Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 06 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Te aburre cumplir rutinas? Dios te espera en casa

Mujer sale de casa

klyaksun | Shutterstock

A veces optas por salir aunque podías quedarte en casa tranquilamente

Carlos Padilla Esteban - publicado el 28/03/22

Jesús se sirve del hijo menor de la parábola del hijo pródigo para mostrarnos cómo es nuestro Padre

Me gusta detenerme en la parábola del padre misericordioso y contemplar al hijo pequeño. Siempre lo veo como ese hombre inmaduro que quiso probar fortuna y malgastó su herencia. Tomó decisiones y se equivocó en sus elecciones:

«El menor de ellos dijo a su padre: – Padre, dame la parte que me toca de la fortuna. El padre les repartió los bienes. No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, se marchó a un país lejano, y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente. Cuando lo había gastado todo, vino por aquella tierra un hambre terrible, y empezó él a pasar necesidad. Fue entonces y se contrató con uno de los ciudadanos de aquel país que lo mandó a sus campos a guardar cerdos. Deseaba saciarse de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba nada».

Era un hijo valiente que optó y eligió un camino. Podría haberse quedado en casa con su hermano, tranquilo. En casa lo tenía todo. No le exigía ningún esfuerzo la vida.

Pero él decide irse. No explica Jesús los motivos. Ni me habla de tensiones familiares, de penas ni tristezas. Tampoco me muestra a un padre duro y exigente.

No se va porque se haya peleado con su hermano. Ni me habla de la madre que parece ausente. Sólo me dice que se va, no tengo que saber más.

Decisiones equivocadas

El hijo quería probar fortuna y se pone en camino. Me conmueve ese deseo tan verdadero y auténtico. Nada lo retiene.

No quiere obedecer más a ese padre poderoso. Y en su camino lo gasta todo, lo malgasta. Lo pierde sin hacer nada de provecho.

En la vida puedo tomar decisiones equivocadas que me alejan de mi camino. Opto por lo que no me hace bien, por lo que no me construye, por lo que no me hace mejor persona.

El hijo menor es un buen ejemplo de ello. ¿Cuántas decisiones malas he tomado en mi vida? Seguro que tengo varias en mi haber.

Hijo perdido

Seguro que sufrí las consecuencias de mis actos y me volví hijo perdido. Decidí algo y elegí lo que no me beneficiaba.

Pensé que era bueno para mí o simplemente me dejé llevar por mis instintos, por mi hambre de éxitos, por mi sensualidad o por mi egoísmo y pereza.

Fueron decisiones que me destruyeron, me encadenaron, me pesaron.

Y en esos momentos, lejos de mi verdadero camino, sentí que podía regresar al punto cero y esperar que hubiera una segunda oportunidad para mi vida.

Sabía que nada podría ser igual, como al comienzo. Pero al menos podría dejar de pasar hambre.

Volver a casa o seguir pasando hambre

Miro mi corazón y veo que tengo mucho de ese hijo menor audaz y difícil. Ese hijo que se aburre cumpliendo rutinas y quiere probar algo diferente.

Y luego, en medio de mi fracaso, reflexiono. Entre las posibilidades sé que puedo elegir volver a casa o quedarme pasando hambre.

El hijo de la parábola decide regresar sólo porque tiene hambre:

«Recapacitando entonces, se dijo: – Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me levantaré, me pondré en camino adonde está mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo: trátame como a uno de tus jornaleros. Se levantó y vino a donde estaba su padre; Su hijo le dijo: – Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo».

Cuando solo me veo a mí

Piensa que ya no merece ser hijo de ese padre bueno que le había dado todo. Ya no merece el perdón ni la misericordia. Pero sí puede ser un esclavo, un siervo.

Cree en un padre parecido a ese Dios en el que yo mismo creo. Porque ¿acaso no pienso lo mismo del hijo pródigo al verlo regresar sólo porque tiene hambre?

No lo miro con misericordia. Juzgo su actitud, su fracaso, su egoísmo. Ahora sí quiere volver a casa. Puede que incluso no quiera quedarse pero tiene necesidad, por eso vuelve.

Soy como ese juez duro e implacable en el que el hijo cree.

Yo mismo también tengo hambre cuando me alejo del bien, cuando dejo de llevar una vida sana y ordenada en Dios.

Sufro la soledad cuando no quiero estar al lado del bien y me vuelvo egoísta y autorreferente.

Mirando a Dios

Veo que mi pecado no ofende a Dios mi Padre. A Él no le duele que falle y elija mal. Es a mí a quien le duele el error, por mi orgullo, por mi vanidad.

Lo que de verdad le apena a Dios no es mi pecado, sino mi actitud cuando me escondo huyendo de su amor y de su perdón.

Le duele más que no crea en su misericordia y lo vea como un juez implacable. Le duele verme perdido y sin rumbo.

Y al mismo tiempo le duele mi orgullo cuando no caigo y me siento seguro como el hijo mayor.

Reconocer mi miseria y volver

A Dios lo que le rompe y hace que se sienta impotente ante mí en su misericordia es mi miseria reconocida.

Cuando logro reconocer mi debilidad, mi pecado y le pido perdón de rodillas.

Es lo que hoy hace el hijo menor. Se da cuenta de que sólo hay un camino para seguir viviendo, volver a casa.

Un camino de felicidad y ese consiste en regresar al padre. Elige la rutina de la que huyó sin comprender cómo es su padre.

Lo desconoce, por eso no lo ama. Este es el mismo camino que tengo que recorrer yo. Hacerlo así es un acto muy valiente.

Solo misericordia

Conozco a muchos que se alejan de Dios porque creen que Dios no los va a perdonar nunca y siempre va a condenar su pecado.

Conozco a los que no sienten que puedan volver a comenzar porque ellos mismos no se perdonan.

Lo que me mata son mi propia condena, mi orgullo y mi vanidad.

El hijo menor se ha condenado a sí mismo. No se siente digno de la misericordia y está dispuesto a seguir siendo un esclavo en la casa del padre.

Es muy absurdo pero se siente indigno. Nunca soy digno, nunca lo seré. Incluso cuando piense que lo hago todo bien y que soy digno.

En esos momentos mi orgullo me estará matando y quitando la alegría. Mi orgullo me llena de vanidad y me lleva a perderme.

Tags:
amorhijo de Dioslibertadmisericordia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.