Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 21 mayo |
San Cristóbal Magallanes y compañeros mártires
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Un seminarista dominico ha acogido a 108 refugiados ucranianos en Cracovia

DOMINICAN POLAND

Photo courtesy of Fr. Patrick Briscoe

Seminarista dominico de Polonia.

Patrick Briscoe OP - publicado el 22/03/22

El hermano Andrzej Mońka, seminarista dominico en Cracovia, recibió permiso para albergar refugiados en el priorato. "Este no es un momento normal. No haremos esto durante años, pero esto es una guerra. Es solo el Evangelio", explica.

“Tengo mis exámenes la próxima semana y un retiro que preparar”, dice el hermano Andrzej Mońka, un seminarista dominico en Cracovia, “pero, por supuesto, eso no es lo principal. Es obvio para nosotros que tenemos que ayudar”.

Desde hace más de dos semanas, Mońka coordina la respuesta del convento dominico en Cracovia. Hasta la fecha, el priorato ha albergado temporalmente a 108 refugiados ucranianos. Hoy hay casi 50 invitados viviendo entre sus paredes.

“Le pedí al maestro de novicios [el sacerdote que supervisa a los seminaristas dominicos] que hiciera algo”, explica Mońka. “Estaba ansioso por ayudar a organizar lugares para refugiados aquí en el priorato”, dice. Bajo la dirección del prior y el consejo del priorato (el superior de la comunidad y su consejo de gobierno), se le dio permiso a Mońka para comenzar a preparar para los invitados lugares no utilizados.

El convento de los dominicos en Cracovia es un complejo enorme. Los dominicos han vivido y rezado aquí durante 800 años, desde que Santo Domingo envió a San Jacinto para establecer la orden en Polonia. El santo fundador está sepultado en la Basílica de la Santísima Trinidad, una antigua iglesia que forma parte del complejo del priorato.

Los dominicos son bien conocidos en Cracovia. Realizan muchos servicios en esta comunidad. Desde el Centro Litúrgico Dominico que compone y enseña música litúrgica hasta la animada capellanía universitaria (coloquialmente conocida como “Beczka”). Han confiado en esta red de amigos para ayudarlos a acoger refugiados. 

Una gran colaboración

“Hemos invitado a muchas personas para que nos ayuden”, dice Mońka. “Tuvimos que preparar los apartamentos rápidamente. Hubo mucha limpieza y mudanza de muebles para estar listos para recibir a nuestros invitados”, explica. Los estudiantes y los asistentes regulares a misa se unieron para lavar ventanas, fregar suelos, hacer camas y llenar listas de compras.

“Estamos profundamente conmovidos por las historias de nuestros invitados”, dice Mońka. “Un tipo llegó con una pierna rota, comparte Mońka. “Tuvo que escapar, estaba encadenado, así que tuvieron que romperle la cadera”. Cuando llegó, requirió atención médica inmediata y sustancial.

“También recibimos a una familia musulmana”, dice Mońka. “Rezaban dentro del priorato, incluso, usando una alfombra como es su costumbre. Para nosotros fue una experiencia exótica”, admite el joven dominico.

“En este momento tenemos un niño pequeño que se queda con nosotros”, cuenta Mońka. “Hoy este bebé tiene dieciocho días. Puedes imaginar lo que esta madre está sintiendo. Es difícil para una madre dar a luz normalmente. Piensa en sufrir depresión posparto, mientras intentas escapar de la guerra. Falta de sueño, ir de un lado a otro, no poder quedarse en casa, y hacer todo esto sin tu esposo”. Afortunadamente, uno de los invitados que actualmente se hospeda con los dominicos es médico. Las otras familias ucranianas también apoyan a esta madre.

Mońka dice que fue pura conmoción para los frailes cuando comenzó la guerra. “Incluso nuestros hermanos de Ucrania y Rusia no se lo esperaban”, dice. “Es difícil ver todas las imágenes. La guerra hoy en día es una cosa diferente de lo que solía ser. No es como durante la Segunda Guerra Mundial cuando acabas de escuchar en la radio que en algún lugar están ocurriendo matanzas. Pero ahora ves a la gente, sus caras, edificios… puedes seguir todo lo que está pasando. Es aterrador”, dice.

Para Mońka, que se está preparando para sus exámenes finales de Teología en la Universidad y para ser ordenado sacerdote en cuestión de semanas, el trabajo es simplemente lo que exige el Evangelio. 

Pero para Mońka, que se está preparando para sus exámenes finales de Teología en la Universidad y para ser ordenado sacerdote en cuestión de semanas, el trabajo es simplemente lo que exige el Evangelio. “Tenía miedo, al principio, de que los hermanos criticaran este trabajo, ya que no es realmente nuestro carisma”, admite. “Pero este no es un momento normal. No haremos esto por años. Pero esto es una guerra. Es sólo el Evangelio”, explica. “Dentro de nuestra tradición tenemos muchos ejemplos de personas que creo que ayudarían. Piensa en Martín de Porres”, dice. 

Si bien Mońka lideró la carga para iniciar el trabajo, ahora toda la comunidad está colaborando. Cuando las familias llegan al priorato, Mońka les asigna un seminarista dominico que les sirve de anfitrión. Al ver la necesidad apremiante de habitaciones para refugiados, Mońka comparte: “La primera noche, antes de configurar un sistema, tuve cinco llamadas. Así que acabo de dormir tres horas”. Pero ahora hay un turno de noche organizado para la línea directa de refugiados de los frailes y otros hermanos están tomando las llamadas nocturnas.

“Realmente puedo servir como diácono durante dos semanas y para mí es una gran preparación para el sacerdocio. Ahora es el momento de vivir la esencia del Evangelio”

“Es un trabajo muy exigente”, admite Mońka. “Estoy bromeando que al menos he tenido la oportunidad de ser un verdadero diácono durante dos semanas”. Él cree que cuidar a los necesitados en un momento como este es el trabajo de un diácono por excelencia. “Realmente puedo servir como diácono durante dos semanas y para mí es una gran preparación para el sacerdocio. Ahora es el momento de vivir la esencia del Evangelio”, concluye con una sonrisa.

Tags:
guerrapoloniaseminarioucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.