Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 06 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Como enseñar a los niños el misterio de la Cruz

ROSARY

Shutterstock | Zwiebackesser

Desde niños, nuestros hijos pueden aprender a amar la Cruz de Jesús.

Merche Crespo - publicado el 21/03/22

Los niños deben saber que en su vida y en la de otros existe el dolor. Podemos guiarles para que sepan recorrer bien el Via Crucis de su vida

La Cuaresma es tiempo de conversión, de sacrificio, de meditar la pasión y muerte del Señor y de intensificar la oración, el ayuno y la limosna. Estas ideas, aparentemente “para adultos” deben ser transmitidas a los niños en catequesis para que entiendan el misterio de la Cruz y den sentido cristiano al dolor.

Además, estos días nos levantamos con bombardeos y con imágenes de dolor y sufrimiento en la población ucraniana. ¿Cómo hacerles entender que esa cruz puede ser llevada con dignidad y puede santificar?

Lo positivo (y lo negativo) viene de Dios

No todos los niños tienen las mismas oportunidades ni viven las mismas situaciones. Para muchos de ellos la vida es muy complicada ya sea por su situación familiar, por algún problema físico, por vivir en extrema pobreza o porque su país está pasando por alguna crisis o incluso sufriendo una guerra.

Los padres y los catequistas debemos explicar a los niños que el dolor existe, pero que todo lo positivo que sucede lo quiere Dios positivamente. Y lo negativo, no es querido por Dios, pero sí tolerado. Y si lo tolera, ¡es que alguna razón habrá!

En ocasiones esta afirmación no la entendemos ni los mayores. Nos cuesta ver que todo lo que pasa, pasa porque Dios quiere. Sin embargo, al final podemos llegar a comprender y aceptar que Dios tiene previsto obtener bienes de los males. ¿Pero cómo hacérselo ver a un niño?

Guiarles por el Via Crucis de sus vidas

En realidad, los niños vivirán a lo largo de los años ocasiones en que la cruz golpeará su vida o la de alguien cercano. Hay momentos buenos, malos y regulares.

Si a los niños se les guía de manera prudente y lo hace alguien de su entera confianza- padres, catequistas o algún familiar- seguramente esos niños sabrán encajar los golpes con entereza. De tal manera que convertirán esas ocasiones de dolor en momentos de confianza en Dios y de entrega a los demás.

Sus corazones serán corazones agradecidos, solidarios y compasivos. Serán niños, y luego adultos, fuertes y acogedores. Sabrán llevar su cruz con un gran amor a Dios y a los demás.

¿Cómo puede ser posible? Porque sus corazones serán corazones que den gracias, solidarios y compasivos. Serán niños, y luego adultos, fuertes y acogedores. Sabrán llevar su cruz con un gran amor a Dios y a los demás.

Por el contrario, si no han sido dirigidos con el tacto y la atención adecuada en los momentos dolorosos -enfermedad, muerte de algún ser cercano, vivencia de algún trauma,…- esos niños desarrollarán probablemente un carácter rencoroso, frustrado o incluso cargado de rabia contenida.

CROSS
La cruz forma parte de nuestra vida.

El ejemplo de los dos ladrones

Un buen ejemplo para que los niños entiendan lo que es llevar la cruz -el dolor- con dignidad es citarles en catequesis el episodio de los dos ladrones a quienes se condenó a la cruz al lado de Jesús. Lo recoge San Lucas en su evangelio (Lc 23, 39-43).

Mientras Gestas, conocido como el mal ladrón, insultaba al Señor y le reprendía por no querer salvarse: “Si eres el Hijo de Dios, sálvate a Ti mismo y a nosotros”, el Buen Ladrón (Dimas) aceptaba la cruz con humildad y defendía al Señor: “Señor, acuérdate de mí cuando estés en tu Reino”.

Dimas es santo, Gestas no. Dimas llevó su cruz con dignidad y se santificó. Gestas no supo hacerlo y destruyó su vida. Son las dos maneras de llevar la cruz y el dolor.

Momentos para enseñar a llevar la cruz

  • La cruz de Cristo es la señal de los cristianos, así que en primer lugar hay que enseñar a los niños, en casa o en catequesis, a hacer la señal de la Cruz: sobre su frente, sus labios y su pecho, para que ésta les guíe y así tener buenos pensamientos, palabras y obras.
  • Después aprovechar cualquier circunstancia de la vida de los niños para señalarles la necesidad de mantener la dignidad y la alegría antes las “cruces” que puedan encontrarse en su día a día: una mal resultado en un examen, un plan divertido que ha fracasado, un enfado con un amigo, una derrota en un partido…
  • Ante una enfermedad, una operación médica o simplemente una visita al dentista, es importante prepararles previamente, informándoles y manteniendo la calma. Hay que enseñarles a confiar y que aprendan a dejarlo todo en manos de Dios.
  • Siempre, ante esos momentos difíciles, enseñarles que pueden rezar y pedir a Dios serenidad.
  • Además, ¡qué bonito es cuando los niños entienden que pueden ofrecer ese dolor por una intención concreta o por alguien en particular!
  • Y al final, cuando todo acaba y la situación parece mejorar, siempre enseñar a dar gracias a Dios.

En definitiva, se trata de transmitir a los más pequeños que la felicidad no consiste en la ausencia de dolor, sino en llevarlo con dignidad, como el buen ladrón.

Tags:
catequesiscruzeducaciónpadres-hijosprimera comuniónsufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.