su forma de enseñarnos a hacer oración.

Sobre el agradecimiento

Mi madre decía que solo un corazón delicado sabía ser agradecido, no así un corazón burdo.

Que había muchos motivos para agradecer a Dios, desde un día más de vida, o un radiante sol, hasta el agua tibia o caliente con la que nos bañamos. Tantas cosas a las que nos hemos acostumbrado y dejado de agradecer, hasta dejar de reconocerlas en su gratuidad, como valiosos dones.

Que, por no ser agradecidos, estábamos perdiendo la capacidad de asombro por las cosas esenciales de la vida, venidas de las manos de Dios.

Decía ella que había que dar gracias por todo a las personas, por lo bueno y por lo malo, y aun cuando fuese a nosotros a los que hubiera que agradecer.

Que, al bendecir la comida, debíamos descubrir cada día nuevos motivos para agradecer y amar más.

Mi madre enfermó por unos días y se preparó para despedirse con mucha paz.

Para nosotros, esos días y noches de vigilia acompañándola en su tránsito al cielo, lejos de ser cansados, estuvieron plenos de momentos para amarla más y agradecerle tanto.

Por Orfa Astorga de Lira

En Aleteia te orientamos gratuitamente, escríbenos a: consultorio@aleteia.org

shutterstock_1331127602.jpg
Te puede interesar:Cuando muere una amiga
Tags:
agradecimientocarácterfamilia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.