Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 27 noviembre |
La Medalla Milagrosa
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Qué es el escándalo de la misericordia?

shutterstock_337721729.jpg

EpicStockMedia|Shutterstock

Dios te quiere con él, la pelota está en tu tejado

Paweł Rytel-Andrianik - publicado el 25/03/22

Dios siempre nos acoge y perdona todas nuestras faltas, pero espera a que nosotros demos el primer paso, como se ve en la parábola del hijo pródigo

La parábola de hoy es uno de los pasajes más conmovedores del Evangelio. Revela en qué consiste el escándalo de la misericordia: «¿Por qué Dios es misericordioso con quien no lo merece?»  (como dijo el arzobispo G. Ryś).

En esta parábola vemos que Dios siempre nos acoge y perdona todas nuestras faltas, pero espera a que nosotros demos el primer paso.

Quiere regalarnos su perdón, su vida y todo lo que le pertenece, si sólo estamos dispuestos a volver a Él, es decir, si nos convertimos.

Los ojos del Padre

Hay una expresión en polaco que significa «mirar de reojo», es decir, esperar tanto a alguien, estar pendiente de él hasta el punto de que los ojos ya están débiles y cansados.

En la parábola, eso es cierto en el caso de los ojos del Padre, que espera con anhelo que su hijo vuelva a casa. Son los ojos de alguien que ama.

Las manos del Padre

Las manos del Padre están dispuestas a abrazar a su hijo con amor y ternura. También están dispuestas a sostenerlo.

En el famoso cuadro de Rembrandt, «El regreso del hijo pródigo», vemos que las dos manos del Padre son diferentes.

WEB3-rembrandt-figliol-prodigo

Una es como la mano de una mujer, tierna y cariñosa; la otra es una mano de hombre fuerte que apoya y sostiene. Así es el amor de Dios: a la vez maternal y paternal.

La túnica, el anillo y las sandalias

El Padre da a su hijo una túnica especial (gr. sto). Esta prenda significaba la reverencia hacia un invitado especial. También simboliza la túnica que llevan los salvados.

Le da también un anillo, signo de autoridad, derecho a su herencia.

Las sandalias, en cambio, subrayan el estado de libertad del hijo y su dignidad.

Todo esto se le da al hijo que ha pecado contra el Padre. Vuelve vestido con harapos, con los zapatos estropeados y los bolsa vacía, como vemos en el cuadro de Rembrandt.

La cabeza del hijo está afeitada y cubierta de heridas, lo que puede indicar que estuvo en prisión.

«Me levantaré, volveré a mi padre»

El padre espera, anhela el regreso de su hijo, pero respeta su libertad.

El punto de inflexión de la historia sólo se produce cuando el hijo ha reflexionado y ha decidido volver a casa de su padre.

Se apartó del camino del pecado. Descubrió que ese camino, que le parecía maravilloso cuando salió de casa, en realidad no lleva a ninguna parte.

El punto de inflexión fue su decisión de convertirse.

¡Nadie está perdido!

El padre de la parábola es Dios. Sus hijos pródigos -hijos- nos representan a nosotros. Dios es siempre misericordioso.

«Nadie está perdido, porque Dios no reparte caramelos a los niños buenos, sino que levanta a los que han tocado fondo».

Mons. G. Ryś

¿Quiero que Dios me levante? ¿Y volver a él? ¿Quiero dejar mis malos caminos? Él está esperando. Ahora todo depende de mí.

Tags:
conversionlibertadmisericordiapadres-hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.