Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 08 agosto |
Santo Domingo de Guzmán
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Sacerdote en Ucrania: «No voy a huir. Estoy listo para confesar y celebrar la misa»

Polacy pomagają Ukraińcom na granicy

ANDRZEJ IWANCZUK/REPORTER

Cruce fronterizo con Ucrania en Medyka

Aleteia Polaco - publicado el 01/03/22

Los polacos se vuelcan en la ayuda a los ucranianos en la frontera: "Recibimos tanto amor y compasión que es difícil expresarlo con palabras"

“Tanto amor, tantas llamadas telefónicas, tanta simpatía que recibimos y todo lo que he recibido personalmente y toda Ucrania está recibiendo de Polonia. Es difícil expresarlo con palabras. Sabemos cuáles son los problemas históricos entre Ucrania y Polonia, pero en este momento Polonia es simplemente alguien más cercano a mí, que se solidariza y ayuda ”, dice el p. Andrzej Lalik, vicario de la parroquia de la Natividad de St. Juan Bautista en Mościska, cerca de Lviv.

Polacy pomagają Ukraińcom na granicy

Las personas que buscan seguridad migran a la frontera polaca. Muchos de ellos pasan por Mościska.

Padre Andrzej Lalik: Sí, es verdad. Mostiska es la última gran ciudad ucraniana antes de la frontera. La ruta principal al cruce fronterizo en Medyka pasa por aquí. Mi ciudad ha cambiado por completo desde el jueves. Todas las calles han sido bloqueadas por autos, hay enormes colas, miles de personas caminan con bolsas, con niños pequeños hacia la frontera.

Polonia ha eliminado todos los obstáculos y ha facilitado el cruce de fronteras. Aquí no solo hay ucranianos, sino también muchos africanos, asiáticos, personas que hablan diferentes idiomas, que quieren ir a Polonia.

¿Cuál es su situación?

Padre A.L.: Muy trágica. Se llevaron sus cosas, se llevaron a los niños y van a pie. El paso fronterizo está a 15 km de Mościska. Y estos kilómetros los recorren a pie, de día y de noche. Dejan sus maletas en el camino porque no pueden caminar. Son principalmente mujeres y niños pequeños, porque el gobierno ucraniano prohíbe a los hombres de entre 18 y 60 años salir de Ucrania.

Repartimos sándwiches y té caliente. Por la noche, una madre con niños pequeños caminaba junto a nosotros, cargando bolsas. Uno de los niños estaba enfermo y tosía mucho. Y aquí hay tantos kilómetros. Le ofrecimos alojamiento, pero ella quería ir más lejos hacia Polonia.

¿Está aumentando el número de inmigrantes?

Padre A.L.: Sí, hay miles, miles de personas. Muchos vienen en coches. Las mujeres con niños se juntan y los autos están abarrotados. Esperan en fila durante al menos un día y medio, e incluso dos días y medio, para cruzar la frontera. La fila de autos se extiende de 25 km a 40 km.

Polacy pomagają Ukraińcom na granicy

¿Cuál es la temperatura por la noche?

Padre A.L.: La temperatura podría ser -1. Aquí termina la ciudad y comienza el bosque. No hay baño, está todo oscuro, trágico. Lo siento mucho por todas aquellas personas que se van de Ucrania. Estoy convencido de que muchas personas se van de Ucrania porque han sucumbido al pánico. Especialmente aquí. En el oeste es más seguro. No hay tropas rusas, ni bombas, y nadie dispara.

¿Cómo está pasando este tiempo la comunidad parroquial?

Padre A.L.: Desafortunadamente, algunos de nuestros feligreses también se fueron a Polonia. Todo el mundo tiene una familia o hijos allí. Aquí, la parroquia ayuda. Cuando hay pobreza, la gente se une. Incluso los que no convivían bien vienen al presbiterio a cocinar algo, lo sacan a la calle y lo ofrecen a la gente.

Hubo un problema con la ropa de cama o los colchones. La gente empezó a traer sus propias almohadas, edredones y colchones. Comparten con los refugiados que duermen en la escuela. La parroquia también está a la altura. Ayudamos donde y como podemos. Nadie se arrepiente de ofrecer su dinero, los recursos materiales, el coche, el combustible o la comida para compartir.

¿Cómo vive su sacerdote esta situación?

Padre A.L.: Lamento que Rusia haya invadido Ucrania y que haya una guerra, pero no voy a huir, no me voy a esconder. Me paro en mi puesto, listo para confesar, para celebrar la Misa.

Oramos mucho. En la parroquia organizamos adoración al Santísimo Sacramento, rosarios, vía crucis. Celebramos misas como antes de la guerra. Ninguno de nosotros los sacerdotes escapó. Todos en la diócesis están en su lugar y listos para estar con los feligreses hasta el final.

La parroquia de Mościska está cerca de la frontera con Polonia. ¿Cómo percibe las reacciones de los polacos ante lo que está sucediendo en Ucrania?

Padre A.L.: ¡Lo único que puedo decir es un gran agradecimiento! Dios bendiga a todos los polacos, compatriotas que tanto nos ayudan. Tanto amor, tantas llamadas telefónicas, tanta simpatía que recibimos y todo lo que he recibido personalmente y toda Ucrania está recibiendo de Polonia, es difícil expresarlo con palabras.

Sabemos cuáles son los problemas históricos entre Ucrania y Polonia, pero en este momento Polonia es simplemente alguien más cercano a mí, que se solidariza y ayuda.

¿Qué es Ucrania para ti?

Padre A.L.: La patria primera. Nací en Ucrania, pero vengo de una familia polaca y tengo ciudadanía polaca. Me encanta Ucrania y Polonia. Y me duele el corazón por mi país, porque sé que la guerra no conduce a nada bueno, sino a la destrucción y la muerte. ¿Por qué deben llorar las madres y los niños? ¿Por qué los hombres deben morir en la guerra?

Artículo por Pawel Keska en la edición polaca de Aleteia

Tags:
guerrapoloniatestimonioucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.