Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 30 septiembre |
Santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Por qué el sufrimiento de los demás sí me incumbe

aumone.jpg

Philippe Lissac / GODONG

¿Veo a la persona herida y abandonada en el camino?

Carlos Padilla Esteban - publicado el 25/03/22

Dios me está hablando de lo que quiere de mí a través del que ha sido atacado y está abandonado en el camino

Cuesta mirar con empatía a mi hermano. No me pongo en su lugar. Ni hago mía su mirada. No asumo su vida como parte de la mía. Leía el otro día:

«La persona se hace capaz de empatía, entendida como «la posibilidad de aceptar una interacción entre el yo y el otro, la capacidad de no cerrarse en un yo inaccesible y defensivo, manteniendo una postura de relativo distanciamiento y de autonomía basada en una cierta identidad»; de este modo, es capaz de salir de sí misma para encontrarse con el otro».

Giovanni Cucci SJ, La fuerza que nace de la debilidad

Necesito aprender a salir de mí mismo. Jesús les explicó el camino a sus discípulos con una parábola. Para que entendieran.

El hombre que no pasó de largo

Cuenta Jesús una historia. Un hombre fue asaltado en medio de un camino. Quedó expuesto, abandonado, herido, solo.

Y muchos pasaron delante de él. Quizás nadie hubiera deseado pasar por delante de un hombre herido. Porque su presencia era una complicación en la vida de los hombres.

«Un hombre que bajaba por el camino de Jerusalén a Jericó fue asaltado por unos bandidos. Le quitaron hasta la ropa que llevaba puesta, le golpearon y se fueron dejándolo medio muerto.

Casualmente pasó un sacerdote por aquel mismo camino, pero al ver al herido dio un rodeo y siguió adelante.

Luego pasó por allí un levita, y que al verlo dio también un rodeo y siguió adelante.

Finalmente, un hombre de Samaria que viajaba por el mismo camino, le vio y sintió compasión de él.

Se le acercó, le curó las heridas con aceite y vino, y se las vendó. Luego lo montó en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y cuidó de él.

Al día siguiente, el samaritano sacó dos denarios, se los dio al posadero y le dijo: – Cuida a este hombre. Si gastas más, te lo pagaré a mi regreso».

¿Veo al abandonado?

Varios pasan de largo. Tal vez los más confiables. Los religiosos que veían a Dios en sus vidas. Los que lo habían dejado todo por seguir al Dios de sus vidas.

Ellos no ven al herido o prefieren no verlo. ¿Y yo? ¿Lo veo cuando está herido y abandonado al borde del camino?

Me gustaría hacer de esta parábola una norma en mi vida. Pero sería una norma que incumplo muchas veces, quizás demasiadas.

Y me siento como el sacerdote que da un rodeo para seguir su camino.

Mis prisas, mis planes están antes que la caridad. Antes que la compasión hacia aquel al que nadie ayuda.

Me siento tan lejos de ese buen samaritano… Me asemejo también a ese levita que da otro rodeo para evitar el problema y sigue su camino.

Como si mi lema de vida fuera: por favor, no me molesten. Y continúo pasando de largo delante del necesitado.

Los imprevistos hablan también de lo que Dios busca

¿Cómo hago para distinguir lo que Dios quiere de mí? ¿Quiere que me detenga para socorrer al caído o que corra a cumplir las expectativas ya programadas?

¿Cómo manejo los imprevistos? ¿Qué hago con esa necesidad urgente que irrumpe sin que nadie pueda detener el paso?

Nadie me prepara para lo que no está previsto. Soy yo el que puede educar mi corazón para las sorpresas.

O también puedo vivir atado a las rutinas, apegado a los planes sin tomar en cuenta la realidad que golpea la vida.

Pienso en esa orquesta que seguía tocando mientras el Titanic se hundía en las aguas heladas.

Puedo seguir con lo mío mientras la realidad junto a mí ha cambiado.

Más allá de mis intereses

La pandemia puede haberme endurecido el corazón. Pienso siempre en mí, en mi necesidad, en lo que a mí me falta.

Mis planes son lo primero y los demás tendrán que ver cómo solucionan los problemas. Yo estoy antes que el que sufre, que el abandonado, que el solitario.

Cuando mi corazón se niega a ensancharse es que ha envejecido de golpe y está muerto. Un corazón que no tiene empatía ni sufre con el que sufre es un corazón que está helado.

La cuaresma me empuja a detenerme ante el que sufre. Me obliga a ponerme en el lugar del que no tiene, del que está herido. Me lleva a dejar a un lado todo lo que me ocupa.

Sentir el dolor del otro

«Recordemos que la empatía no significa estar de acuerdo, la empatía es la capacidad para resonar los sentimientos del niño, escuchar sentimientos no significa estar de acuerdo con ellos ni con la conducta que se está proponiendo».

Edgardo Riveros Aedo, Focusing desde el corazón y hacia el corazón

Dejo que resuene en mí el dolor ajeno. No significa estar de acuerdo con conductas y comportamientos ajenos.

Jesús nunca se alejó del pecador. No condenó el pecado retirando el amor de quien más lo necesitaba. No huyó del compromiso con el sufriente.

Se puso en el lugar de los que pecaban. Se abajó sobre ellos y llegó al borde del camino. Dejó las noventa y nueve ovejas en el redil para buscar la perdida. Salió preocupado por aquel que no tenía cómo vivir en paz en medio de los hombres.

Con hechos

Me gustan los hechos más que las palabras. Me convencen las obras no tanto las buenas intenciones.

Una cuaresma llena de palabras es como la hojarasca a los pies de los árboles desnudos en el otoño. Es sólo una vida insustancial llena de advertencias y mandatos.

Quiero tener obras y no sólo buenas intenciones. Quiero acercarme al que sufre. Tal vez más cerca de lo que pensaba.

Saliendo de mi estrechez de miras, de mis complejos y de mis miedos. Rompiendo las barreras de mi comodidad.

El buen samaritano soy yo cuando veo al hombre caído. Y para verlo tengo que mirarlo y detener el paso.

Si voy corriendo y mirando mi agenda, leyendo a los que me escriben, me olvido de la realidad que impacta en mi rostro.

Tags:
ayudaempatíasolidaridadsufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.