Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 29 mayo |
San Pablo VI
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Lo que San Agustín pensaba sobre la felicidad

HAPPY, FACE, BOY

Yuricazac | Shutterstock

La felicidad es una cuestión universal.

Guillermo Dellamary - publicado el 04/04/22

Realmente qué tan feliz te sientes. ¿Consideras que ya has vivido esa maravillosa sensación o aún no? ¿Crees que es algo efímero y pasajero o se pueden llegar a vivir largos períodos de felicidad?

¿Acaso son felices los que viven como quieren? Conseguir lo que deseas para -según tu- ser feliz puede crearte una infelicidad porque acabas consiguiendo lo que no te conviene. Eso finalmente no te llevará a la verdadera felicidad.

¿Y será que todo el que no es feliz, se le puede considerar un infeliz?  

Estas interesantes preguntas y reflexiones se realizaron en un 13 de noviembre, el día del natalicio de San Agustín, después de una comida ofrecida por él, y en la que participaron su madre, su hijo Adeodato, su hermano Navigio, sus dos primos hermanos Lastidiano y Rústico, y dos discípulos suyos, Trigecio y Licencio.

Esta tertulia quedó plasmada en su obra «De la vida feliz», en la cual nos inspiramos para elaborar este artículo, y que hoy puedas también reflexionar sobre tu felicidad, con ideas de hace cerca de 1650 años.

Ciertamente, todos queremos ser felices, en especial ver a nuestros hijos serlo también. De aquí se desprende la idea de que para que ellos lo sean, de alguna manera tú se lo tienes que enseñar, con el ejemplo y desde luego con los conocimientos necesarios para que también lo logren.

Estamos de acuerdo en que ser feliz es un bien en sí mismo, por lo que desear el bien ya es un paso importante para alcanzar la felicidad, pues buscando el mal no encontraremos más que sufrimiento. Aunque exista una aparente felicidad, es sólo transitoria y superflua. «Desear lo  que no conviene es el colmo de la desventura».

SMILE
En medio de la vida corriente podemos plantearnos el modo de ser felices haciendo el planteamiento correcto.

Desear lo bueno es mucho más importante que conseguir lo que no te conviene.

Quedarse en lo pasajero no hace feliz

¿Podrá alguien ser feliz si le falta lo que desea? Realmente no, pero tampoco se es feliz sólo por conseguir todo lo que se desea.

Para San Agustín no es una garantía que al reunir todas las cosas que querías, ya por ello vas a ser inmensamente feliz.Porque finalmente tienen caducidad.  

Es decir, si te propones ser millonario y algún día lo consigues, por el hecho de haberlo logrado ¿ya serás plenamente feliz?  Para San Agustín no es una garantía que al reunir todas las cosas que querías, ya por ello vas a ser inmensamente feliz.Porque finalmente tienen caducidad.      Lo que también es cierto es que el que no tiene lo que quiere, acaba por ser un desdichado. Por lo que mucho de la felicidad está en lo que deseas. Si lo consigues, hay muchas más posibilidades de disfrutar y gozar tus logros, que el que no logra conseguir sus objetivos.

De aquí la importancia que San Agustín le pone a qué debemos aspirar y alcanzar en esta vida, para ser dichosos.

Se trata pues, de darle mayor valor a lo que quieres que a las cosas que acontecen en forma fortuita y derivadas de una supuesta buena o mala suerte. Es un ejercicio de la voluntad.

«Pues lo pasajero y mortal no podemos poseerlo a nuestra voluntad, ni el tiempo que nos plazca».

El santo nos pregunta: ¿se puede ser feliz al mismo tiempo que tienes miedo? Desde luego que parecen incompatibles la felicidad y el miedo. Por lo que no se puede ser feliz si vives con el miedo a perder lo que posees. Si los bienes materiales o fortunas se pueden perder, entonces se tiene miedo a quedarse sin nada, por lo que ese miedo le resta felicidad a quien se apega a las cosas materiales, o a las fortunas que posee.

Supongamos que alguien se asegura de que nunca perderá esos bienes que tanto ama. Pero entonces querrá más bienes y más fortuna, lo que lo lleva a mostrarse insaciable y estar insatisfecho. Así queda atrapado en la codicia y la ambición, lo que también lo coloca en la ansiedad por siempre querer más.

Un primer paso muy importante para ser feliz, nos enseña San Agustín, es estar contento y satisfecho con lo que tienes y aprender a disfrutar con moderación lo que ya posees.

Así que un primer paso muy importante para ser feliz, nos enseña San Agustín, es estar contento y satisfecho con lo que tienes y aprender a disfrutar con moderación lo que ya posees. Para ser feliz, hay que obtener los bienes que sean permanentes y que no sean arrebatados por los vaivenes de la vida y los imprevistos fortuitos. En pocas palabras, se es más feliz cuantos menos apegos tenemos.

Así que si algo hemos de elegir, como fuente de nuestra felicidad, es elegir lo más trascendente que existe, lo que no se acaba, lo que no tienes miedo de perder. Eso es sólo el amor de Dios. Así concluye el famoso teólogo y filósofo.

Es muy interesante conocer y comprender estas reflexiones, tan antiguas y aún muy aplicables a la vida actual.

Ya sabes ahora que para dejar de ser un infeliz desdichado, mejor abraza con plenitud el vivir con amor. Ese es un manantial inagotable que, al probarlo, hará que acabes por vivir feliz.

Tags:
consumismofelicidadsan agustín
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.