Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 25 mayo |
San Beda el Venerable
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

La invasión de Ucrania y la doctrina católica sobre la guerra justa

Ucrania guerra

Anatolii STEPANOV / AFP

Militares ucranianos viajan en tanques hacia la línea del frente con las fuerzas rusas en la región de Lugansk de Ucrania el 25 de febrero de 2022

Francisco Borba Ribeiro Neto - publicado el 28/02/22

Hay “guerras justas”, según la doctrina social de la Iglesia. Cumplen cuatro criterios. ¿Es la guerra en Ucrania, en este sentido, una "guerra justa"?

Hay “guerras justas”, según la doctrina social de la Iglesia. Cumplen cuatro criterios, según el Catecismo de la Iglesia Católica (CCC 2309): (1) que el daño causado por el agresor a la nación o comunidad de naciones sea duradero, grave y cierto; (2) que todos los demás medios para rescindirlo han resultado impracticables o ineficaces; (3) que se cumplan serias condiciones para el éxito, (4) que el uso de las armas no traiga consigo males y desórdenes más graves que el mal a eliminar.

Ahora bien, estas condiciones ya dejan claro que una invasión militar difícilmente sería justificable, incluso bajo el alegato de apoyo a las poblaciones perseguidas. La negociación y el apoyo a los más vulnerables es responsabilidad de la comunidad internacional, pero en muy pocos casos se llega a justificar la acción armada.

Por lo tanto, no hay forma de legitimar, desde una perspectiva cristiana, la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Hay una parte de la comunidad cristiana que apoya a Putin; consideran que conserva valores de la tradición cristiana y defiende a la Iglesia ortodoxa en su país. Curiosamente, algunos grupos de izquierda, con posiciones muy extremas, también han defendido la acción de Rusia en nombre de una supuesta oposición al poder del capitalismo occidental.

El peligro, para el discernimiento cristiano, es querer legitimar un error porque lo cometió un supuesto aliado. A lo largo de la historia, los católicos se han encontrado a menudo en situaciones contradictorias e incluso escandalosas; porque no condenaron el error cuando ocurrió.

No importa si somos de esos católicos que admiran a líderes como Putin o si somos de los que los condenan, a la luz de nuestra fe no podemos admitir una invasión militar de un país a otro.

Pero entonces, ¿es justa la defensa del territorio ucraniano? ¿Y una intervención militar de otros países?

La autodefensa es un derecho sagrado del pueblo ucraniano; y apoyarlo es una responsabilidad de la comunidad internacional. Sin embargo, las mejores estrategias para hacer esto deben sopesarse, frente a la existencia de alternativas y la posibilidad de éxito. Emprender una guerra suicida, que llevaría al exterminio de la población ucraniana por una fuerza militar desproporcionadamente mayor, no sería un acierto.

La omisión del gobierno ucraniano o de otros países también sería imprudente. Recordemos que los países aliados se inhibieron cuando Hitler invadió Renania en 1936, sin que ello impidiera la Segunda Guerra Mundial). Sin embargo, siempre se deben intentar soluciones diplomáticas y sanciones económicas, buscando evitar en lo posible el conflicto armado.

No justificar la violencia

Incluso para quienes están lejos del conflicto y sin responsabilidad en él, la invasión de Ucrania es una importante llamada de atención. Nunca podemos legitimar la violencia, siempre debe ser la última alternativa.

La legitimación de la violencia induce a validar conductas agresivas en nombre de una supuesta justicia, que fácilmente pueden desembocar en acciones tan inaceptables como la guerra.

En el caso brasileño, no tendremos problemas con las guerras, porque nuestras fronteras son pacíficas. Sin embargo, vivimos con tasas de homicidio y violencia interna que nos acercan a países en guerra.

El peligro radica en creer que la violencia puede remediarse mediante el uso de una violencia aún mayor; creando una espiral de agresión cada vez más inaceptable, que victimiza a más y más personas inocentes.

La paz requiere diálogo y justicia. Querer construirlo a partir de la violencia es una ilusión. La legítima defensa, sea de los países o de los pueblos, es un derecho sagrado, pero no siempre justifica el uso de la violencia contra los violentos.

Oremos por la paz en Ucrania y en todo el mundo. Oremos por la paz en nuestros hogares y ciudades. Sepamos que la construcción de la paz requiere siempre firmeza y decisión, pero no es obra de la violencia, sino del diálogo y la justicia.

Tags:
doctrina socialguerraiglesia catolicarusiaucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.