Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

La Angostura: La historia de la biblioteca colonial que reposa en el fondo del río

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
ANGOSTURA

Shutterstock | Laura Appena

Macky Arenas - Aleteia Venezuela - publicado el 21/03/22

Contiene una memoria perdida: los archivos del gobierno, alhajas de templos y hasta las crónicas de los pioneros misioneros capuchinos de la Guayana venezolana

Es una historia poco conocida, pero tan alucinante que merece ser contada. La rodea una épica que podría ser el apasionante libreto de una exitosa película.

Corría el año 1817 y Angostura –la actual Ciudad Bolívar- estaba enfrascada en una cruenta guerra contra España. En realidad, Angostura era una ciudad realista. Apoyaba a la monarquía española y desde inicios de ese mismo año 17 estaba sitiada por las fuerzas republicanas o patriotas. 

La Batalla de Angostura del 18 de enero de 1817 fue el primer intento de los patriotas venezolanos por tomar la ciudad de Angostura a orillas del Orinoco. También la primera batalla de la Campaña de Guayana de 1817.

Un famoso destilado lleva su nombre

La capital del estado de Bolívar (Venezuela) tuvo antiguamente el nombre deSanto Tomás de la Nueva Guayana en la Angostura del Orinoco. Una denominación oficial demasiado larga que pasó a ser simplemente Angostura, por estar situada el municipio junto al tramo más estrecho del río Orinoco.

A este rincón de Guayana vino a dar un médico alemán llamado Johann Gottlieb Benjamin Siegerten 1820. Después de haber ejercido como cirujano en las guerras napoleónicas, fue contratado para asistir a las tropas de Simón Bolívar en la Guerra de Independencia contra España.

Imbuido en el estudio de la flora tropical, consiguió un tónico a base de varias plantas de la zona que servía como remedio contra el mareo y los trastornos digestivos. Fue a partir de la raíz de genciana que preparó una bebida amarga y aromática. Su uso no solo era medicinal, sino que podía dar sabor a sopas y bebidas.

Hoy, en todos los bares del mundo el destilado a base de alcohol y extractos plantas, es utilizado profusamente en la coctelería  y se conoce como “Amargo de Angostura”. Ciertamente, se fabricó  originalmente en la ciudad venezolana de Angostura, inventada por un médico del ejército de Simón Bolívar.

Un congreso la hizo famosa

El Congreso de Angostura, convocado por Simón Bolívar, tuvo lugar en la ciudad de Angostura (hoy Ciudad Bolívar) entre febrero de 1819 y julio de 1821 —en el contexto de las guerras de independencia de Venezuela y Colombia—, culminando en la creación de la República de Colombia (Gran Colombia).

El célebre Discurso de Angostura fue ofrecido por Bolívar en el Congreso del mismo  nombre, instalado para formular lo que jurídicamente se ha llamado la «Ley Fundamental» (base de la Constitución). Ese Congreso tomó decisiones básicas. Por ejemplo, crear la República de Colombia, organizarla en departamentos, otorgar a Bolívar el título de Libertador y designar el Presidente y Vicepresidente de la nueva República.

La angustia de Angostura

Ese año 1817, con todos sus movimientos y giros favorables a los patriotas, sería un año decisivo para la Guerra de Independencia de Venezuela y Sudamérica. Fue un enfrentamiento militar sucedido en el contexto de la Guerra de Independencia de Venezuela. Enfrentó a las fuerzas patriotas y realistas el 17 de julio de 1817. Tuvo la victoria de las primeras, que consiguieron capturar la ciudad.

Cuenta el investigador Diego Rojas Ajmad que la situación era tan desesperada que los pobladores se vieron obligados a abandonar la ciudad. Los alimentos escaseaban y tomaron la decisión de comenzar a sacrificar animales para alimentar a las tropas y a los habitantes. Terminaron comiendo todo lo que se movía pero, aún así, las personas parecían cadáveres andantes pues el hambre era atroz.

Los historiadores cuentan que  una vez acabado todo solo quedaba una opción: comerse el cuero de los muebles. Desarrollaron un curioso método de preparación de semejante “manjar” y la gente lo comía de buena gana. No obstante, llegó un momento en que la orden fue abandonar la ciudad.

Una carga preciosa

Salieron hacia la Antigua Guayana fragatas, bergantines, goletas, lanchas y embarcaciones pequeñas. De allí, pasaron a la isla de Granada. Más de la mitad de los habitantes y sus posesiones acabaron en el fondo del río.  Otros se perdieron en ese laberinto de canales y caños, nunca se volvió a saber de ellos.

Varias embarcaciones terminaron destruidas y saqueadas pero uno de los bergantines se metió en un caño sin salida y, según relato del historiador Tomás Surroca, la carga era preciosa por lo que se perdió algo más que una embarcación.

“Era el buque más interesante de todo el convoy, porque en él venían todos los archivos del gobierno, el del Ayuntamiento, el de los misioneros capuchinos y sus alhajas de los templos», entre otros haberes.

Todo el archivo colonial, la crónica de nuestros primeros años, terminó destruido, saqueado y en el fondo del río. Toda una biblioteca colonial perdida.

Bibliotecas “malditas”

Hay bibliotecas famosas por sus desgracias. La de Alejandría, destruida al punto de que pudieron perderse 400.000 de los 900.000 manuscritos que albergaba.  La de Pérgamo, que brilló por sus colecciones de literatura y crítica gramatical. La desaparecida biblioteca de Iván el Terrible que el arqueólogo ruso Ignatius Stelletskii se pasó toda la vida buscando. La Biblioteca de Constantinopla, muchos de cuyos volúmenes fueron salvados  antes de la caída de la ciudad en 1453.

En el siglo XII, la universidad budista de Nalanda, en la India, considerada el principal centro de erudición de Asia, fue arrasada por los turcos y cuentan que había tantos manuscritos que tardó tres meses en arder por completo. La Gran Biblioteca de Bagdad, conocida como la Casa de la Sabiduría, fue presa del saqueo por parte de los mongoles en el año 1258 de nuestra era. Luego, la de Irak sería devorada por un incendio durante la invasión estadounidense en 2003 ocasión en que se quemaron un millón de libros.

En 1992, la Biblioteca Nacional de Sarajevo había sido incendiada en un ataque premeditado de la artillería serbio-bosnia. En España varias muy importantes fenecieron durante la guerra civil.

Nadie destruye bibliotecas. Sólo las guerras y los odios van contra ellas.  Son patrimonio de la humanidad. La de Angostura, la histórica biblioteca colonial, se hundió en el Delta del Orinoco para siempre bajo las aguas del río que lleva, en América, ese nombre emblemático. Allí –como escribe Rojas Ajmad- “entre peces y manglares, reposa nuestra memoria perdida”.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
america latinaBibliotecareligiosos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.