Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 02 diciembre |
Santa Viviana
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Cómo voy a ser como Dios, pobre de mí?

Hombre ante cielo estrellado

Pol Sole | Shutterstock

"Sean compasivos como su Padre del cielo es compasivo", pide Jesús

Carlos Padilla Esteban - publicado el 22/02/22

Me vuelvo demasiado mundano en el contacto con la tierra y muy poco de Dios alejándome del cielo, ¿cómo alcanzaré el amor que la Biblia propone?

Jesús quiere que sea compasivo. La Biblia explica cómo es el corazón de Dios, el de Jesús mismo:

«Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios.
Él perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades;
él rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura.
El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia;
no nos trata como merecen nuestros pecados ni nos paga según nuestras culpas.
Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles».

Jesús me pide que sea como su Padre celestial:

«Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo;
no juzguéis, y no seréis juzgados;
no condenéis, y no seréis condenados;
perdonad, y seréis perdonados;
dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante.
La medida que uséis, la usarán con vosotros».

Espero amor pero yo no amo

La medida que use la usarán conmigo. Mi forma de ser compasivo la tendrán al mirarme.

Quiero que me traten de una forma pero yo no trato de la misma manera a mis hermanos.

Espero que se porten bien conmigo, con generosidad, pero yo no soy generoso con el resto. Me guardo mis cosas. Mi medida es escasa, tacaña.

Espero que me regalen muchas cosas pero yo no regalo. Abro mis manos parar recibir, pero yo no entrego.

Pido compasión

La compasión es una actitud que marca mi vida para siempre. Es un don que me regala Dios y hace que mi vida sea diferente. Así fue con los santos:

«Desde aquel instante se grabó en el alma de Francisco la compasión del Crucificado».

Tomás de Celano, Vida segunda de San Francisco

Si soy compasivo no podré pasar de largo ante el que sufre. Percibiré el dolor en los corazones que me encuentro.

No seré inmune ante el sufrimiento que observo. Me detendré ante el que me necesita.

Perdonaré con misericordia las ofensas. No llevaré cuentas del mal recibido. Me abriré a mirar con misericordia al que no hace lo que yo espero y deseo. Al que no se comporta de acuerdo con mi forma de pensar.

Los compasivos cambian el mundo con su mirada.

Soy del mundo

La intransigencia y la intolerancia me vuelven rígido y duro. Nada me conmueve.

No quiero perdonar al que no actúa con justicia. No quiero detenerme ante el que me necesita.

Y es que este mundo pugna por volver mi corazón inmune al dolor, indiferente, exigente.

Me acostumbro a las muertes, a las injusticias, a los robos, a los insultos a mi alrededor.

Me vuelvo tolerante con la injusticia que observo. Lo acepto todo como parte de la vida en este mundo.

Me vuelvo demasiado mundano en el contacto con la tierra y muy poco de Dios alejándome del cielo.

Una imagen de Jesús

Dice la Biblia:

«Nosotros, que somos imagen del hombre terreno, seremos también imagen del hombre celestial».

Si soy compasivo, generoso, misericordioso, seré una imagen débil y herida del hombre celestial, de Jesús que pasó haciendo el bien y curando a los enfermos y oprimidos.

Hace falta un milagro para poder llegar a compartir, para perdonar al que me hace daño, para dar más de lo que recibo sin hacer cuentas, para no angustiarme al ver que el amor no es simétrico en mis vínculos.

Dar sin esperar

Esa asimetría del amor me incomoda. Quisiera dar mucho y recibir mucho. O si doy poco recibir mucho más de lo que entrego.

Me gustaría que me amaran con la misma medida con la que yo amo, aunque esta no esté colmada.

Pero no es así, la medida que me dan no es la mía. El amor es asimétrico, es desigual. Recibo menos de lo que espero y me indigno.

Quiero que me amen más, que lo hagan de forma incondicional, que me quieran pasando por alto mis debilidades e incoherencias. Que me busquen aunque yo no los busque a ellos.

Quisiera recibir un amor colmado para no tener que vivir mendigando. Pero no lo recibo y la rabia brota en mi corazón.

Dios puede hacer un milagro en mí

¿Cómo podré hacer vida en mi corazón todo lo que hoy Jesús me pide? Me parece imposible.

Y lo imposible sólo puede llegar a ser posible si un milagro sucede en mí. Es lo que le pido a Jesús. Que como a san Francisco se me grabe el amor compasivo del Crucificado.  

Me quiero abrir a esa mirada misericordiosa y compasiva de Dios en mi vida. He tocado la gracia y quiero dar mucho sin esperar nada.

Sin turbarme cada vez que reciba piedras en lugar de abrazos. Sin dejar de amar aunque no me amen con la misma medida.

No quiero aburrirme, no quiero cansarme de amar siempre más, de buscar al que me exige y perdonar al que me hace daño

Tags:
amorbibliaegoismomisericordia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.