Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 21 mayo |
San Cristóbal Magallanes y compañeros mártires
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Cómo ser una persona transmisora de paz en los tiempos que corren?

PEACE

Shutterstock | SewCream

Pilar Velilla Flores - publicado el 01/02/22

Ideas para hacer llegar una verdadera paz a las personas que tenemos en nuestro entorno

Reedito este artículo después de haber dado positivo en Covid. Me toca sobrellevar, en primera persona, esta situación con paz y serenidad y con el bicho dentro de mi casa. De los seis miembros de mi familia hemos caído cuatro. Mi marido resiste al igual que mi hijo pequeño.

La situación es la siguiente: los enfermos nos hemos confinado en mi habitación, que es la  más grande. Mi marido, mientras tanto, no para: comidas, desinfección, aparte de sacar horas para su trabajo.

Los niños perciben nuestra inquietud, no se les escapa una. Escuchan nuestras llamadas de teléfono (es lo que tiene estar confinados tan juntos, que no hay intimidad). También captan nuestras conversaciones de mi habitación al salón, a grito pelado, mientras mantenemos las distancias.

A pesar de todo esto que nos ocurre, ¿se puede hacer llegar la paz a los de nuestro alrededor, mientras vivimos la enfermedad en carne propia? Mi respuesta es sí.

Dos años sin darnos la paz con la mano

Llevamos casi dos años sin darnos la paz físicamente en la Santa Misa. Ese gesto después de recitar el padrenuestro que nos hacía partícipes de la paz del Señor. Es mucho tiempo sin trasladar al otro nuestros deseos de perdón, de amor, de esperanza, de unión, de alegría…

¿Para qué servía este rito? ¿Por qué tenía lugar precisamente antes de la Comunión? Porque para poder recibir a Jesús, antes debíamos perdonarnos y acogernos los unos a los otros. Sería un poco incoherente recibir al Señor estando peleado con la persona que tienes al lado.

SUNGLASSES
Con la palabra y los gestos podremos ser transmisores de paz.

Ahora lo hemos sustituido por un intercambio de leves inclinaciones de cabeza a los más cercanos a nuestro banco. Pero ahí queda todo.

Sin embargo, ¿cómo ser una persona transmisora de paz hoy? Afortunadamente, existen otras formas a través de las cuales podemos ser donadores de paz, por ejemplo a través de la palabra y de nuestros gestos.

Ser alarmista no lleva a la paz

Es fácil, con todo lo que estamos viviendo, caer en el alarmismo; que es lo contrario a la paz. Olas, tests, vacuna o no vacuna, contagios, confinamientos… y un sinfín de cosas más que nos hacen “perder la paz”. Sin querer, estos nombres forman parte de nuestro vocabulario habitual y nos llenan de preocupación y ansiedad.

ALARMS
Para construir la paz, es necesario rescatar temas positivos en nuestras conversaciones y no caer en el alarmismo.

Creo que, a estas alturas de la pandemia, nos conviene a todos un soplo de aire fresco esforzándonos en hablar de otros temas que no tengan una relación directa con la crisis sanitaria. Hay miles de cosas maravillosas sobre las que hablar: proyectos, sueños, Dios, familia, amistad, trabajo, hobbies, verano…

Creo que es necesario sobre todo por nuestra salud mental. Yo, al menos, me lo he proopuesto.

“Hacer drama” tampoco es amigo de la paz

Tampoco se debe caer en el dramatismo. Nos encanta magnificar o exagerar lo que ocurre en realidad. Parece que si contamos las cosas de este modo ganamos en credibilidad y logramos así la atención de los demás.

Nos encanta magnificar o exagerar lo que ocurre en realidad. Parece que si contamos las cosas de este modo ganamos en credibilidad y logramos así la atención de los demás.

SURPRISE
¿Eres de los que exagera las explicaciones?

Propongo en cambio contar las cosas que nos suceden con verdad, y siempre con un halo de esperanza y confianza en Quien sabemos que nos sostiene y está pendiente de nosotros. No por quitarle exageración nuestras cosas son menos importantes.

El pesimista es enemigo de la serenidad

Otro hándicap que nos pone trabas para obtener la paz y así poder entregarla es el pesimismo, o cuando vemos el lado más negativo de las cosas. Ver la vida bajo ese prisma nos llena de inquietud y miedos.

Por eso te aconsejo no leer demasiado las noticias y, en cambio, sí informarte a través de los artículos que ofrece Aleteia. No todo en la vida son datos negativos, corrupción política ni desastres naturales. También ocurren historias increíbles que a través de nuestra firma queremos haceros llegar.

Por tanto, se transmite la paz sin ser alarmista, ni dramático ni pesimista.

SIGN
Carga las pilas con historias positivas.

Antes de terminar, quiero aprovechar para citarte a Charles Péguy, filósofo francés del siglo XIX, que en su obra «El misterio de los Santos Inocentes» da algunas pistas sobre cómo encontrar la paz:

“¿Qué le pido Yo al hombre? Que se relaje, que se entregue, que se abandone en Mis manos. ¡No, Señor! Se preocupa siempre por el mañana. Pero si hago Yo el mañana, ¿por qué debe preocuparse? Pienso Yo el mañana. En el fondo, ¿qué cosa le pido al hombre? Que en la noche vaya al lecho, apoye su cabeza sobre la almohada, estire bien sus pies y duerma”.

Que viene a ser lo mismo que descansar en el Señory tener una confianza plena en Él.

Tags:
calmafepazserenidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.