Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 06 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Las madres que rezan durante horas para pedir más sacerdotes

WEB3-MOTHER-PRAY-PRIEST-COURTESY-IMAGES.jpg

Photos courtesy of Katie Gillio

Aleteia Inglés - publicado el 18/03/22

“Sin sacerdotes, no hay Eucaristía, ni Misa, ni confesión”

Agotada por el viaje de casi tres horas a través de nuestra diócesis en expansión en el norte del estado de Nueva York, me acomodé en mi asiento en la catedral.

Era una cálida tarde de verano y esperaba con ansias la primera vez que pasaría con Nuestro Señor en adoración unida a otras madres, abuelas, hermanas y tías con un solo propósito: orar por las vocaciones.

Nos llamamos a nosotras mismas “Las Madres de Lu”. Y nos reunimos en una Hora Santa todos los meses para orar por más sacerdotes y religiosos para nuestra diócesis dentro de nuestras propias familias y comunidades.

Cada vez menos sacerdotes

Hay una crisis de vocaciones en la Iglesia católica en Occidente.

Entre 1970 y 2020, el número de sacerdotes diocesanos en los Estados Unidos pasó de aproximadamente 37.000 a 25.000.

El número de ordenaciones sacerdotales se redujo casi a la mitad, de 805 en 1970 a 495 en 2020.

Nuestra diócesis no es una excepción a esta tendencia. Mientras muchos sacerdotes alcanzarán la edad de jubilación en los próximos años, la afluencia de nuevos sacerdotes es mínima.

WEB3-2-MOTHERS-OF-LU-COURTESY.jpg

La asombrosa historia del pueblo de Lu

Uno de nuestros directores diocesanos de vocaciones, el Padre Peter VanLieshout, estaba preocupado por la disminución del número de sacerdotes.

Había leído sobre las Madres italianas de Lu en un blog católico y compartió la historia con algunas de las mujeres de nuestra diócesis.

Las familias del pequeño pueblo deLu, Italia, reconocieron una crisis en las vocaciones al sacerdocio allá por 1881.

Estaban cansados ​​de no tener suficientes sacerdotes en su región para satisfacer las necesidades espirituales y sacramentales de sus familias.

Bajo la guía de un sacerdote local, Monseñor Canora, las Madres de Lu comenzaron a orar.

Estas madres se comprometieron a la adoración semanal del Santísimo Sacramento para pedirle a Nuestro Señor que suscite vocaciones dentro de sus propias familias. También recibieron regularmente la Sagrada Comunión por esta intención.

El Señor bendijo abundantemente su esfuerzo. Durante los siguientes 65 años, llegaron de la pequeña Lu 323 vocaciones: 152 sacerdotes y 171 monjas.

De Italia a Estados Unidos

Inspiradas por esta historia, varias mujeres buscaron establecer un grupo similar en nuestra diócesis con la misma intención.

Apoyado por el padre VanLieshout y otro sacerdote llamado Fr. White, las madres, abuelas, tías y hermanas de Rochester se han reunido fielmente cada mes para orar por las vocaciones.

A pesar del ajetreo de la vida familiar, la escuela o la educación en el hogar, los trabajos y la miríada de distracciones cotidianas, son fieles a su compromiso.

WEB3-MOTHERS-OF-LU-COURTESY.jpg

Durante su Hora Santa, las mujeres rezan un Rosario por las vocaciones y la oración de las Madres de Lu:

¡Señor, haz que uno de mis hijos llegue a ser sacerdote!
Yo misma quiero vivir como buena cristiana
y quiero conducir a mis hijos hacia el bien
para obtener la gracia de poder ofrecerte, Señor, un sacerdote santo.
Amén

Madres muy comprometidas

Las madres también escuchan una reflexión leída por un sacerdote local, rezan en silencio y tienen la bendición del Santísimo Sacramento.

Además de su Adoración mensual, estas Madres de Lu de hoy en día ofrecen un rosario semanal ante el Santísimo Sacramento.

Y reciben la Sagrada Comunión el primer domingo del mes, implorando a Nuestro Señor que suscite vocaciones dentro de sus propias familias.

Pasar tiempo con estas madres fieles en esa primera tarde agradable de verano me inspiró y a la vez me intimidó.

Me inspiró la cantidad de mujeres que se reunieron, su devoción por esta causa y la cálida bienvenida que me dieron.

¿Cómo llevarlo a cabo en mi pueblo?

También me sentí intimidada al preguntarme cómo nuestra parroquia al otro lado de la diócesis podría replicar lo que vi.

Esta era una zona urbana con muchas mujeres que vivían razonablemente cerca de la iglesia, mientras yo vivía en el campo.

Nuestro grupo rural católico de educación en el hogar, aunque sólido, tenía miembros repartidos por todas partes en dos condados.

Incluso los sitios de culto de nuestra parroquia cubrían todo un condado que tiene 523 millas cuadradas.

¡En cualquier lugar!

Pero con el apoyo de nuestro pastor, y a pesar de nuestros desafíos geográficos, madres, abuelas, tías y hermanas han comenzado a reunirse todos los meses en nuestra pequeña iglesia rural para la adoración y el compañerismo.

Algunas de las mujeres conducen casi una hora para estar aquí. Hay meses en los que tenemos una docena de mujeres, mientras que otros meses puede que solo tengamos cinco o seis.

Pero todas las que vienen reconocen la importancia de pasar tiempo en adoración implorando al Señor por las vocaciones.

Las Madres de Lu se pueden replicar en cualquier lugar. Seguramente el Señor quiere vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa más que nosotros, ¡y Él escucha nuestras oraciones!

Sin sacerdotes no tendremos Eucaristía, ni Misa, ni Confesión. Pero las mujeres fieles de la diócesis de Rochester están inspirando a otras que están listas para ser parte de la solución, una solución que solo puede provenir de las familias.

Por Katie Gillio

Tags:
maternidadsacerdotevida consagradavocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.