Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 14 agosto |
San Maximiliano Kolbe
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

Adiós al individualismo moderno: Somos frágiles, vulnerables y dependientes

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
MAN

Shutterstock | DC Studio

Hombre vulnerable sufriendo de ansiedad

Miguel Pastorino - publicado el 10/03/22

Un sueño del individualismo moderno fue pensar que el ser humano es un ser independiente y que puede realizarse sin los otros, como si naturalmente fuéramos egoístas. Incluso algunos filósofos de la modernidad lo han planteado con no pocos argumentos

Lo cierto es que cada vez somos más conscientes de que lo propio de nuestra condición humana es que somos interdependientes, frágiles y dependientes. Lo que nos caracteriza a todos fundamentalmente es nuestra vulnerabilidad. 

La mentalidad contemporánea en la que domina el hiperindividualismo y el utilitarismo, se vuelve natural el desconocimiento del valor del ser humano más allá de sus condiciones vitales o capacidades. Incluso la dignidad humana, defendida por todos como inherente a la condición humana, hoy parece depender de lo que cada un considere subjetivamente, para decir si su vida vale algo o nada. 

Desde esta visión se idealiza la autonomía, como si la dependencia y la vulnerabilidad nos humillara. Relativizada la dignidad humana a consideraciones de valoración por capacidades, destruye un presupuesto básico de una sociedad democrática: la igualdad. 

Constitutivamente vulnerables y dependientes

Lo primero que descubrimos en la existencia no es nuestra racionalidad, sino nuestra indefensión que nos empuja al auxilio de la relación con los otros (Martin Buber). El ser humano es desvalido biológicamente, comparado con otros animales y solo se hace viable por la inteligencia que es la facultad de prevenir, de transformar sus carencias adaptativas en oportunidades vitales (Zubiri, Sobre el hombre, 1986). 

El ser humano necesita de los otros y de los cuidados desde que nace. El filósofo A. MacIntyre en su obra Animales racionales y dependientes (2001) afirma que somos dependientes porque somos vulnerables, que lo “normal” humano no viene definido por estados autonómicos perfectos, por vidas independientes, sino por lo contrario, por diferentes estados de dependencia a lo largo de la vida.

Somos animales racionales y por eso mismo vulnerables y dependientes, necesitados de la comunidad humana para desarrollarnos. Algo fácil de constatar, pero difícil de asumir es nuestra común fragilidad y necesidad de los otros. 

“Los hombres no son por naturaleza ni reyes, ni poderosos, ni cortesanos, ni ricos. Todos han nacido desnudos y pobres, sometidos todos a las miserias de la vida, a las penalidades, a los males, a las necesidades, a los dolores de toda clase; en fin, condenados todos a muerte” (J.J. Rosseau, El Emilio). 

Recientes investigaciones históricas nos descubren que ha sido el altruismo y no la competitividad, el cuidado del otro y no el egoísmo, el motor evolutivo de la humanidad (Rutger Bregman, 2020). 

La política ante la vulnerabilidad

De la mano de autores materialistas como Patricia Churchland, desde investigaciones en neurociencias nos evidencian la estructura moral del cerebro humano y nuestra tendencia a proteger al débil, a sacrificarnos por aquellos con quienes estamos vinculados en un compromiso biológico de cuidado. Los seres humanos somos cooperativos y el apoyo mutuo es un mecanismo de supervivencia. 

A su vez esta vulnerabilidad es ocasión para desarrollar aquello que nos constituye, y así se muestra el cuidado humano de los más necesitados. El cuidado humaniza al cuidado y al cuidador, no solo a nivel individual, sino también cuando se trata de progreso social y político.

Así lo afirma el profesor Aniceto Masferrer en su obra Para una nueva cultura política (2019): “La manifestación de la debilidad humana en cualquiera de sus grados constituye una ocasión para probar la hondura y la calidad de nuestro respeto por las personas. En buena parte, la moralidad y el desarrollo cívico de una sociedad y del Estado se mide específicamente por la protección, el respeto y el cuidado que muestra hacia sus ciudadanos más débiles y vulnerables”.

Adela Cortina en su reciente publicación “Ética cosmopolita” (2021) escribió: “La interdependencia nos constituye, la solidaridad es irrenunciable”. La filósofa española se muestra convencida de que si los políticos generaran cohesión social desde proyectos dialogados y compartidos, para resolver los problemas más acuciantes, en lugar de enfrascarse en disputas oportunistas que cultivan la polarización y el conflicto, podrían responder con madurez y altura humana a los desafíos del presente, porque comprenden que “los valores con futuro son los que se tejen desde la compasión y dan razones para la esperanza”, porque nos importamos mutuamente. 

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso a nuestra red de cientos de monasterios que rezarán por tus intenciones

2.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

3.

Acceso al servicio "Carta de Roma"

4.

Acceso exclusivo a nuestra revista de prensa internacional

5.

Publicidad limitada

6.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos
Tags:
filosofíapost modernidadser humano
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.