Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 15 abril |
Santa Lidia de Schiedam
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El poder del esfuerzo

Mujer trabajando

Cameron Prins | Shutterstock

El esfuerzo te permite llegar más lejos aun cuando la gratificación no sea inmediata, incluso aun sin lograr llegar a la meta

Carlos Padilla Esteban - publicado el 24/02/22

Si sólo busco el éxito fácil e inmediato me toparé de bruces con el fracaso de todos mis sueños

Ganar partidos en el mundo del deporte no es lo único. Conseguir éxito en las empresas que emprendo no es lo fundamental.

Si así fuera viviría frustrado continuamente, porque nadie puede ganar siempre. Y el éxito no siempre me acompaña.

¿Cómo se educa el carácter para vivir con paz tanto en el éxito como en el fracaso? Toni Nada hablaba sobre su sobrino el tenista Rafael Nadal y la educación de los jóvenes:

“Hemos logrado desdeñar todo lo que exige esfuerzo o que nos incomoda mínimamente. En mi amplia experiencia dentro de la formación tenística he ido comprobando cómo se han acentuado en los jóvenes la frustración, el hastío y el abandono enseguida de algo que les turba o no les sale inmediatamente como desean. Las nuevas generaciones necesitan en una medida cada vez más creciente que los entrenamientos sean divertidos, que las recompensas sean inmediatas y que se les aplauda el más mínimo avance”.

Por qué exigirme

MAN, RUNNING, STREET

No sé cómo manejo el esfuerzo y los sueños. Deseo algo que no poseo. Lucho por ello con todas mis fuerzas. Lo consigo y lo olvido, paso a otra cosa.

O no lo consigo y pierdo la alegría, desisto, abandono la ruta del esfuerzo.

Esforzarme por algo parece algo poco común. Exigirme no parece más deseado. Prefiero obtener logros sin hacer demasiado, sin mucha lucha.

Luchar hasta el extremo no es fácil. Hacerlo cuando parece todo perdido sin enojarme, sin perder la razón, sin dejar que las emociones manden y hagan que salga lo peor de mí es poco frecuente.

Seguir corriendo cuando lo que todos ven es que no lo voy a lograr parece imposible. Creer en mí incluso cuando nadie cree, es utópico.

No parece recomendable luchar hasta el final de mis fuerzas y correr hasta que ya no pueda más. Pero si lo hago no tendré nada que reprocharme.

Siempre entretenidos

shutterstock_1907059369.jpg

La ley del mínimo esfuerzo se impone. Elegir la diversión, viajar, hacer planes entretenidos gana al esfuerzo y al sacrificio.

Las palabras sacrificarse y renunciar resultan ajenas. Prefiero las palabras triunfar, tener éxito, lograr los objetivos. Pero todo ello sin demasiada lucha.

Tengo derecho al descanso, a la fiesta, a la alegría. No quiero estar todo el día exigiéndome demasiado.

Renunciar, cuando puedo seguir pasándolo bien. Sacrificarme, cuando puedo lograr lo mismo sin tanto esfuerzo. Es la mentalidad que se impone.

Sacrificio

NADAL
El tenista Rafael Nadal

Frente a ello surge la excepcionalidad del sacrificio. Añade Toni Nadal:

“Mi sobrino tenía la obligación, inculcada por mí al principio, asumida por él después, de no quejarse, de entrar en la pista cada día con buen ánimo, de aceptar que las cosas no salen bien de inmediato y de asumir la dificultad tanto física como mental. Él aceptó la exigencia, absolutamente todos los días de todos los años que entrenó conmigo, de entrar con buena cara en la pista, de no romper una raqueta (signo de desánimo), de entrenar más tiempo del previsto, de no quejarse jamás y de pegarle a la bola, cada vez, lo mejor que pudiera. Pero, sobre todo, de entender y aceptar que aunque hiciéramos todo esto, no necesariamente las cosas saldrían bien”.

¿Es esa mi educación? ¿Estoy dispuesto a luchar de esta forma aun cuando no consiga todas mis metas?

Gratificaciones inmediatas

Parece que no opto por el sacrificio y la renuncia. Pero al mismo tiempo lo quiero todo y ya, de forma inmediata.

Invertir tiempo y esfuerzo no es gratificante. Venir dispuesto a trabajar y no simplemente a cubrir el expediente es lo que Dios me pide.

Mis relaciones humanas no son gratuitas, exigen renuncias y sacrificios y no siempre las cosas salen como yo quiero. Cada día tengo que esforzarme.

No soy todavía la mejor versión de mí mismo. Agradezco todo lo que tengo, pero aún no me basta, puedo dar más.

No lo miro todo con frustración sino con el deseo de crecer más y de dar más. La aceptación del sacrificio tiene que estar en mi ADN.

Superar el derrotismo

Prepararse para la lucha
Conocer tus enemigos y tus armas es una buena preparación para la lucha

No estoy dispuesto a ser conformista. No me sirven esas frases que a veces anidan en mi corazón:

“Es demasiado difícil. Nadie puede hacerlo, yo tampoco. Esto no es para mí. No soy feliz haciéndolo, me cuesta mucho, lo dejo. Me conformo con lo que ya tengo”.

Son actitudes derrotistas que no me ayudan a madurar. En la vida las cosas son difíciles.

Si no me esfuerzo cada día por ser mejor, me dejaré llevar por la corriente.

Si sólo busco el éxito fácil e inmediato me toparé de bruces con el fracaso de todos mis sueños.

Seguir esperando con una sonrisa

shutterstock_1463929541.jpg

Desde el momento que no lucho por lo que deseo ya lo he perdido. Desde ese instante en el que pierdo la esperanza he dejado a un lado la posibilidad de tocar las alturas.

Los sueños que no se cuidan y cultivan mueren. Las ideas que no intento que se hagan vida acaban languideciendo.

No siempre detrás de mi esfuerzo llega un resultado satisfactorio. Las metas están delante de mis ojos y no me conformo con lo que ya he logrado.

Puedo alcanzar más metas, puedo llegar más lejos.

Entrenar todos los días no me garantiza el éxito. Pero dejar de hacerlo me asegura fracasar en todos los ámbitos de mi vida. Enojarme conmigo mismo cada vez que caigo no me ayuda a levantarme.

La actitud positiva me permite ver a Dios en mi camino cada vez que está todo en tinieblas y cubierto de bruma.

No dejo de sonreír, me sacrifico, me entrego, renuncio por amor a aquello más grande que anhela mi corazón.

Tags:
disciplinaesfuerzofracasopoder
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.