Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 02 diciembre |
Santa Viviana
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Además de Reducir, Reciclar y Reutilizar, también podemos Reparar

REPAIR

Shutterstock | ALPA PROD

Merche Crespo - publicado el 07/02/22

Seguir la Regla de las 4 R es básico para Respetar el medio ambiente y contribuir desde nuestro hogar al cuidado del planeta, tal como nos sugiere el Papa Francisco en su encíclica “Laudato Si'”

La Dotrina Social de la Iglesia nos enseña cómo debe ser nuestro comportamiento con los demás y cómo dedicarles amor y servicio. Es, ni más ni menos, el mandamiento nuevo que nos dio Jesús: “Amaos los unos a los otros como Yo os he amado” (Jn 13, 34).

Pero también nos enseña cómo debe ser nuestro comportamiento con el mundo que nos rodea. La Tierra es nuestra casa común y entre todos, grandes y pequeños, debemos aprender a cuidarla y conservarla.

¿Quién se apunta al plan?

Ecología cristiana

De hecho, el Génesis recoge esta idea cuando Dios dijo a nuestros primeros padres que “dominaran la tierra”, en el sentido de respetarla y cuidarla. También el Catecismo de la Iglesia Católica enseña que:

“Dios confió la Tierra y sus recursos a la administración común de la humanidad para que tuviera cuidado de ellos, los dominara mediante su trabajo y se beneficiara de sus frutos” (CEC, 2402).

REPAIR
Toda la familia puede aprender a reparar.

Además, el Papa Francisco nos dedicó una Encíclica entera en 2015 para fundamentar y exponer la Ecología integral desde un punto de vista cristiano: “Laudato si’”

Economía circular

En consecuencia, cada uno de nosotros desde nuestro hogar y nuestras circunstancias personales, pero también la sociedad en general, debemos aprender a vivir cuidando y protegiendo el planeta que nos acoge. 

Para conseguirlo hay que poner en marcha la llamada “economía circular” basada en aplicar la regla de las 3R, que incluye conceptos muy sencillos: Reducir, Reciclar y Reutilizar materiales y objetos.

Sin embargo, la economía circular no cerrará el círculo completamente hasta que incluyamos una nueva R a la fórmula: Reparar.

Reparar es un acto de rebeldía

¿A quién no se le ha estropeado un electrodoméstico, se le ha descosido un pantalón o a su hijo se le ha roto un juguete? Son situaciones bastante corrientes. Sin embargo, si pensamos en arreglarlo nos asalta la típica frase que oímos a menudo: “Le sale más barato comprar uno nuevo que repararlo y, además, estrena”.

En realidad, a quien dice esta frase no le falta razón. Pero es el momento de responder: “En la era del consumo, reparar es un acto de rebeldía”.

Así que desde estas líneas les invito a ser un poco rebeldes, a no jugar al consumo despiadado que agota los recursos de la tierra y a “jugar” a reparar.

REPAIR
No deseches lo que se ha estropeado. ¡Arreglémoslo y seguirá en marcha!

Aprender a reparar y mantener

Muchos de los artículos que se nos estropean o rompen tienen fácil solución y se pueden reparar. El problema radica en que no sabemos ni tenemos el suficiente conocimiento para hacerlo.

De hecho, deberíamos incorporar esta habilidad en nuestros quehaceres cotidianos y enseñar a los niños y jóvenes las técnicas de reparación en el aula. En muchas ocasiones los artículos que poseemos no están realmente rotos, simplemente necesitan un mantenimiento adecuado: de vez en cuando hay que limpiar filtros, desincrustar cal, lubricar las piezas o simplemente cambiar las pilas, por poner unos ejemplos.

Los Repair Cafés

Después de una simple reparación, muchos objetos cobran de nuevo vida y de esta manera evitamos tirarlos. Con este objetivo Martine Postma fundó en Amsterdam en 2009 el primer Repair Café.

Allí las personas con habilidades en reparación, los llamados “manitas”, enseñan a las nuevas generaciones a conservar y mantener sus posesiones. Básicamente se enseña a dar valor a las cosas y a usarlas más tiempo. Hoy los Repair Café están extendidos por todo el mundo y sus voluntarios contribuyen a cambiar la mentalidad de mucha gente respecto al uso de sus bienes.

Reparar puede ser fácil y divertido. Además, contribuimos así a reducir el uso de materias primas y de energía para producir y fabricar nuevos productos. Reparar despierta el entusiasmo de las personas por una sociedad más sostenible.

Recursos en línea

Por otro lado, en Internet están disponibles muchos tutoriales y páginas web para aprender a reparar diferentes aparatos que son realmente muy útiles.

Os recomendamos algunas:

  • La página IFIXIT incluye guías que ayudan a los internautas a reparar sus aparatos eléctricos. La mayoría de los tutoriales son realizados por voluntarios y cualquiera puede colaborar en aportar contenido nuevo. El sitio, además, selecciona teléfonos, electrodomésticos y otros aparatos eléctricos que acaban de salir al mercado y valora su reparabilidad.
  • Carlos López creó también hace unos años el sitio web www.reparatumismo.org, y ahora tiene un canal de Youtube con casi 400.000 seguidores donde enseña a reparar mediante instructivos videos.
  • Otro sitio interesante es Alargascencia, un directorio de establecimientos en España que alargan la vida útil de los productos: arreglando, compartiendo, reparando, alquilando, intercambiando o utilizando productos de segunda mano.
  • En Latinoamérica el proyecto Modulab puso en marcha la web https://reparalab.org, que nació como un proyecto itinerante de reparación gratuita de textiles y electrodomésticos.

Reparar es un derecho

Como consumidores tenemos derecho a reparar nuestras cosas. De otra forma, es como si no fueran nuestras.

Por esta razón, muchos gobiernos o instituciones como la Unión Europea están trabajando en este sentido, obligando a los fabricantes a incluir guías y folletos en sus aparatos, a incluir piezas de recambio, a construir aparatos que sean fácilmente desmontables para ser reparados, o alargar su garantía durante más años. Es el llamado Pacto Verde Europeo presentado en diciembre de 2019.

Razones para reparar

En definitiva, reparar:

  • Es mejor que reciclar, porque hacemos que nuestras cosas duren más tiempo.
  • Enseña ingeniería y nos hace más creativos.
  • Ahorra mucho dinero y nos conecta a nuestras cosas.
  • Salva el planeta porque es más sostenible.
  • Nos enorgullece al ser capaces de solucionar problemas.
Le bol de Kintsugi
Bol de Kintsugi

En Japón existe una tradición milenaria llamada Kintsugi. Consiste en reparar objetos rotos con oro en polvo y pegamento. Por lo tanto, lo que se repara de esta forma es más valioso para sus dueños. Las “cicatrices» son parte del objeto y representan un momento único en su vida y en lugar de ocultarse, son un motivo de orgullo. Estos objetos «rotos» se vuelven más hermosos después de ser reparados.

Por esta razón, todo lo roto no debe descartarse ni desecharse. Si se repara se convierte en más valioso, a nosotros nos llena de satisfacción y el planeta lo agradece.

shutterstock_202663513
Te puede interesar:La niebla, el río y la vida
Tags:
ecologiaLaudato Sipobrezareciclaje
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.