Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 06 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿No ves frutos? ¡Pídeselos a Dios!

WEB3-gardening_PhotoCredit-Sr-Amata-CSFN-34.jpg

Photo Courtesy of Sr. Amata CSFN

Hace falta paciencia, mucho trabajo, estiércol, cavar la tierra, regarla... para que la planta dé frutos

Carlos Padilla Esteban - publicado el 20/03/22

Y sigue soñando ideales manteniéndote en la realidad

Jesús me invita a la conversión. Si no la pido no pasará nada en mi interior. Me pide Jesús que desee cambiar y convertir mi corazón hacia Él. Me lo explica así:

«Y les dijo esta parábola: – Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: – Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde? Pero el viñador contestó: – Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas».

Me gusta la imagen de la viña. Una viña que no da fruto y un viñador exigente. Las viñas pueden no dar fruto.

Dios me trabaja

TRACTOR-shutterstock_375000301.jpg

Hace falta paciencia, mucho trabajo, estiércol, cavar la tierra, regarla. Es toda la labor que Dios puede hacer conmigo esta cuaresma. Comenta el papa Francisco:

«El primer agricultor es Dios mismo, que generosamente sigue derramando en la humanidad semillas de bien».

Me siento como esa viña que no da el fruto esperado. Es una imagen muy de este tiempo de preparación, de espera, de anhelo. Quiero trabajar la tierra de mi alma.

Realismo e idealismo a la vez

WEB3-orchard_PhotoCredit-Sr.-Amata-CSFN-21.jpg

Quiero ser realista y al mismo tiempo idealista, como dice el padre José Kentenich:

«No debemos convertirnos en ilusos sino verdaderamente en idealistas. Debemos cuidar que al elevar las manos hacia los ideales más elevados, no nos convirtamos en personas utópicas».

Herbert King. King Nº 5 Textos Pedagógicos. Nueva Patris.

No quiero dejarme llevar por ideales inalcanzables, cimas a las que no logro llegar. Y dejar así de vivir en el día a día, en lo cotidiano.

En medio de la rutina quiero ser santo, fiel, feliz.

No todos los días son domingos. Seis días son días normales en los que se juega mi aspiración a la santidad.

No todos los días son Tabor, hay muchos momentos de oscuridad en el valle, cuando no veo claro hacia dónde camino.

Es en la realidad donde se juega la vida

En esos momentos cotidianos, rutinarios, no dejo de mirar al ideal, pero me mantengo en mi lugar.

¡Cuántas personas viven deseando estar en otro lugar! ¡Cuántas personas viven deseando amar a otra persona!

Viven en un lugar y no son felices. Cambian de lugar y siguen sin serlo. Entonces la raíz de mi pena estará en mí.

Los «si hubiera pasado tal cosa» o los «ojaláocurriera lo que deseo» no son reales, no son presente.

La vida se juega en la realidad no en la utopía. La persona utópica se niega a reconocer la fuerza innegable de los hechos.

Quiere vivir soñando en lo que no es y nunca será. Se queda en la utopía que no ha ocurrido.

Solo Dios hace posible la conversión

WEB3-orchard_13_PhotoCredit-Sr.-Amata-CSFN.jpg

Creo que en ocasiones me pongo como meta utopías inalcanzables. Me pongo propósitos que no logro cumplir y me desespero.

Tiro la toalla y pienso que no es para mí. Que el cambio no es posible en mi corazón. Y me conformo con lo que hay. No puede haber nada mejor. Dejo de creer en los milagros y la vida se vuelve muy gris.

La palabra conversión me habla de un giro que sólo puede hacer Dios en mí.

Habrá ocasiones en las que esté muy lejos de Dios y el cambio será muy grande. Necesitaré la gracia para cambiar en un giro de ciento ochenta grados.

Pero en otras ocasiones no será así. Estaré más encaminado y el cambio será más leve, más suave.

En todo caso pienso que quiero dejar que Dios lo haga. Yo pongo la voluntad, el sí alegre, la disponibilidad para ser mejor, crecer y llegar a las cimas.

Dios consigue que sea verdad lo que he soñado.

Luchar por los ideales

Opto por ser idealista, no utópico, no iluso. Tampoco me conformo con esos pensamientos planos que no me dejan crecer.

Ni le digo al que lo intenta que no es posible sólo para que no me demuestre que si yo hubiera luchado habría llegado más lejos.

Y es que no siento que haya dado todo de mí. Siempre puedo dar más.

Pensar en positivo saca lo mejor de mí. Debo cavar la tierra, sacar las malezas que estorban, dejar que llegue la lluvia a mi alma.

Apartar los vicios que me enferman y esclavizan, pedir el perdón que me falta para acabar con la tentación del orgullo y el odio.

El resentimiento y el rencor son malos compañeros de viaje. La alegría y la humildad son los mejores para recorrer largas distancias.

Habrá frutos

WEB3-orchard_PhotoCredit-Sr.-Amata-CSFN-11.jpg

Puedo creer en todo lo que Dios logrará hacer conmigo si me dejo hacer. Los frutos no son míos.

Es Dios el que logra que la viña dé su fruto. Yo sólo camino de la mano de Dios en medio de la vida.

Y dejo que vaya sacando la maleza que me duele y regándolo todo para que dé su fruto.

Confío en el poder de Dios en mí. Yo sólo tengo que ser más humilde, más niño y más pobre.

Dejarme hacer por Dios en el día a día y confiar en que él puede hacerlo todo si yo le dejo actuar.

Tags:
cambioconversionfertilidadpaciencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.