Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Nosotros somos de Dios, ¿lo has pensado?

web2-beautiful-teenage-girl-relaxed-looking-through-the-grass-with-fresh-look-shutterstock_1126691099.jpg

By Charly Morlock/Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 07/02/22

Es Él a quien has estado buscando sin darte cuenta, cuando lo descubres, ese amor llenará todas tus expectativas y ya no desearás otro amor, ni buscarás más

«Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud».

1 Juan 4

Todos buscan un propósito, una pertenencia y el amor. Queremos sentir arraigo, tener un propósito que nos motive y guíe, “para amar y para ser amados”, como decía Alberto Hurtado, ese extraordinario santo chileno al que tanto admiro.

Anhelamos descubrir la plenitud del amor. Pero nos cuesta porque olvidamos lo fundamental.

Encontrar lo que buscabas

Hace poco leí estas palabras que me dejaron admirado: “el amor es Dios”, en  pocas palabras, Dios es amor.

Es Él a quien has estado buscando sin darte cuenta. Cuando lo descubres, ese amor llenará todas tus expectativas y ya no desearás otro amor, ni buscarás más.

Hallaste en Dios el tesoro tras el cual estuviste toda tu vida. Y te das cuenta de pronto de lo que tanto buscabas: saberte amado desde una eternidad, tener la certeza de que no estás por casualidad en este mundo, que siempre estuvo al alcance de tu mano, ante ti.

Por que es tanto su amor, que se desborda, no cabe en tu alma. Y sientes anhelos de eternidad, de amar y perdonar a todos.

Un tesoro que no se puede contener

Muchos antes de ti estuvieron tras este tesoro incalculable que los llenaría y le daría un propósito maravilloso a sus vidas.

Por ejemplo, recuerdo una joven que decidió dedicar su vida a Dios. 20 años después la encontré a la salida de una misa y le pregunté qué tal le iba.

Me sonrió ilusionada: “Vivo enamorada de Dios. Volvería a elegir este camino mil veces más”.

He descubierto el amor eterno y no puedo más que compartirlo contigo, hablar de Él a cuantos pueda y de una maravillosa eternidad que nos tiene prometida.

Incluso los apóstoles lo mencionaron cuando decían:

“No podemos nosotros dejar de hablar de lo que hemos visto y oído”.

Hechos 4, 20

Y a todo el que descubre ese gran amor le ocurre igual: habla emocionado de lo que ha visto y descubierto, como un enamorado que siempre habla de su amor. Ese es el principal motivo por el que escribo esos artículos en Aleteia.

La sabiduría de san Agustín

El gran san Agustín fue uno de ellos. Buscaba los placeres de este mundo hasta que se encontró con Dios. Ya nada más le satisfacía. Y se dio cuenta que Dios lo llenaba todo.

Escribió en sus Confesiones estas famosas palabras que han trascendido hasta nuestros tiempos.

¡Tarde te amé,
hermosura tan antigua y tan nueva,
tarde te amé!
Tú estabas dentro de mí, y yo fuera,
y por fuera te buscaba, y deforme como era
me lanzaba sobre las cosas hermosas por Ti creadas.
Tú estabas conmigo,
y yo no estaba contigo.
Me retenían lejos de Ti todas las cosas,
aunque, si no estuviesen en Ti, nada serían.

Tags:
Buscadiosfelicidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.