Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 14 agosto |
San Maximiliano Kolbe
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

El rosario, «arma» en un autocar de refugiados

ROSARY

Gentileza

El rosario estuvo presente en el viaje de los refugiados.

Dolors Massot - publicado el 07/03/22

Michal es padre de cuatro hijos. Fue a la frontera a buscar a refugiados ucranianos. Iba con guardias.

A todos nos está dando una lección de humanidad el pueblo polaco por su comportamiento ante la avalancha de refugiados que llega a sus fronteras. Según las cifras que han aportado los guardias fronterizos, el número de personas que han entrado en el país desde que comenzó la invasión rusa es de 885.303. Cerca de un millón.

Han forjado una cadena de fraternidad que no hace distinciones. Todos se vuelcan como pueden. La situación es conmovedora, al ver sobre todo a mujeres, niños y ancianos que han dejado atrás a sus familiares que quedan en el combate y a los que no pueden salir a causa de los bombardeos contra el posible corredor humanitario.

En esas idas y venidas de autocares polacos que van a la frontera a recoger refugiados, Michal fue uno de los muchos voluntarios que coordinaba un viaje. Habitualmente, está implicado en proyectos para mejorar la educación en el sector rural de Polonia.

A la ida, en el autocar -que en este caso era de la administración pública- Michal iba con un grupo de funcionarios del orden. Eran guardias que iban a proteger a los refugiados.

Michal, como todos ellos, estaba pensativo. Él está casado y tiene 4 hijos. Todos son hombres con experiencia de vida y en el trayecto meditaban sobre lo que se iban a encontrar. Sin duda muchos se pondrían en la situación de los refugiados. Hablaban de cómo se organizarían, luego se hacía el silencio.

Entonces Michal tomó el micrófono y sugirió: «¿Qué os parece si rezamos el rosario?». Dijeron que de acuerdo. Lo comentó al conductor y, él desde el micrófono, fueron rezando los misterios y desgranando las avemarías. Algunos no sabían cómo hacerlo y unos a otros se fueron ayudando.

ROSARY
Michal con uno de los bebés que han llegado a la frontera de Polonia con sus madres.

Llegaron a la frontera y acogieron a un grupo de personas que ya estaban esperando. Bebés a los que sus madres abrigaban, mujeres jóvenes y mayores, ancianos agotados. Pero todos con la cara de haber alcanzado una meta y estar dispuestos a seguir luchando para salir adelante.

Los guardias ayudaron a cada persona y Michal se encargó de coordinar todo: atendió a lo que cada refugiado le decía y pusieron rumbo a Varsovia.

El gesto de uno de los niños

Por el camino, los niños tuvieron tiempo para hablar, descubrir el paisaje que ahora les acoge… y dibujar en algún papel. (Al llegar a la frontera, no hay un solo niño que no sea recibido con un peluche, y eso ahora mismo es un regalo que reconforta a los pequeños).

Al llegar a la capital polaca, los refugiados bajaron del autocar. Los guardias los acompañaron: bajaron bolsas, carritos, lo que fuera necesario del poco equipaje que estos viajeros imprevistos llevan consigo.

Los guardias se acercaron entonces a Michal y le dieron las gracias por aquel rosario que les había animado a rezar. Les había servido, le dijeron, para acometer la tarea con más sentido de ayuda al prójimo, al desvalido, al que no tiene fuerzas, al desanimado, al que ha perdido todo y también al que tiene miedo.

El rosario es arma poderosa. Ahora, ante esta guerra, más que nunca.

El Santo Rosario es arma poderosa. Empléala con confianza y te maravillarás del resultado.

(San Josemaría, Camino, 558)

Los niños, como siempre, notaron el calor en el recibimiento. Y un pequeño le entregó a Michal un dibujo donde se lee: «Amo Polonia».

REFUGEES
Dibujo de un niño ucraniano. Se lee: «Yo amo a Polonia».

Quedará en el autocar, para que eso sea un estandarte. Polonia, semper fidelis, siempre fiel a Dios, dice su lema.

Tags:
guerrapoloniarosariorusiaucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.