Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

La niebla, el río y la vida

shutterstock_202663513

Shutterstock

Sheila Morataya - publicado el 06/02/22

Si de verdad queríamos llegar al río y bañarnos, era preciso atravesar la niebla...

He recordado la niebla. Hace muchos, muchos años, mis abuelos, mis tías y yo solíamos levantarnos de madrugada. Con gran entusiasmo y alegría, esperábamos casi todos los fines de semana aquellas caminatas hacia el río donde solo la niebla, el silencio de nuestros pasos y nuestras jóvenes voces eran nuestros compañeros.

Oh, niebla Alada…

Hermana mía…

Aliento blanco…

Vuelvo a ti…

Recordarme a mí.

Escuchando a un místico de nuestro tiempo, a quien considero mi amigo y maestro y de quien te hablaré muy pronto, he recordado la niebla, he recordado el silencio, me he recordado a mí.

Es que… ¿sabes lo que sucede?  Lo que sucede es que tú y yo somos silencio. Somos niebla. Somos río. Durante casi diez meses vivimos dentro una oscura cueva… Una niebla nos cubre , flotamos en el agua y quizá lo único que con seguridad escuchamos es el latido de nuestro propio corazón. Trata de recordar tu vida en el vientre materno. Anímate. Sé que puedes hacerlo.

Aquellos paseos nutrían mi alma. En esas largas caminatas conocí mi vocación al silencio, a la escucha de Dios, a la contemplación del alma. Y era la niebla, esa Presencia Sagrada, la que hacía desaparecerlo todo -los caminos, los pasos, las voces-, la que me fascinaba, cautivaba, asombraba, hipnotizaba.

Mientras mis tías se morían de miedo porque nos perdíamos en el camino. O porque pudiera ser que cayéramos al siguiente segundo en un profundo precipicio. Yo sentía que me hacía una con la niebla, que yo era la niebla y que esa era la  vida.

Oh, niebla Alada… hermana mía, me elevo a ti, me convierto en niebla.

Conocimiento propio

Mis tías y mis abuelos que eran quienes nos acompañaban en el camino de 4 kilómetros hacia el río, se conocían bien y conocían bien el camino. Ya lo sabes, para poder orientar o guiar a otros hay que conocerse bien a uno mismo y hay que confiar en uno mismo.

En este sentido, humanamente lo sabes, la niebla es peligrosa cuando se pierde el sendero y ya no se sabe hacia dónde se está caminando. Entras en pánico, te asaltan las dudas, la respiración se agita, la angustia se hace presente. Recuerdo que a mí no me pasaba nada de esto. Yo quería ser niebla, caminar entre la niebla, encontrarme con mi alma. 

La importancia de tener dirección espiritual

Afortunadamente, mis abuelos conocían bien el camino, el sendero, la ruta y era esa certeza lo que permitía que mis tías se tranquilizaran y olvidarán que tenían miedo. Mis abuelos confiaban, eran unos espejos muy claros. Entonces, sus hijas y yo confiábamos. Y así, siendo todavía niñas, aprendimos que la niebla era parte del camino.

Si de verdad queríamos llegar al río y bañarnos, era preciso atravesar la niebla, hacerse amiga de la niebla, ser niebla. Oh, niebla alada, hermana mía… Oh vida… tarea del alma… Niebla y vida: juntas recordaremos cuando finalmente despertemos al segundo día de la vida.

SHEILA MORATAYA
Sheila Morataya.

Cuando acompaño en consulta a mis amados pacientes, en ese camino tan importante de autodescubrimiento, muchas veces les hago las siguientes preguntas:  ¿qué importa que haya niebla en tu camino? ¿qué produce la niebla en ti cuando aparece? ¿Qué sientes? ¿Cuánta certeza tienes de que caminas por el sendero correcto para tu vida?

Hay quien descubre tanto para su vida que me manda a regalar una bufanda hecha por sus manos, un santo rosario color rosa o unos aretes rojos y enormes. Y me pregunto, ¿tanto se me nota que soy una fashionista? (¡loca por la moda, ajá!).

Si deseas enviar tus preguntas o consultas a Sheila Morataya, puedes ponerte en contacto a través del mail: consultorio@aleteia.org

Tags:
espiritualidadfeoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.