Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 08 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Médicos musulmanes pasan a pie la frontera de Ucrania y atienden a los que huyen

HUMANITYFIRST

@humanityfirstDE

Con un carrito de supermercado trasladan a pie los alimentos y las medicinas.

Dolors Massot - publicado el 23/03/22

Un matrimonio católico les ayuda a conseguir material sanitario. Desde Medyka ellos llevan alimentos y medicamentos al otro lado de la frontera y han instalado un dispensario médico

Tal vez esta guerra nos recuerde que somos hermanos, por encima de razas, lenguas y culturas. Un grupo de médicos musulmanes europeos no quiso quedarse de brazos cruzados viendo las noticias desde su casa y se desplazó hasta Medyka, punto de frontera entre Polonia y Ucrania, para ayudar a los refugiados que huyen de la invasión rusa.

Son médicos jóvenes, en su mayoría, procedentes de Alemania y Reino Unido. Hablan varios idiomas y se vuelcan en lo que va necesitando el río de personas que llegan agotadas y sin recursos en busca de un lugar seguro. Pero allí hay cola, y hay que estar de pie a veces más de 24 horas para atravesar al otro lado.

HUMANITY FIRST
La cola de refugiados que espera a pasar la frontera con Polonia, ayer en Medyka. Los voluntarios a la izquierda, iban distribuyendo un caldo caliente.

Así las cosas, estos médicos decidieron no esperar en la parte segura de Polonia sino ir al rescate de los refugiados y atenderlos ya a su llegada a la cola, todavía en territorio ucraniano. A veces, en la noche, están a 5 grados bajo cero, sin mantas y al ras. Hace pocos días hubo un bombardeo a 17 kilómetros. Exponen sus vidas pero prefieren ir salvando las que puedan mientras tanto.

Estos médicos voluntarios pertenecen a la asociación Humanity First.

HUMANITYFIRST
La tienda de campaña que distribuye alimentos y se ha convertido en dispensario médico.

En Medyka les ayuda el matrimonio formado por Susana Menéndez y su marido Michael Martin. Ella es española y él de origen alemán, proceden de Galicia (España). El 4 de marzo decidieron montarse en su autocaravana y desplazarse hasta la frontera con Ucrania para ayudar en lo que hiciera falta. Ella es abogada experta en derechos humanos y los dos tienen experiencia en voluntariado (así se conocieron, cuando él era un mendigo y ella una voluntaria que le atendía, pero esa es otra historia que puedes leer aquí).

Susana ha reunido dinero de personas que quieren ayudar a los refugiados y lo emplea para comprar material como mantas y medicamentos. Da apoyo a los médicos, que le pasan la lista de medicinas que necesitan y ella va a la ciudad más próxima para comprar en las farmacias. Además, ha logrado comprar un desfibrilador, entre otros productos necesarios para levantar un pequeño dispensario a pie de frontera.

Es la propia Susana quien reporta lo que están haciendo ahora mismo los médicos de Humanity First.

Los médicos han instalado ya 3 camillas y algo que podría servir de quirófano

Allí los médicos han instalado ya 3 camillas y algo que podría servir de quirófano. Al lado, en varias ollas grandes preparan comida caliente para los refugiados. Luego cargan la olla en un carrito de supermercado y la trasladan a pie por la carretera hasta el interior de Ucrania, donde se encuentran los refugiados. Así de pedestre pero real y efectivo para mantener con vida a los que huyen.

Cargan la olla grande en un carrito de supermercado y la trasladan a pie por la carretera hasta el interior de Ucrania.

Michael y los médicos cruzando el puesto fronterizo para llevar los medicamentos y la comida a los refugiados ucranianos que esperan en colas kilométricas.
Aspecto del almacén donde están los productos más básicos para los refugiados.

En un almacén van reuniendo ropa de vestir, zapatos, abrigos, mantas, productos de higiene personal… Cuando llegan al otro lado de la frontera, a los refugiados se les da lo que necesitan antes de registrarse y continuar su viaje quién sabe si a Polonia o a otro destino.

Los médicos atienden a enfermos crónicos, a lesionados y a quien necesita ayuda porque ya va apareciendo el síndrome postraumático provocado por los bombardeos, la estancia en los refugios y el miedo en las poblaciones y durante el camino. Muchos refugiados siguen siendo en su mayoría mujeres, niños y ancianos, mientras que los hombres de entre 18 y 55 años están combatiendo.

El trabajo de los médicos es agotador, así que hacen turnos de 8-10 días, según la disponibilidad y las fuerzas. Susana sigue pidiendo colaboración para este equipo que trabaja por la paz volcado en su vocación de cuidar a los que sufren. Ella se encarga de ir mandando información acerca de lo que ocurre en Medyka y de lo que es más urgente. Ahora trata de conseguir también, entre otras cosas, chalecos antibalas, gafas de visión nocturna y un generador para apoyar a los hospitales de Ucrania que se encuentran sin luz. Van llegando cajas de medicamentos que rápidamente se llevan al otro lado.

View this post on Instagram

A post shared by adondetellevalavida (@adondetellevalavida)

Parece mentira que a pocos kilómetros de una zona de confort pueda haber tanto sufrimiento. «Mientras pueda estar aquí ayudando, tiene sentido lo que estamos haciendo, por pequeño que parezca», dice Susana. «Gracias a todos los que nos ayudáis con vuestra oración, vuestros mensajes, vuestros donativos y vuestro apoyo emocional. Todo ayuda a que esto marche». Michael, mientras, no para de trasladar cajas, limpiar y repartir cafés a quien ahora mismo valora una bebida caliente más que oro en paño.

HUMANITY FIRST
Akbar, médico del equipo de Humanity First, junto con Michael, cuando llegaron el desfibrilador y algunas cajas de medicamentos.
Michael con los médicos agradecen todo el apoyo que les llega.

Puedes seguir el trabajo de Susana y Michael en su perfil de Instagram, @adondetellevalavida. El libro de Michael se titulaba «Adonde te lleva la vida» y ha sido así de premonitorio.

Tags:
ayuda humanitariaguerramedicinasolidaridaducrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.