Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Cómo la apicultura satisface el alma

Bees in beehive

Pixabay

Michael Rennier - publicado el 31/01/22

La apicultura es un pasatiempo significativo y sagrado... y está profundamente conectado con la liturgia

El año pasado, nuestra familia se convirtió en apicultores. Conseguimos algunas colonias de abejas y las instalamos en dos colmenas una al lado de la otra frente a un campo de tréboles.

Las abejas recorren 20 acres de un pequeño valle salvaje y boscoso ubicado a unas pocas millas al norte del río Missouri. Son libres de vagar por donde quieran, recolectando néctar de tréboles silvestres, vides y cornejos.

No somos apicultores particularmente talentosos. Una de las colonias parece mucho más motivada que la otra, cada una toma su personalidad de su reina, y no sabemos muy bien cómo solucionarlo, pero hasta ahora han sobrevivido e incluso nos han recompensado con un poco de su miel extra.

Las abejas juegan un papel vital, aunque invisible, en hacer que el mundo sea hermoso. Tienen una relación complicada con las flores, que los tientan con exhibiciones de colores brillantes y néctar dulce solo para enviarlos en secreto junto con el polen pegado a sus patas. Sin embargo, no creo que las abejas se quejen.

Nosotros tampoco deberíamos. Después de todo, las abejas son las trabajadoras ocultos que, al esparcir ese polen, fertilizan las flores y hacen que las plantas sean capaces de producir frutos. Sin las abejas, no sabríamos a qué sabe una manzana. La fruta apenas existiría.

Por ejemplo, el Valle Central en California, un área del tamaño de Delaware, produce 2.300 millones de libras de almendras cada año, pero esos enormes huertos no lograrían producir ni una fracción de esas almendras sin la ayuda de las abejas. Los apicultores en realidad conducen sus colonias en camiones de plataforma durante la semana para ayudar.

Hoy es un pasatiempo generalizado y algo así como un gran negocio, pero no fue hace mucho tiempo que la apicultura era una actividad más especializada de monjes y sacerdotes. Los sacerdotes siempre han estado interesados ​​en la apicultura, por lo que yo también quería dedicarme a ella, no por el deseo insaciable de miel, sino porque las abejas también hacen cera.

AMBROSE
Te puede interesar:Los santos y las abejas

La razón por la que usamos velas de cera de abejas para la sagrada liturgia

La cera de abejas produce las velas más brillantes y de combustión más limpia, que no producen olor y no crean mucho humo que ensucie el techo y las paredes con hollín. La cera de abejas también se quema por más tiempo que, por ejemplo, las velas de sebo hechas de grasa animal.

Hoy en día, aunque las velas todavía arden en los altares de las iglesias todos los días, son una idea tardía porque tenemos luz eléctrica. Antes, las velas no solo proporcionaban un elemento de belleza y una atmósfera reconfortante sino que también eran vitales para iluminar los espacios interiores.

Hasta el día de hoy, las velas que se queman en los altares católicos deben contener cera de abejas como ingrediente principal.

Hay una razón interesante para esto: los sacerdotes siempre han sido conscientes de que la cera de abejas es una sustancia pura. Solo las abejas obreras producen cera, y las abejas obreras no se aparean con la reina. Toda su vida permanecen célibes y virginales. Por eso las velas –piensen, por ejemplo, en el Cirio Pascual– son símbolos de Cristo. Brindan luz sagrada, al quemarse la cera se consumen en el sacrificio, y están hechas de material virgen.

La cualidad mística de las abejas

Resulta que las abejas son muy teológicas. Quizá por eso suscitan interminables odas poéticas. Emily Dickinson, por ejemplo, escribe constantemente sobre ellas:

El pedigrí de la miel
no concierne a la abeja;
Un trébol, en cualquier momento, para él
es aristocracia.

Mientras observo a nuestras laboriosas abejitas zumbando alrededor de sus colmenas, me sorprende constantemente su perseverancia, la forma en que toman el polen, un polvo amarillento que la mayoría desprecia y piensa que es la causa de la miseria de los estornudos, y lo usa para cubrir el campo con flores. Cualquier polen que se les pegue, se convierte en belleza.

Todos deberíamos ser más como abejas. Dispensadores de belleza. O más como velas. Una luz que atraviesa las sombras. Estas metáforas se me pegan y no puedo evitar escuchar en ellas la voz de Dios.

Perseverancia, abnegación, belleza, pureza, todas son virtudes habituales que deseo practicar con cada vez mayor dedicación, y así transformar mis días en un continuo acto de amor. Cada uno de nosotros es un sembrador de flores en los campos.

Tags:
animalesbibliaLaudato Siliturgianaturaleza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.