Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 26 noviembre |
San Juan Berchmans
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué faltan vocaciones en los monasterios?

FRIAR

Fray Foto-Cathopic

Matilde Latorre - publicado el 31/03/22

¿Cómo pueden las comunidades religiosas, en especial las contemplativas volver a atraer a jóvenes? Responde en esta entrevista el sacerdote Juan Carlos Ortega, director del Instituto Pontificio Claune

Es un hecho innegable que en algunos países, particularmente en Europa, disminuye el número de jóvenes que deciden dedicar su vida a Dios en conventos o monasterios que ponen en el centro de su vida la oración y el trabajo. 

Para comprender qué pueden hacer estas comunidades para recuperar su capacidad de atracción entre los jóvenes que sienten el llamado de Dios, Aleteia ha entrevistado al sacerdote Juan Carlos Ortega L.C., director del Instituto Pontificio Claune.

Presentamos a continuación la segunda parte de la entrevista al responsable de esta obra de la Iglesia dedicada específicamente a la ayuda de las monjas y monjes. En la primera parte, el padre Ortega había abordado el mayor problema que hoy viven los monasterios.

– No se puede negar que nos encontramos ante una disminución de las vocaciones religiosas, sobre todo en las comunidades de contemplativas y de contemplativos. ¿Cuál considera usted que es la causa? 

Hoy día se da una disminución de vocaciones a la vida consagrada a causa de factores evidentes, como por ejemplo la disminución demográfica: antes había familias con ocho hijos, con cuatro hijos, con doce… Era más fácil poder encontrar vocaciones en esas familias. Ahora hay familias con un hijo o cono dos. Desde el punto de vista sociológico, eso hace que sea más difícil, que una joven o un joven decida consagrarse a Dios en la vida monástica. 

Otra causa de este fenómeno es la visión laicista: la falta del espíritu religioso que se da en la sociedad. No podemos negar que también influye. No pueden salir las vocaciones de las piedras, sino de las personas que tienen una relación con Dios. Y, al tener esa relación con Dios, logran escuchar la invitación de Dios a seguirle en la vida consagrada.  

Estas causas son válidas para todo tipo de vocación a la vida religiosa, ya sea apostólica o contemplativa, o al sacerdocio. 

Ahora bien, si analizamos en particular la falta de vocaciones a la vida contemplativa, de monjas y monjes, entonces podemos constatar que la primera causaes la falta de conocimiento de su papel e importancia tanto en la sociedad como en la Iglesia. 

Para que se den estas vocaciones es necesario tomar conciencia de la importancia de la vida contemplativa; es necesario que la gente comprenda que los monjes y monjas están realizando algo que nosotros no tenemos el tiempo de realizar: dedicar nuestra vida a la relación con Dios.

Muchas veces, cuando hablo con personas que tienen fe, me confiesan que desearían mayor tiempo, más calma, para poder tener una relación con Dios, para poder reflexionar, para poder no vivir con ese estrés.  

En ese misterio del cuerpo místico de Cristo, en el que nos estamos relacionando unos con otros, existe este número de personas que se dedican de modo especial a ese aspecto que necesita el ser humano y que necesita la sociedad: la vida espiritual y la relación con Dios.

Los frutos que las monjas y monjes contemplativos van logrando no son solo para ellos, sino que son para toda la sociedad, para todas las personas que lo necesitan.  

De hecho, uno de los servicios que ofrecen las consiste en recibir intenciones: reza por esa intención, con nombre y apellidos. Quizá nosotros no lo podemos hacer. Es como una función social que está especializada. Ellas y ellos se especializan en ponernos en relación con Dios, aunque a nosotros nos parezca que no estamos en esa relación. 

La segunda causa de la falta de vocaciones a la vida contemplativa es la falta de una formación adecuada para que los contemplativos puedan comprender las necesidades de nuestra sociedad. Este es un punto en el que la Santa Sede, en sus últimos documentos, ha insistido mucho. Hay que enriquecer la formación de la vida contemplativa.

Esta falta de formación es también una de las causas por las cuales no es tan atrayente la vida contemplativa. Antes los monasterios eran lugares de cultura, lugares de donde se enriquecía a la gente. Ahora esa riqueza es a nivel espiritual, pero convendría ampliar más esa capacidad de ayuda: con el consejo espiritual, con la capacidad de ofrecer consuelo ante una necesidad.

Hay una tercera causa de la falta de vocaciones a la vida y puede llamar la atención: es el Espíritu Santo. El Espíritu Santo, en estos momentos que atraviesa la Iglesia, ha suscitado el valor del laico.  

Estamos en un periodo de la Iglesia, donde el Espíritu Santo está diciendo: el laico es el que tiene que ser promovido, y es el que tiene que alcanzar una mayor plenitud como laico.  No olvidemos este aspecto: hacen falta vocaciones, sí; pero lo que quiere sobre todo son laicos bien formados, laicos generosos, laicos entregados a la Iglesia y a la sociedad. 

Eso no significa que no se necesiten sacerdotes, que no se necesite vida religiosa, que no se necesite vida contemplativa.  Hay una causa muy profunda, muy real y es que hay que formar bien al laico como cristiano bautizado. Nos encontramos ante un fenómeno suscitado por el Espíritu Santo, que tenemos que respetar y que tenemos que acoger.

– En estos últimos años, estamos viendo fenómenos en comunidades de contemplativas que han crecido de una forma espectacular. Chicas jóvenes, universitarias que lo dejan todo, para entrar en el monasterio. ¿Qué opinión tiene usted de este fenómeno?

Esta situación vocacional no es del todo uniforme. Es decir, no es que una diócesis vaya muy bien y en otra diócesis muy mal. Por otra parte, tampoco se da a nivel de órdenes religiosas: hay carmelitas con monasterios llenos y carmelitas con monasterios que se están vaciando. Hay dominicas que tienen mucho esplendor y otras que no logran ese aspecto vocacional. 

Es complejo lograr descubrir cuáles son las causas, si dejamos al Espíritu Santo a un lado para encontrar esta respuesta. 

En el caso de los monasterios que tienen vocaciones, podemos constatar que tienen un espíritu que puede calificarse con una palabra que no sé si es oportuna: son “rompedores”, han logrado encontrar modos de acercarse y de darse a conocer a la sociedad y a la Iglesia, manteniéndose fieles al espíritu propio. 

Han logrado encontrar caminos para poder compartir su vida: por ejemplo, acogiendo a voluntarios o voluntarias, o colaboradores en servicios del monasterio.

De esa manera, los jóvenes pueden conocer por dentro y más cercanamente lo que es la vida contemplativa. Manteniendo la clausura, han logrado crear una relación más cercana con la gente. 

Han encontrado un camino de proyección, una misión, que no se reduce únicamente al aspecto de contemplación y de relación con Dios. 

Son detalles que habría que ir examinando. En estas comunidades, vemos que han logrado conectar de alguna manera con la sociedad, pero sin descuidar su espiritualidad y su vida relación con Dios. 

También la gran mayoría de estas comunidades han logrado enriquecer la relación interpersonal no solamente con Dios sino también entre ellas mismas, dentro de la vida comunitaria, respetando el silencio que es propio de la vida contemplativa.  Por una parte, viven la oración personal con Dios Nuestro Señor, pero entre ellas se da una interrelación más rica,  

Están ayudando mucho los medios digitales para poder entrar en conexión con los jóvenes y con la sociedad. Hay que seguir trabajando. Hay comunidades que tienen mejor preparadas para estos cambios; otras no. Lo importante es lograr insertarse, interactuar más con la sociedad, pero manteniéndose muy fiel a lo que es su espiritualidad, porque si no, ya no tienen nada que dar. Lo hermoso es que hay que aportar lo que es propio de la vida contemplativa.

– España tiene una tercera parte del número total de monasterios de la clausura del mundo, ¿Cómo ve usted los próximos años? 

Yo desearía que España no se mantuviera con la tercera parte de la vida contemplativa, pero no tanto porque disminuya en España, sino porque se acreciente en otros lugares de la Iglesia. 

La vida contemplativa es un don para la Iglesia; es una necesidad que tiene la Iglesia de que haya personas que se dedican centralmente a nuestro Dios, a darle culto y alabarle. Darle el amor que Él se merece, dado que nosotros no podemos dárselo. Porque como él mismo nos lo pide, estamos preocupados en hacer crecer el mundo y que el mundo cada día sea mejor. 

En los informes que anualmente mando a la Santa Sede, pues al ser un instituto pontificio tengo que informar, insisto en la conveniencia y necesidad, de promover entre los obispos de todo el mundo la vida contemplativa. 

Es necesario que en cada diócesis haya al menos un monasterio de vida contemplativa; porque cada diócesis necesita de estas mujeres, de estos hombres, que hablan al exterior con su ejemplo; pero también oran por ellos y están ante el Señor intercediendo por todas nuestras necesidades. 

Por eso yo desearía que otros muchos países pudieran contar con más monasterios y que España, aunque mantuviera sus números, dejara de tener un tercio de esas comunidades. 

No hay que mantenerlo solamente como una riqueza española, sino que hay que lograr que la vida contemplativa crezca en todos los lugares donde está presente la Iglesia.

– ¿Qué podemos hacer para ayudar a las comunidades de clausura?

Lo primero que se menciona es la ayuda material. Es un hecho que los monasterios siempre necesitarán esa ayuda, sea en especie o sea con dinero. 

Dejando este aspecto, que es muy necesario, porque somos humanos; una de las cosas que hay que promover es algo muy sencillo: conocer y visitar los monasterios.  Hay que lograr que entre las familias cristianas se convierta en una actividad más de ocio. Por ejemplo, programar un fin de semana para conocer una ciudad y visitar el monasterio de esa ciudad o provincia. De este modo, empezaremos a abrir los ojos sobre la belleza, sobre la riqueza, la alegría, que hay dentro de esos muros y que nosotros desconocemos. De este modo, podremos conocer esta realidad, que existe en la Iglesia y que existe en la sociedad.

Por último, ayudaría mucho, acudir a los monasterios, a pedir consejo, a pedir oración.  No hay que tener miedo.  Hay que tener la fe de decir: “voy a acercarme al monasterio para compartir mis dificultades en la familia, en el trabajo…”. Las monjas y monjes están para orar por las personas. Los monasterios también necesitan las necesidades que tenemos nosotros, porque están allí por nosotros. 

Para terminar, es posible ayudar a los monasterios si vivimos realmente como cristianos, si vivimos con la ayuda de los sacramentos una profunda vida espiritual. Si el laico vive esa vida espiritual, comprenderá cada vez mejor la necesidad de que haya personas que están totalmente consagradas a Dios, supliendo nuestra falta de posibilidad de hacerlo con la misma frecuencia.

Aleteia, red global católica de información, en virtud de su misión fundacional, contribuye, en colaboración con la Fundación DeClausura, a comunicar la vida, espiritualidad y productos de los monasterios contemplativos.
Tags:
DeClausuramonasteriovocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.