Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 21 mayo |
San Cristóbal Magallanes y compañeros mártires
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Existe el amor en la cárcel?

Miłość w więzieniu

Shutterstock/BeautifulPicture

Katarzyna Szkarpetowska - publicado el 02/04/22

¿Qué dicen las personas que están encarceladas sobre el amor? ¿Es una boda en prisión una imagen común? ¿Qué barreras enfrenta el amor entre rejas, que el amor en libertad no tiene que enfrentar?

«Una vez, una de las reclusas me dijo que ella leía muchos libros, porque entonces solo su cuerpo estaba en la prisión, y toda su mente y alma estaban en el mundo recreado en la lectura. Creo que cuando una mujer y un hombre se miran a los ojos y ven amor en ellos, entonces el lugar en el que se encuentran pasa a un segundo plano», dice Katarzyna Borowska, autora del libro «Miłość skazanych» (El amor de los condenados).

Katarzyna Szkarpetowska: Kasia, ¿de qué color es el cielo sobre la prisión?

Katarzyna Borowska: Azul, porque solo hay uno, el mismo para cada uno de nosotros, por igual. Como Dios que es Amor.

En la introducción a tu libro «El amor de los condenados» escribiste: “Muchas veces me daba vergüenza cuando quería hablar de amor. Especialmente cuando se trataba de la relación entre una mujer y un hombre». ¿Qué hace que el amor, y a veces incluso hablar de él, nos avergüence a muchos de nosotros?

Yo creo que, sobre todo, son las creencias que se construyen a base de experiencias desagradables, decepciones, desilusiones. Estas creencias se pueden transmitir de generación en generación, a menudo inconscientemente. Y entonces sucede que, por un lado, queremos el amor y, por otro, dudamos de su existencia. Supongamos que hablamos del amor en voz alta, y en este punto alguna persona importante para nosotros, a quien consideramos una autoridad, y que ha sobrevivido a la decepción, dice: «¡Es estúpido e ingenuo que creas en el amor!» ¿Cómo nos sentimos al respecto? Probablemente nos avergonzamos, porque nadie quiere ser estúpido o ingenuo.

El amor de los condenados

Cuando leí tu libro, recordé las palabras de una de las canciones de Maryla Rodowicz: “Todo el mundo quiere amar hasta quedarse sin aliento. Todos quieren amar, pero no lo admiten. ¿Cómo se trata el amor en la cárcel?

Humanamente. Todo el mundo quiere amar y ser amado, allí también, y tal vez incluso más. El amor es a veces la única fuerza que te motiva a cambiar, a sobrevivir.

«El amor es a veces la única fuerza que te motiva a cambiar, a sobrevivir.»

¿Qué barreras enfrenta el amor entre rejas, que el amor en libertad no tiene que enfrentar?

La parte más difícil es la separación, a veces durante muchos años. La ansiedad causada por, entre otras cosas, la falta de un impacto real en la vida de los familiares que permanecieron en libertad. Es difícil aceptar, por ejemplo, el hecho de que nunca más puedas ir de compras con un ser querido…

¿Se enfrentan los reclusos al sentimiento de que no merecen amor?

No tienes que ir a la cárcel para luchar con el sentimiento de no merecer amor. Cuántas personas, aunque no todas lo admiten, tienen baja autoestima y creen que el amor no es para todos. Vale la pena recordar que el amor no es sólo lo que es bonito, alegre y pacífico. Parafraseando las palabras del Padre Twardowski: quien nunca ha sufrido, nunca ha amado de verdad. Amar a otra persona es a menudo experimentar un sufrimiento real.

Mencionaré aquí, por ejemplo, a la madre de una de las internas con quien hablé. Una mujer que quiere mucho a su hija. Cuánto sufre el corazón de la madre en tal situación, lo pueden imaginar aquellas personas que han experimentado su propia maternidad. Recuerdo cómo sus ojos brillaban maravillosamente cuando, mientras me hablaba, cogió una foto de su hija y se jactó de que Agnieszka estaba actuando en el teatro de la prisión.

El amor en la prisión: ¿tiene posibilidades de sobrevivir?

Una de las protagonistas de tu libro, Aleksandra Gietner, que interpreta el papel principal en la película de Robert Gliński «Hola, Tereska», dijo: «Cuando amas a alguien sin límites, puedes sacrificarlo todo». ¿Cuáles eran las cosas que los/las convictos/as con los que hablaste sacrificaban en aras del amor? ¿Qué sacrificaron en nombre del amor y cuáles fueron las consecuencias para ellos/as?

Ola Gietner deseaba tanto el amor que perdió su gran oportunidad. Se suponía que iría a Hollywood, los billetes de avión ya habían sido comprados, un prestigioso premio la esperaba allí, y ella… bueno, eligió otra cosa. Se enamoró de un chico de la calle. Ola notó con razón que cuando nos entregamos sin límites, somos capaces de renunciar a todo, incluso a nuestro propio bienestar. También conozco situaciones en las que los funcionarios/as perdieron sus puestos en el servicio penitenciario debido a sus sentimientos hacia los reclusos/as.

Después de la liberación del preso/de la presa, ¿continuaba esa relación?

Como pasa en la vida misma, puede ser de diferentes maneras. En el libro hay historias de relaciones que no solo sobrevivieron e incluso mejoraron en calidad, y las personas conectaron más entre sí. Basia y su esposo Michał son una pareja así. Es una historia muy edificante, que muestra que el amor sobrevivirá muchos obstáculos, incluso la separación, los muros de la prisión. Hoy estas personas son una pareja feliz desde hace muchos años, tienen un hijo.

Ruta, condenada a 25 años de prisión, tras vivir una relación tóxica con Gienek, se abrió a una relación con Luis, un holandés de buen corazón con el que se casó en la cárcel. No permitió que el sufrimiento causado por las heridas que le infligió Gienek la cerraran al amor. Confió, confió en el amor. No hay amor sin riesgo, tanto en libertad como fuera de los muros de la prisión.

Responderé con las palabras del Padre Jan Twardowski: “Hay quienes huyen del sufrimiento del amor. Se amaron, se desilusionaron y ya no quieren amar a nadie, servir a nadie ni ayudar a nadie. Tanta soledad es terrible porque el hombre, huyendo del amor, huye de la vida misma».

¿Son las bodas en prisión una imagen común? ¿Y los recién casados ​​logran olvidar, aunque sea por un momento, dónde prestan sus juramentos?

Son bastante frecuentes. ¿Y es posible olvidarse que se está en un lugar como es una prisión? Una vez, una de las reclusas me dijo que leía muchos libros, porque entonces solo su cuerpo estaba en la prisión, pero toda su mente y alma estaban en el mundo recreado en la lectura. Creo que cuando una mujer y un hombre se miran a los ojos y ven amor en ellos, entonces el lugar donde están pasa a un segundo plano. Al menos por un rato.

Resocialización a través del amor

En las páginas del libro, hablas con los presos/as, pero también con los funcionarios/as del servicio penitenciario. ¿Cómo se ve el amor de los/las convictos/as desde su perspectiva?

Los/las funcionarios/as del servicio penitenciario que conocí, con su trabajo, llamado servicio, sirven a su rehabilitación. Estar en el servicio penitenciario es un pedazo de pan duro. Este trabajo se subestima todavía  y no se le da el debido respeto. Ya sabes, los «fantasmas de antaño de los teclados y los reptiles» llevan su mala fama, y ​​probablemente de ahí venga. Los que he conocido, a menudo, incluso apoyan el cultivo del amor en las familias de los reclusos, por ejemplo a través de los proyectos que desarrollan e implementan en las cárceles. Uno de ellos es la «Colonia Leśna» implementada en Krzywaniec, cuyo objetivo es construir, estrechar y, en ocasiones, reconstruir los lazos entre los niños y sus padres internos.

Además, como dijo Ruta, fue su tutora quien la acompañó durante el día libre de la presa para ir de compras y la ayudó a elegir la ropa para la boda con Luis. De todos modos, Ruta le dedicó la entrevista que le concedió a su tutora. En los hogares maternoinfantiles, son las funcionarias, siguiendo los pasos de la profesora Maria Łopatkowa, las que creen en la «resocialización a través del amor». Son ellas quienes a menudo enseñan a las mujeres condenadas a ser madres responsables y sabiamente amorosas.

Existe la posibilidad de visitas íntimas en prisión. ¿Qué pasa si la mujer condenada queda embarazada?

¿Estás hablando de encuentros sin la presencia de los/las funcionarios/as? Los hay, por supuesto, y hay embarazos. Hay una prisión en Polonia que ofrece a las mujeres una sala de ginecología y obstetricia: es el Centro Correccional No. 1 en Grudziądz (Polonia). Las mujeres embarazadas van allí y reciben atención profesional, dan a luz a los bebés y pueden criarlos mientras cumplen su condena, pero no más allá de los 4 años de edad del niño. Tenemos dos instituciones penitenciarias en Polonia, donde se organizan hogares para madres e hijos: en Grudziądz y en Krzywaniec. Estuve en uno de ellos cuando estaba recolectando material para mi próximo libro.

¿Qué lección aprendiste mientras trabajabas en el libro sobre el amor de los convictos?

Una muy simple. Su tema: El amor existe 🙂

Al amor le gusta ir de la mano de la fe y la esperanza. ¿Significa esto que el amor de los condenados continuará?

Si. El libro del que hablamos es la primera parte de la serie: «La fe de los condenados», «Esperanza de los condenados» y «El amor de los condenados». Es un poco perverso, porque el amor de los condenados fue el primero en aparecer, pero estoy segura de que San Pablo me da pleno consentimiento para esto, después de todo, dijo: “Y estos tres permanecen: la fe, la esperanza y el amor. Y el mayor de ellos es el amor». Fe… y Esperanza… ya están esperando en la editorial. El amor… llega primero a los lectores.

Tags:
amorcarcel
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.