Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 26 septiembre |
San Cosme y san Damián
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿De qué lado estás?

CHOOSE A SIDE

Vectorium | Shutterstock

P.. Robert McTeigue, SJ (1) - publicado el 06/02/22

El escritor británico Hilaire Belloc advirtió contra la lealtad total exigida por el estado/nación moderno

¿De qué lado estás? ¿Cómo lo sabes? Y ¿cómo saben las demás personas de qué lado estás?

Bueno, en gran parte depende de lo que entiendas por “lado”. Cuando vivía en Londres, había un equipo de fútbol favorito que despertaba pasiones. Algunos bares no permitían clientes en días de partido si vestían ciertos colores asignados a determinados equipos. Sería como vestir los colores de una banda mafiosa en territorio enemigo: una invitación a la malicia o algo peor.

No entendía del todo lo serio que es el asunto de los colores de los equipos de fútbol hasta que casi me asaltan en España por ello. Estaba pasando el día en la venerable ciudad de Ávila. Hacía un día muy frío y quería comprarme un jersey, pero no podía permitírmelo, así que me contenté con una bufanda. Como era temporada de Adviento, escogí una bufanda que era en su mayoría morada con un poco de blanco, el morado era el color apropiado para esa época. Como estadounidense que soy, apenas me fijé en las palabras “Real Madrid”, el nombre del destacado equipo de fútbol.

Con mi nueva bufanda puesta, me crucé con un enorme grupo de hinchas del Madrid y fui recibido con una cálida bienvenida. ¡Yo estaba de su lado! Luego, al girar la esquina, me encontré con un enorme grupo de aficionados del Barcelona, el equipo rival. Tuve que recurrir apresuradamente a mi paupérrimo español para explicar que, para mí, no era más que una bufanda, algo para abrigarme el cuello. Escapé por los pelos.

Ahora, volvamos a la pregunta de antes: “¿De qué lado estás?”. Y esta vez, imagina que la pregunta la plantea el más celoso de los amantes: el Estado. El escritor británico Hilaire Belloc, en su obra Survivals and New Arrivals—the Old and New Enemies of the Catholic Church(“Supervivencias y nuevas llegadas: enemigos viejos y nuevos de la Iglesia católica”), advirtió contra la lealtad total exigida por el estado/nación moderno:

El culto de la nación ha posibilitado que los hombres toleren bajo su autoridad lo que nunca habrían tolerado de un príncipe: una sumisión a la norma, la cual, a través de leyes suntuarias sobre alimentos y bebidas, a través de la conscripción, a través de un sistema a hierro fundido de instrucción obligatoria para todos bajo las líneas ordenadas por el Estado y a través de una examinación del Estado a las puertas de todas las profesiones, casi ha matado el poder ciudadano de reaccionar contra aquello que le controla y casi ha destruido esa variedad que es la señal de la vida.

Hacia leyes injustas

Los últimos 100 años han confirmado aquello contra lo que nos advirtió Belloc hace tanto tiempo. El creciente estado/nación quiere absolutas lealtad, dependencia y atención exclusiva. Familia, Iglesia, Dios, asociaciones libres de individuos libres… todas estas cosas se interponen en el camino del absolutismo y el control que son los anhelos del estado/nación moderno. Vimos cómo se confirmaba esto en los últimos dos años cuando las autoridades gubernamentales “decidieron” que el culto religioso no era algo “esencial”. Vemos esto en Estados Unidos cuando el Gobierno federal arrastra repetidamente a las Hermanitas de los Pobres a los tribunales para obligarles a pagar por anticonceptivos y abortos que las autoridades gubernamentales han decidido que son objeto de “derechos” que deben apoyarse sin resistencias. Y vemos esto una y otra vez cuando las autoridades gubernamentales “decidieron” qué consciencias con formación religiosa son lo bastante “sinceras” como para merecer la concesión de “exenciones”.

La cultura cristiana sufrirá cada vez más ataques a medida que el cáncer del estado/nación contemporáneo se convierta en una metástasis totalitaria. No podemos permitirnos ser ingenuos con esto. ¡Pero sean fuertes! Hay un antídoto específicamente católico contra este veneno totalitarista. Sabrán más de ello la próxima semana.

En mi próximo escrito, continuaré con mis reflexiones sobre los desafíos a la cultura cristiana. Hasta entonces, recemos los unos por los otros.

Tags:
estadolealtadsociedadvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.