Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 22 mayo |
Santa Rita de Casia
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

La emoción de una persona sordociega cuando toca a Jesús en la Eucaristía

Głuchy mężczyzna

Andrey_Popov | Shutterstock

Beata Dązbłaż - publicado el 29/03/22

Hablamos con Grzegorz Kozłowski, quien es una persona sordociega, activista social, especialista en tecnologías de la información (TIC) y experto en el campo de la accesibilidad del espacio social y público para personas con discapacidades sensoriales

Beata Dązbłaż: ¿Es cierto que lloró usted durante la catequesis neocatecumenal hace muchos años, cuando pudo notar el altar y el Santísimo Sacramento por primera vez, porque a alguien se le ocurrió la idea de hacerlo posible para una persona sordociega?

Grzegorz Kozłowski: Esto pasó en circunstancias diferentes y sucedió dos veces. Un sacerdote que trabajaba con niños sordociegos vino a nuestro retiro en Laski para personas sordociegas. En la reunión nos mostró todos los vasos litúrgicos, casullas y otros elementos, describiéndolos detalladamente.

Por cierto, también nos contó cómo preparó a un niño sordociego para recibir la Primera Comunión. Instaló el tabernáculo en forma de casa y entró allí a ese niño quien podía tocar todas las cosas. No hubo comunicación verbal, debido a la forma en que funcionaba ese niño. Sólo le explicó con señas y toques que el Señor Jesús, quien sale a nuestro encuentro, vive allí.

Una segunda vez fue cuando otro sacerdote durante el retiro, también en Laski, nos mostró y nos dejó tocar todos los elementos materiales utilizados durante la liturgia.

Los retiros para sordociegos que organizábamos en Laski (cerca de Varsovia, Polonia) comenzaban siempre con la adoración y exposición del Santísimo Sacramento en silencio o con oración en silencio, canto y bendición. Al final, el sacerdote se acercaba a cada persona -los videntes no eran discriminados- y nos mostraba el Santísimo Sacramento directamente frente a nuestra cara. Tomando las manos del sacerdote, podríamos hacer la señal de la cruz con él. Intentamos introducir estos elementos táctiles, porque es muy importante para las personas sordociegas.

Y muy raro, parece…

Desafortunadamente. Para mí personalmente, la participación en la celebración de la liturgia es más accesible en pequeñas comunidades. Cuando comencé a usar la lupa, era mejor. Por eso, uno de los regalos tangibles del camino neocatecumenal es que puedo estar tan cerca de mis sentidos durante la liturgia. Por supuesto, se sabe que lo más importante es la experiencia espiritual, pero lo ideal es que el espíritu y el cuerpo se complementen y armonicen. El hecho de que durante la Eucaristía se pueda tener el Cuerpo del Señor en la mano de una persona que se basa en el tacto tiene un significado adicional.

Recuerdo con mucha fuerza el momento de recibir la Sagrada Comunión de manos del diácono alemán sordociego Peter Hepp, quien una vez visitó Laski con motivo de la promoción de su libro autobiográfico “El mundo en mis manos”, que es un testimonio asombroso. Para encontrar nuestra mano con su mano, la tocaba con una mano suya y con la otra ponía el Cuerpo de Jesús sobre nuestra mano. Fue una experiencia increíble.

Grzegorz Kozłowski

Usted y su esposa han estado dirigiendo el retiro para personas sordociegas en Laski desde 1999. ¿Cómo introdujeron la liturgia e hicieron posible que las personas con necesidades especiales participaran en ella?

Nuestro mayor desafío fue llegar a cada participante del retiro de la mejor manera para él, teniendo en cuenta su tipo de discapacidad. Por lo tanto, fue una gran individualización del mensaje, según las necesidades de una persona determinada. El grupo de personas sordociegas es muy diverso, por ejemplo, hay quienes pueden oír y ver un poco y no saben lenguaje de señas, como yo. Nos ayuda a participar en la liturgia una pequeña sala y altavoces suspendidos un poco más abajo.

Para aquellos que no podían usar los altavoces, pero tenían audífonos, instalamos un collar inductivo. Entonces, las personas con audífonos podrían cambiar al modo de cooperación con ellos. También usamos un sistema FM, un poco similar al sistema que usan los guías turísticos. La persona que dirigía el retiro hablaba al transmisor, y las personas sordociegas escuchaban la voz a través de un receptor al que podían conectar unos auriculares o un bucle de inducción individual colgado del cuello. Eso era bueno para las personas que podían oír un poco. Para los sordos, había un intérprete de lengua de signos.

Por otro lado, para aquellos que no sabían lenguaje de signos, pero aún tenían bastante buena vista, usamos algo que entonces no tenía nombre, y ahora se llama mensaje de texto simultáneo: subtítulos en vivo. Lo que decía el líder se grababa en directo y se mostraba en el ordenador o se proyectaba en la pared para un grupo más grande. Solo que ahora los subtítulos en directo se están volviendo más populares, nosotros los utilizamos hace 20 años, con un nombre indefinido, pero funcionaba.

Un elemento importante de accesibilidad fueron también los textos litúrgicos preparados en un tipo ampliado: de 18 o 20 puntos. También imprimimos tarjetas individuales en Braille para las personas ciegas que lo necesitaban. Luego, cuando salieron los cuadernos Braille, fue un poco más fácil. Utilizamos todos los métodos posibles.

Una de las participantes no conocía el lenguaje de signos y no podía ver casi nada, por lo que su amiga usó la dactilografía (alfabeto de los dedos – ed.) para transmitir el contenido a través de su mano. Escuchó la música de manera que una mano la estaba apoyando en la caja de la guitarra y con la otra tocaba la laringe de la persona cantante.

Teniendo en cuenta que utilizó todos estos métodos hace muchos años, estaba muy adelantado a su tiempo. Incluso hoy en día, la accesibilidad no está a este nivel en muchos lugares. ¿Cómo cree que es hoy en día la accesibilidad a la vida religiosa para las personas con discapacidad en Polonia?

Bueno, no está muy bien. Les voy a dar un ejemplo que explica de dónde salió nuestro retiro para sordociegos y muestra bien el problema de la accesibilidad a la vida religiosa. En la década de 1990, cuando ya existía la Sociedad de Ayuda para Sordociegos y yo trabajaba en la Asociación Polaca de Ciegos, un niño sordociego nos escribió una carta, muy dramática y dolorosa.

Se sintió excluido de la Iglesia, incluso rechazado por la comunidad, porque durante la renovación de la iglesia todos los altavoces fueron trasladados hacia arriba. Antes estaban más abajo, por lo que él, sentado debajo del altavoz, podía escuchar la liturgia que se celebraba y participar plenamente en ella. Cuando se acercó al párroco con el problema, éste no mostró comprensión ni amabilidad. Y este chico se sintió innecesario, dejó de asistir a los servicios de la iglesia y nos pidió consejo sobre qué hacer al respecto.

Mi esposa y yo llevábamos por entonces varios años en el camino neocatecumenal, y coincidió con el tiempo en que recibimos esta palabra de los líderes: “Id con la Buena Noticia a vuestro entorno”. Fue un gran desafío para mí. Se sabe que es lo más difícil, tu propio entorno, así que no tenía muchas ganas. Sin embargo, esta carta fue como una «patada», una señal de que había que hacer algo.

Para las personas con problemas de audición, cuyo número va en aumento, también por su edad, la iglesia es un espacio muy poco acogedor en cuanto a la arquitectura, porque suele haber mucha reverberación y eco. Cuando los altavoces están colocados en alto, es difícil entender nada. Por eso muchas personas dejan de ir a la iglesia por este motivo, pierden esta relación.

Y este problema sigue presente. Aunque han aparecido collares inductivos, estamos tratando de propagarlos, no sé si hay un 1 por ciento de las iglesias donde se instalaron.

¿Cuál es el mayor obstáculo en esto?

Muy a menudo se da un argumento financiero como razón, y probablemente sea así a menudo. Sin embargo, creo que no es lo más importante. Si hay buena voluntad y comprensión de esta necesidad de acceso a la liturgia para todos, nada se interpondrá en el camino. Sin embargo, si no está ahí, es el problema de fondo que impide la apertura a estas necesidades. Tratamos de hablar con los sacerdotes y convencerlos, pero es difícil.

Por supuesto, hay algunos destellos: por ejemplo, en las conferencias del padre Szustak, comenzaron a aparecer inscripciones, pero siguen siendo oasis en el desierto. Desafortunadamente.

«Tenemos derecho a ser incluidos en todas las dimensiones de la experiencia de la liturgia.»

¿Por eso se fundó la Asociación Oír y Ver?

Queremos concienciar a la Iglesia jerárquica de estas necesidades, por un lado, y a los fieles, por otro, para que las personas con discapacidad no queden al margen de la vida religiosa. Desafortunadamente, las soluciones en línea comunes en una pandemia tampoco suelen estar disponibles. Recién estamos comenzando nuestras actividades, pero contamos con la experiencia de la Fundación Polaca para Personas con Discapacidad Auditiva, cuya tarea es hacer que el mundo esté disponible en todos los ámbitos, incluida la Iglesia. Nos gustaría concienciar sobre las necesidades de las personas con discapacidad sensorial.

Por ahora, sentimos muchas ganas por parte de la gente de la Iglesia, pero también incredulidad de que se pueda hacer, y no necesariamente requiere grandes desembolsos económicos. Sin embargo, la base es arar la conciencia de quienes deben atreverse a implementar la accesibilidad en la Iglesia y reconocer que es necesaria.

La mental parece ser la mayor barrera. Hay una actitud de que las personas con discapacidades pueden venir a la iglesia, rezar el rosario, rezar, y estarán bien. Y no se trata sólo de «asistir» las oraciones y la participación en el servicio, sino del hecho de que tenemos derecho a ser incluidos en todas las dimensiones de la experiencia de la liturgia.

¿Cuál es el coste de un collar inductivo?

Depende del tamaño del lugar donde queramos instalarlo. Uno típico para una iglesia, puede costar entre cinco zlotys (un dólar) y varios miles. Puede cubrir toda la iglesia o sectores seleccionados. En una de las iglesias de Bielany de Varsovia, se instaló un bucle en la iglesia superior e inferior y se pagó en varias cuotas. Hay muchas soluciones posibles, incluidas las económicas. En la web de nuestra fundación se pueden escuchar grabaciones de cómo se escucha en la iglesia cuando se instala un bucle de inducción y cuando no.

¿Cómo se confiesan las personas sordas?

La cuestión del sacramento de la reconciliación es muy importante y no es fácil para una persona con discapacidad auditiva; personalmente, no tengo la menor oportunidad de usar el confesionario en un espacio normal de la iglesia. Siempre voy a confesarme en una sacristía u otra habitación tranquila, o en un confesionario tipo “armario”, pero pocas iglesias lo tienen. Durante uno de los retiros, un sacerdote que tenía problemas con la pronunciación aprendió el alfabeto Lorm a propósito, practicó conmigo por un tiempo y me transmitió sus palabras de esta manera durante mi confesión.

A los retiros de Laski siempre venía un sacerdote de la pastoral de los sordos, por lo que aquellos que usaban el lenguaje de señas también podían beneficiarse de este sacramento. Y bueno, durante nuestra boda, uno de los hermanos de la comunidad se paró frente al altavoz con el transmisor de mi sistema FM: el bucle aún no estaba allí. Por eso, siempre hay una manera para hacer las cosas, y si alguien se queda sin ideas, entonces más aún lo invito a que se comunique conmigo, intentaré sugerirle algo.

También es muy importante que las soluciones tecnológicas actuales nos hagan más accesible la Palabra de Dios. Hay versiones electrónicas de las Sagradas Escrituras y otros textos, por ejemplo, la aplicación «Santa Biblia» para smartphones. También es importante en este contexto que los sitios web cumplan con los requisitos de accesibilidad de acuerdo con el estándar WCAG; desafortunadamente, todavía queda mucho por hacer aquí. En los sitios web de las parroquias, a menudo hay textos en forma gráfica inaccesibles para los ciegos.

¿Qué soluciones de accesibilidad más sencillas para personas con necesidades especiales se podrían introducir en las iglesias, sin grandes desembolsos económicos o sin coste alguno?

Muchas iglesias usan proyectores para mostrar canciones, esto es útil para las personas con discapacidad auditiva. También podrían usarse para mostrar textos litúrgicos y oraciones, e incluso para mostrar homilías. Todo lo que necesita es un voluntario que sea bueno escribiendo en un ordenador y que pueda mostrarse el texto en vivo en un proyector.

Quizás sea una forma de actividad para los jóvenes de los movimientos eclesiales, pero también para las personas mayores, que podrían contribuir así a facilitar la acogida de las celebraciones litúrgicas a las personas que tienen más dificultades en este sentido. La ayuda de un voluntario también podría ser útil, por ejemplo, en el acercamiento de una persona ciega al confesionario o a la sagrada Comunión.

A veces puede funcionar un método primitivo, como en los tiempos del rey Cwieczek, es decir, escribir en una hoja de papel para personas sordas. Todo es cuestión de creatividad, pero sobre todo de apertura y disponibilidad de los sacerdotes para involucrar a los feligreses en estas formas de ayuda.

«Se puede utilizar la plataforma Zoom y las ventanas de chat para la transmisión en línea, donde se puede introducir el contenido transmitido de manera continua o usar la función de subtítulos.»

Se puede utilizar la plataforma Zoom y las ventanas de chat para la transmisión on line. Así se puede introducir el contenido transmitido de manera continua o usar la función de subtítulos. Una forma sencilla es escribir, por ejemplo, una conferencia o una homilía en un ordenador y leerla por una persona ciega o con discapacidad auditiva mediante lectores de pantalla. Y a veces es suficiente colocar a una altura más baja al menos un altavoz para que la persona con discapacidad auditiva pueda sentarse cerca de él, es decir, usar lo que ya está allí con muy poco presupuesto y esfuerzo. Para muchas personas puede ser útil encontrarse en la comunidad como miembros plenos de la iglesia.

Finalmente, diré que todo es posible. Cuando mi esposa y yo quisimos participar en el retiro ignaciano, buscamos lugares. Dos jesuitas nos dijeron que era absolutamente imposible porque distraería a los demás. Sin embargo, las hermanas confesoras estuvieron preguntando por mis necesidades durante mucho tiempo. Estuvieron buscando soluciones para poder participar plenamente en el retiro que logramos hacer. Tal vez no desde el principio, no de inmediato, pero resultó posible.

Después de estudiar Tecnologías de la Información, Grzegorz Kozłowski trabajó 10 años como programador en el centro informático de una empresa grande. Fue cofundador y durante muchos años dirigió la Sociedad de Ayuda para Sordociegos. Es cofundador de la Fundación Polaca de Personas con Discapacidad Auditiva y, recientemente, de la Asociación Oír y Ver (Stowarzyszenie Usłyszcie i Zobaczcie). Es el creador del alfabeto polaco de puntos de mano para personas sordociegas. Casado, tiene cuatro hijos con los que cumplió su gran pasión: hacer senderismo de montaña, especialmente en las montañas Tatra. Es abuelo «recién horneado».

Todas las personas que quieran unirse para compartir formas de vida religiosa con personas con discapacidades visuales y auditivas están invitadas a ponerse en contacto con: grzegorz.kozlowski@pfos.org.pl.

Tags:
discapacidadliturgiasordos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.